Bien­ve­ni­do a los años 30

Debate - - ECONOMÍA -

Mar­tin Wolf es es­tri­den­te (y con jus­ta ra­zón). “An­tes, real­men­te nun­ca ha­bía en­ten­di­do có­mo pu­do pa­sar la dé­ca­da de 1930”, es­cri­bió el columnista del Fi­nan­cial Ti­mes en un ar­tícu­lo de opi­nión pu­bli­ca­do el 5 de ju­nio. Y am­plió: “Aho­ra sí. Lo úni­co que se ne­ce­si­ta son eco­no­mías frá­gi­les, un ré­gi­men mo­ne­ta­rio rí­gi­do, in­ten­so de­ba­te so­bre lo que de­be ha­cer­se, creen­cia ge­ne­ra­li­za­da de que su­frir es bueno, po­lí­ti­cos mio­pes, in­ca­pa­ci­dad pa­ra coope­rar y fa­lla pa­ra ade­lan­tar­se a los acon­te­ci­mien­tos”. En el mo­men­to pre­ci­so, el BCE se ne­gó a re­du­cir las ta­sas de in­te­rés, o a anun­ciar cual­quier otra política que pu­die­ra ayu­dar, por­que ¿qué ra­zón ha­bría pa­ra ac­tuar? Los da­tos su­gie­ren que la eco­no­mía del área del eu­ro real­men­te se es­tá des­plo­man­do, y que Es­pa­ña es­tá al bor­de del pre­ci­pi­cio. ¿Y qué hay res­pec­to a la in­fla­ción? Es­tá ca­yen­do rá­pi­da­men­te, co­sa ma­la ba­jo las cir­cuns­tan­cias. No creo que ha­ya al­gu­na ló­gi­ca eco­nó­mi­ca con­ce­bi­ble pa­ra la de­ci­sión del BCE. Pien­so que só­lo pue­de en­ten­der­se co­mo cier­to ti­po de ne­ga­ti­va a ad­mi­tir, in­clu­so im­plí­ci­ta­men­te, que las de­ci­sio­nes pre­vias fue­ron in­co­rrec­tas. Al igual que Wolf, es­toy em­pe­zan­do a ver có­mo su­ce­dió la dé­ca­da de 1930.

LA UR­GEN­CIA PA­RA CAS­TI­GAR

He es­ta­do es­cu­chan­do va­rios in­ten­tos de ex­pli­car la ab­so­lu­ta­men­te bi­za­rra ne­ga­ti­va del BCE a re­du­cir las ta­sas de in­te­rés pe­se al cre­cien­te des­em­pleo, la caí­da en la in­fla­ción y, so­bre to­das las co­sas, los pro­ble­mas es­pe­cia­les de una unión mo­ne­ta­ria que pro­ba­ble­men­te no pue­da so­bre­vi­vir a me­nos que la de­man­da glo­bal sea fuer­te. La his­to­ria más po­pu­lar pa­re­ce ser que el BCE quie­re “que­mar­le los pies a los po­lí­ti­cos”, de­ján­do­los sa­ber que no ob­ten­drán ayu­da a me­nos que ha­gan lo ne­ce­sa­rio (lo que sea que eso sig­ni­fi­que). Es­to real­men­te no tie­ne sen­ti­do. Si se bus­ca obli­gar a la aus­te­ri­dad y re­cor­tes sa­la­ria­les en la pe­ri­fe­ria, ¿cuán­to más in­cen­ti­vo ne­ce­si­tan es­tas eco­no­mías? Si es­ta­mos ha­blan­do de una unión fis­cal más am­plia o al­go así, ¿qué par­te del in­mi­nen­te co­lap­so de todo el sis­te­ma es lo que los ale­ma­nes su­pues­ta­men­te no en­tien­den? ¿Hay al­gu­na for­ma con­ce­bi­ble en que re­du­cir la ta­sa de des­cuen­to en 50 pun­tos ba­se de al­gu­na for­ma so­ca­ve las acciones que por lo de­más su­ce­de­rían? Lo que tie­ne sen­ti­do, tal vez, es una ex­pli­ca­ción en dos par­tes. Pri­me­ro, el BCE no es­tá dis­pues­to a ad­mi­tir que su política pre­via, es­pe­cial­men­te sus in­cre­men­tos de an­tes en la ta­sa, fue un error. En se­gun­do lu­gar -y es­to es más pro­fun­do-, sos­pe­cho que es­ta­mos vien­do la men­ta­li­dad de la “ac­ción de las de­pre­sio­nes” del vie­jo Jo­seph Schum­pe­ter: la no­ción de que todo el su­fri­mien­to de aho­ra, de cier­ta for­ma, sir­ve co­mo un pro­pó­si­to ne­ce­sa­rio y que es­ta­ría mal mi­ti­gar el su­fri­mien­to in­clu­so li­ge­ra­men­te. Es­ta doc­tri­na tie­ne un in­ne­ga­ble atrac­ti­vo sen­ti­men­tal pa­ra la gen­te que es­tá en una po­si­ción có­mo­da. Tam­bién es com­ple­ta­men­te alo­ca­da, da­do todo lo que he­mos apren­di­do de eco­no­mía es­tos úl­ti­mos 80 años. Pe­ro hay tiem­pos de lo­cu­ra, ves­ti­dos con bue­na ro­pa.

Mar­tin Wolf

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.