10 pre­gun­tas a Ma­rio Capu­to, dipu­tado pro­vin­cial por el Fren­te pa­ra la Vic­to­ria. “Ne­ce­si­ta­mos una opo­si­ción con pro­yec­tos e ideas que no se abro­que­le de­trás de Biol­ca­ti”

Debate - - POLÍTICA - POR LUIS SAN MAR­TÍN

4. ¿Có­mo ob­ser­va a la opo­si­ción política en la pro­vin­cia, no só­lo a ni­vel par­la­men­ta­rio sino tam­bién par­ti­da­rio?

5. No fue una ta­rea fá­cil, pre­ci-

EL LE­GIS­LA­DOR PRO­VIN­CIAL POR el Fren­te pa­ra la Vic­to­ria y pre­si­den­te de la Co­mi­sión de Asun­tos de la Cá­ma­ra de Dipu­tados bo­nae­ren­se, Ma­rio Capu­to, ana­li­za la re­la­ción en­tre el go­bierno na­cio­nal y el de la pro­vin­cia y la pro­tes­ta ru­ral so­bre el re­va­lúo in­mo­bi­lia­rio.

1. ¿Có­mo re­per­cu­ten en la Le­gis­la­tu­ra bo­nae­ren­se las opi­nio­nes di­sí­mi­les de Daniel Scio­li y Ga­briel Ma­riot­to?

No­so­tros tra­ba­ja­mos to­dos los días con los in­ten­den­tes, rea­li­za­mos ges­tio­nes por nues­tros dis­tri­tos. Per­te­ne­ce­mos y res­pon­de­mos cla­ra­men­te a la con­duc­ción de la pre­si­den­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner por­que es­te pro­yec­to, que co­men­zó Nés­tor Kirch­ner y que se pro­fun­di­za hoy, ha si­do real­men­te re­vo­lu­cio­na­rio y ha trans­for­ma­do a la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. Es nues­tra in­ten­ción que el pro­yec­to se con­so­li­de, a tra­vés de un tra­ba­jo man­co­mu­na­do, más allá de las di­fe­ren­cias que pue­dan te­ner el go­ber­na­dor y el vi­ce­go­ber­na­dor.

2. ¿ Es al­go nor­mal que su­ce­da es­to en­tre un go­ber­na­dor y su vi­ce?

Pue­den te­ner opi­nio­nes dis­tin­tas, por­que en el pe­ro­nis­mo siem­pre, his­tó­ri­ca­men­te, se han ex­pre­sa­do di­fe­ren­cias o ma­ti­ces. Lo im­por­tan­te es que es­ta­mos to­dos en­co­lum­na­dos de­trás de la fi­gu­ra de la Pre­si­den­ta y de es­te mo­de­lo.

3. Tal vez pue­da pa­re­cer al­go pre­ma­tu­ro, pe­ro en Bue­nos Ai­res sur­gen fi­gu­ras con pro­yec­ción política co­mo por ejem­plo la de Ser­gio Mas­sa o de Pa­blo Brue­ra. ¿Qué opi­nión des­pier­ta es­to hoy en un le­gis­la­dor peronista?

Es­ta­mos tra­ba­jan­do en for­ma per­ma­nen­te en la ges­tión, ocu­pa­dos en me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de los bo­nae­ren­ses. En lo per­so­nal, es­pe­cial­men­te de los azu­le­ños. Las as­pi­ra­cio­nes de los com­pa­ñe­ros me pa­re­cen le­gí­ti­mas, pe­ro és­te es un mo­men­to de tra­ba­jo y de ges­tión.

La veo muy di­vi­di­da. He­mos vis­to en la Le­gis­la­tu­ra, por ejem­plo, la par­ti­ción del blo­que ra­di­cal. Hay otros que es­tán en cri­sis. De he­cho, exis­ten mu­chos mi­ni­blo­ques. En la Le­gis­la­tu­ra, co­mo a ni­vel na­cio­nal, no han lo­gra­do ar­ti­cu­lar un con­jun­to de ideas y de pro­yec­tos que ten­gan con­sen­so so­cial. Tie­nen pa­ra rea­li­zar su ta­rea de opo­si­ción. No­so­tros, co­mo ofi­cia­lis­mo, la ne­ce­si­ta­mos. Ne­ce­si­ta­mos una opo­si­ción con ideas, con pro­yec­tos, que con­tri­bu­ya y que no se abro­que­le, co­mo pa­só en es­tos días, pa­ra opo­ner­se al re­va­lúo tras la fi­gu­ra de Hu­go Biol­ca­ti. En­ton­ces, des­vir­túa su fun­ción.

sa­men­te, apro­bar el re­va­lúo. ¿Cuál es su ba­lan­ce?

La ley de re­va­lúo ha si­do po­si­ti­va por­que el cam­po no te­nía un va­lor fis­cal apro­xi­ma­do de la tie­rra des­de 1955. El re­va­lúo es un ac­to de jus­ti­cia pa­ra el res­to de la so­cie­dad y, ade­más, de equi­dad.

6. ¿ Qué ven­ta­jas apor­ta en lo in­me­dia­to en tér­mi­nos fis­ca­les?

Con­tri­bu­ye al fis­co en apro­xi­ma­da­men­te 400 mi­llo­nes de pe­sos anua­les. Es de­cir, sig­ni­fi­ca un cua­ren­ta por cien­to más de re­cau­da­ción pa­ra la pro­vin­cia. No obs­tan­te, la in­ci­den­cia en el pre­su­pues­to glo­bal es me­nor al uno por cien­to.

7. Des­de la óp­ti­ca de la Le­gis­la­tu­ra, ¿có­mo se ob­ser­va la re­la­ción que ha que­da­do en­tre el go­bierno de la pro­vin­cia y las or­ga­ni­za­cio­nes del cam­po?

Al­gu­nos sec­to­res de las or­ga­ni­za­cio­nes agro­pe­cua­rias han te­ni­do po­si­cio­nes muy ex­tre­mas. Es más, lle­ga­ron a un pa­ro que no tu­vo, en­tre los pro­duc­to­res, la re­per­cu­sión que ellos es­pe­ra­ban. La So­cie­dad Ru­ral siem­pre tu­vo un po­der de lobby im­por­tan­te pa­ra im­pe­dir que se hi­cie­ra es­te re­va­lúo, a pe­sar de que la pro­vin­cia ve­nía tra­ba­jan­do des­de ha­ce años en tra­tar de ha­cer­lo pro­gre­si­vo. Es­to de­mo­ró su im­ple­men­ta­ción.

8. Azul, su ciu­dad, fue una de las zo­nas más afec­ta­das por las úl­ti­mas inun­da­cio­nes. ¿Qué eva­lua­ción ha­ce de có­mo se ac­tuó?

Nos sen­ti­mos muy acom­pa­ña­dos, tan­to por el go­bierno na­cio­nal co­mo por el pro­vin­cial. Hay que te­ner en cuen­ta que fue una de las inun­da­cio­nes más gra­ves des­de 1980 y que afec­tó a ca­si el cua­ren­ta por cien­to de la ciu­dad, con mi­les de au­to­eva­cua­dos.

9. Us­ted pre­sen­tó un pro­yec­to pa­ra cré­di­tos en el Ban­co Pro­vin­cia pa­ra inun­da­dos, que fue rá­pi­da­men­te apro­ba­do.

Con­tó el acom­pa­ña­mien­to po­lí­ti­co de to­dos los sec­to­res, y eso es im­por­tan­te. Y más allá de la in­va­lo­ra­ble ayu­da que nos brin­dó el Es­ta­do pro­vin­cial, era im­pres­cin­di­ble que el Ban­co Pro­vin­cia otor­ga­se asis­ten­cia fi­nan­cie­ra pa­ra que aque­llas fa­mi­lias que su­frie­ron da­ños ma­te­ria­les pue­dan ac­ce­der a fon­dos que les per­mi­tan re­pa­rar sus vi­vien­das, prin­ci­pal­men­te.

10. Us­ted es­tá co­la­bo­ran­do con la im­ple­men­ta­ción, en el in­te­rior pro­fun­do de la pro­vin­cia, de la di­gi­ta­li­za­ción de los DNI. ¿Có­mo se es­tá lle­van­do ade­lan­te ese ope­ra­ti­vo?

Es­ta­mos di­gi­ta­li­zan­do en mu­chas po­bla­cio­nes, al­gu­nas de me­nos de cin­co mil ha­bi­tan­tes, por ejem­plo. En al­gu­nos pue­blos de la pro­vin­cia, por pri­me­ra vez en la his­to­ria, to­dos los ha­bi­tan­tes van a po­der con­tar con su do­cu­men­ta­ción. En al­gu­nos ca­sos los pue­blos chi­cos te­nían que ir a las ca­be­ce­ras pa­ra sa­car su do­cu­men­to y aho­ra lo pue­den ha­cer en su lu­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.