Gre­cia to­da­vía no se va

Pe­se a que los mer­ca­dos le die­ron la bien­ve­ni­da al nue­vo go­bierno, la cri­sis eu­ro­pea es­tá le­jos de re­sol­ver­se. Los re­cla­mos del G-20.

Debate - - APUNTES ECONÓMICOS - Al­va­re­do Javier

EL PER­MA­NEN­TE DE­TE­RIO­RO DE LA SI­TUA­CIÓN eco­nó­mi­ca, fi­nan­cie­ra, política y so­cial en Eu­ro­pa ha ad­qui­ri­do tal di­ná­mi­ca que las cues­tio­nes co­yun­tu­ra­les han sa­ca­do com­ple­ta­men­te de la es­ce­na a los te­mas es­truc­tu­ra­les. Es­to es re­fle­jo de una in­cer­ti­dum­bre ab­so­lu­ta. Es­to se vio el úl­ti­mo fin de se­ma­na du­ran­te las elec­cio­nes grie­gas, en las que el re­sul­ta­do de la con­tien­da elec­to­ral de­ci­día no só­lo al pró­xi­mo man­da­ta­rio, sino la per­ma­nen­cia de Gre­cia en el eu­ro (al me­nos en el cor­to pla­zo), con las tur­bu­len­cias que una sa­li­da hu­bie­ra ge­ne­ra­do en el res­to del con­ti­nen­te.

La si­tua­ción au­men­tó su vol­ta­je los días an­te­rio­res a su de­fi­ni­ción, sien­do que au­men­ta­ron las es­pe­cu­la­cio­nes de un “co­rra­li­to”, en el ca­so de que no ha­ya con­sen­so pa­ra per­ma­ne­cer en la Eu­ro­zo­na. Y los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les, en tan­to, se man­tu­vie­ron en vi­lo a la es­pe­ra del re­sul­ta­do, que de ha­ber si­do en fa­vor de un “gre­xit” hu­bie­ra re­per­cu­ti­do en la to­ma de po­si­cio­nes ul­tra de­fen­si­vas en la pe­ri­fe­ria eu­ro­pea. Por otra par­te, tam­bién se de­ci­dió en Fran­cia la con­fi­gu­ra­ción del es­que­ma Par­la­men­ta­rio, que arro­jó la vic­to­ria del fla­man­te pre­si­den­te Fra­nçois Ho­llan­de, co­mo era es­pe­ra­do, y que le da­rá al man­da­ta­rio fran­cés un fuer­te res­pal­do in­terno y mar­gen de ma­nio­bra pa­ra de­sa­rro­llar sus po­lí­ti­cas.

Fi­nal­men­te, los grie­gos se in­cli­na­ron por dar un ma­yor res­pal­do a los par­ti­dos ali­nea­dos con la per­ma­nen­cia en el eu­ro, aun­que sin en­do­sar de ma­ne­ra cla­ra a la ideo­lo­gía de la Unión Eu­ro­pea (UE) y del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI). El par­ti­do de la Nue­va De­mo­cra­cia (ND) ob­tu­vo el triun­fo con el 29,7 por cien­to de los vo­tos, pe­ro fue se­gui­do muy de cer­ca por el par­ti­do de iz­quier­da Sy­ri­za, opo­si­tor a las po­lí­ti­cas de ajus­te fo­men­ta­das por la UE y el FMI, que acu­mu­ló el 26,9 por cien­to. Así, el Sy­ri­za ha ve­ni­do ga­nan­do una im­por­tan­te no­to­rie­dad en los úl­ti­mos tiem­pos co­mo al­ter­na­ti­va fren­te a la cri­sis, so­bre todo si se con­si­de­ra que, mien­tras en las elec­cio­nes de 2009 ha­bía ob­te­ni­do tan só­lo cin­co por cien­to de los vo­tos, en la pri­me­ra vuel­ta lle­va­da a ca­bo en ma­yo de es­te año ya ha­bía lo­gra­do el 17 por cien­to. PA­RA CON­SO­LI­DAR UN GO­BIERNO CON egi­ti­ma­ción cons­ti­tu­cio­nal, la ND rea­li­za­ría una alian­za con el Pa­sok (en el po­der du­ran­te la cri­sis y ter­ce­ro en la elec­ción) y la Iz­quier­da De­mo­crá­ti­ca, par­ti­dos que ob­tu­vie­ron 12,3 y 6,3 por cien­to de los vo­tos, res­pec­ti­va­men­te. De es­ta ma­ne­ra, la alian­za go­ber­nan­te con­ta­ría con el 45,5 por cien­to de los vo­tos, re­sul­ta­do muy su­pe­rior al 32 por cien­to que ha­bía po­di­do re­unir la coa­li­ción de ND y Pa­sok en la pri­me­ra vuel­ta, y que ter­mi­nó obli­gan­do a lla­mar a es­ta se­gun­da vuel­ta. Re­cor­de­mos que en las elec­cio­nes ce­le­bra­das en ma­yo na­die ha­bía po­di­do ge­ne­rar, por sí mis­mo o a tra­vés de alian­zas, un ni­vel acep­ta­ble de con­sen­so po­pu­lar.

Un pun­to gra­ve que no se pue­de pa­sar por al­to es la con­so­li­da­ción de los par­ti­dos de ex­tre­ma de­re­cha. Los grie­gos In­de­pen­dien­tes, par­ti­do que res­pon­de a es­ta ver­tien­te, ob­tu­vo el cuar­to lu­gar con el 7,5 por cien­to, mien­tras el par­ti­do de Ama­ne­cer Do­ra­do, aun más ex­tre­mo y li­ga­do a la co­rrien­te neo­na­zi, lo­gró el 6,9 por cien­to. Es­ta es­ca­la­da de las ideo­lo­gías fun­da­men­ta­lis­tas ya se vie­ne ob­ser­van­do en otros paí­ses co­mo Aus­tria y Fran­cia, y aun­que es pro­ba­ble que se ha­yan vis­to mag­ni­fi­ca­dos por la cri­sis, no de­ja de ser un even­to preo­cu­pan­te.

Por otra par­te, en el Par­la­men­to grie­go la coa­li­ción su­ma­ría una res­pe­ta­ble ma­yo­ría.

Un pun­to gra­ve que no se pue­de pa­sar por al­to es la con­so­li­da­ción de los par­ti­dos de ex­tre­ma de­re­cha.

De las 300 ban­cas to­ta­les, la coa­li­ción con­ta­ría con 179 ban­cas, lo que es con­si­de­ra­do una ma­yo­ría acep­ta­ble. De las res­tan­tes, el Sy­ri­za lo­gra­rá 71 ban­cas y los par­ti­dos de ex­tre­ma de­re­cha en con­jun­to, 38. De to­dos mo­dos, el nue­vo go­bierno le­jos es­ta­rá de te­ner una fuer­za sig­ni­fi­ca­ti­va. En pri­mer lu­gar, el par­ti­do Sy­ri­za ob­tu­vo ape­nas un 3 por cien­to me­nos de los vo­tos que los triun­fa­do­res, lo cual de­mues­tra una mar­ca­da po­la­ri­dad en el pen­sa­mien­to de la so­cie­dad grie­ga y ge­ne­ra una pre­sen­cia im­por­tan­te de la opo­si­ción en el en­tra­ma­do po­lí­ti­co. Tam­bién es no­to­rio que el 38 por cien­to de los grie­gos en con­di­cio­nes de vo­tar no asis­tie­ron a los co­mi­cios, lo cual se lee co­mo una se­ñal de ma­les­tar de la po­bla­ción y que qui­ta al­gu­nos gra­dos de le­gi­ti­mi­dad po­pu­lar. Ade­más, al ha­ber tres par­ti­dos po­lí­ti­cos que se ten­gan que unir pa­ra for­mar un só­lo fren­te es más pro­ba­ble que ha­ya di­fe­ren­cias no só­lo ideo­ló­gi­cas, sino pugnas por es­ta­ble­cer el es­que­ma que de­fi­na la es­truc­tu­ra de po­der en el go­bierno. CON ES­TOS RE­SUL­TA­DOS, GRE­CIA EVI­TÓ UNA sa­li­da in­me­dia­ta del eu­ro, lo cual a su vez lo­gró re­du­cir el ries­go de una fu­ga de de­pó­si­tos ma­si­va del sis­te­ma ban­ca­rio que, muy pro­ba­ble­men­te, se hu­bie­ra efec­tua­do en ca­so de que se eli­gie­ra por el in­cier­to ca­mino de la sa­li­da de la Eu­ro­zo­na. Los prin­ci­pa­les paí­ses eu­ro­peos vie­ron con bue­nos ojos es­tos re­sul­ta­dos, ya que la in­ten­ción es que Gre­cia per­ma­nez­ca en el eu­ro. De to­das for­mas, los es­fuer­zos que hará la Unión Eu­ro­pea, prin­ci­pal­men­te guia­da por Ale­ma­nia, se­gui­rán sien­do li­mi­ta­dos en es­te fren­te.

De he­cho, An­ge­la Mer­kel des­car­tó por com­ple­to la po­si­bi­li­dad de que se va­ya a rea­li­zar una fle­xi­bi­li­za­ción en el pro­gra­ma de ajus­tes im­pues­to a Gre­cia co­mo con­di­ción pa­ra los dos res­ca­tes fi­nan­cie­ros efec­tua­dos, por cuan­to la idea es que los pro­pios paí­ses se ha­gan car­go de sus fa­len­cias por el ca­mino de la aus­te­ri­dad. Ade­más, tam­po­co se cree

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.