Gron­do­na, ba­rras y te­vé

Debate - - TEMA DE TAPA -

Es una ben­di­ción ex­tra­or­di­na­ria, que tie­ne sus de­fec­tos. Se cri­ti­can los ex­ce­sos de pu­bli­ci­dad ofi­cial, pe­ro ya no sa­le por vein­te me­dios, sino por uno so­lo. Ha­ce tres años, vein­te mi­llo­nes de per­so­nas que que­rían ver los par­ti­dos, no po­dían, y só­lo te­nía ac­ce­so quien pa­ga­ba. El ro­bo era a los clu­bes, por­que no les da­ban ni por aso­mo lo que se de­bía; y a la gen­te, por­que a ellos les co­rres­pon­día. Con Fút­bol pa­ra To­dos, el Es­ta­do pa­ga sa­lud men­tal pa­ra quie­nes la vi­da es un día gris y no se pue­den mo­ver de su ca­sa. No es el me­jor pro­yec­to, qui­zá, por­que lo ideal se­ría que te que­da­ras a ver fút­bol si te­nés ga­nas, pe­ro que tam­bién tu­vie­ras la po­si­bi­li­dad de ir al cine, al tea­tro, o aga­rrar el au­to e ir a dar una vuel­ta. Pe­ro cuan­do exis­ten mi­llo­nes de per­so­nas que lo úni­co que pue­den ha­cer es te­ner un te­le­vi­sor en la ca­sa, el Fút­bol pa­ra To­dos es una ben­di­ción.

Sus crí­ti­cos se­ña­lan que ya no cri­ti­ca con tan­ta du­re­za a Ju­lio Gron­do­na co­mo lo ha­cía an­tes.

Son es­tú­pi­dos. Ade­más, bas­ta­ría es­cu­char la gra­ba­ción de cual­quier en­tre­vis­ta que me ha­yan he­cho en los úl­ti­mos me­ses pa­ra com­pro­bar que no es ver­dad. ¿ Qué quie­ren que di­ga de Gron­do­na? Es ne­fas­to, es al­guien que con­tri­bu­yó al ro­bo más pa­vo­ro­so y es una lás­ti­ma que, pa­ra ins­tru­men­tar el Fút­bol pa­ra To­dos, la ne­go­cia­ción ha­ya te­ni­do que ha­cer­se con Gron­do­na, pe­ro no hu­bo más re­me­dio.

¿ Qué lec­tu­ra ha­ce de la lu­cha del pre­si­den­te de In­de­pen­dien­te, Javier Cantero, con­tra las ba­rra­bra­vas de su club?

Es for­mi­da­ble lo de Cantero. Aun­que tam­bién mues­tra la ca­ta­du­ra mo­ral de Gron­do­na, por­que de­be­ría ha­ber­se pues­to al fren­te de la lu­cha y con­vo­car a to­dos los di­ri­gen­tes pa­ra res­pal­dar­lo, co­mo an­tes lo ha­cía pa­ra con­sen­tir el ro­bo de Cla­rín. Me da pe­na ha­blar de Gron­do­na aho­ra que aca­ba de per­der su com­pa­ñe­ra de vi­da, pe­ro no hay na­da que va­ya a ca­llar so­bre sus pro­ce­di­mien­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.