A la som­bra de dic­ta­do­res

La es­cri­to­ra Ro­sa Mon­te­ro an­ti­ci­pa el do­cu­men­tal so­bre las mu­je­res de los prin­ci­pa­les re­gí­me­nes au­to­ri­ta­rios de la Eu­ro­pa del si­glo XX.

Debate - - SOCIEDAD - POR ELI­SEO ÁL­VA­REZ

La es­cri­to­ra y pe­rio­dis­ta Ro­sa Mon­te­ro es­tá gra­ban­do una se­rie do­cu­men­tal te­le­vi­si­va que se ti­tu­la­rá Dic­ta­do­ras. Es la his­to­ria de las mu­je­res más in­flu­yen­tes en las vi­das de Jo­sé Sta­lin, Adol­fo Hitler, Be­ni­to Mus­so­li­ni y Francisco Fran­co. Los pro­gra­mas son co­pro­du­ci­dos por Todo No­ti­cias, Ran­dom Hou­se Mon­da­do­ri y Tran­qui­lo Pro­duc­cio­nes. El ro­da­je se es­tá rea­li­zan­do en Ru­sia, Ale­ma­nia, Aus­tria, Ita­lia, Es­pa­ña e In­gla­te­rra.

La in­ves­ti­ga­ción ori­gi­nal es­tá a car­go de un equi­po de pres­ti­gio­sos his­to­ria­do­res en ca­da uno de es­tos te­mas, coor­di­na­dos por Da­vid So­lar, el crea­dor de la re­vis­ta es­pa­ño­la La aven­tu­ra de la his­to­ria. El es­treno mun­dial se es­pe­ra pa­ra se­tiem­bre de es­te año en las pan­ta­llas de TN, y pa­ra fin de año la edi­ción del li­bro que re­fle­ja­rá los con­te­ni­dos de la se­rie. Ade­más de rea­li­zar las gra­ba­cio­nes en lo­ca­cio­nes ori­gi­na­les, Mon­te­ro ha rea­li­za­do en­tre­vis­tas a es­pe­cia­lis­tas y fa­mi­lia­res de los per­so­na­jes que in­cre­men­tan el va­lor do­cu­men­tal y el in­te­rés que ge­ne­ra la te­má­ti­ca.

En un des­can­so del ro­da­je en Ber­lín, la es­cri­to­ra ha­ce una sín­te­sis de la ta­rea que es­tá desa­rro­llan­do.

¿ Qué bus­ca­ban es­tos per­so­na­jes?

Hitler, cons­truir un im­pe­rio de mil años y des­truir al co­mu­nis­mo, que con sus po­bla­cio­nes es­ta­ba ocu­pan­do el te­rri­to­rio que siem­pre los ale­ma­nes con­si­de­ra­ron co­mo su des­tino ma­ni­fies­to: el Es­te. Mus­so­li­ni fue el más cul­to de los cua­tro, y cuan­do jo­ven tu­vo idea­les so­cia­lis­tas y, ya en el po­der, cre­yó que po­día re­cons­truir el Im­pe­rio Ro­mano. Sta­lin apos­ta­ba por la re­vo­lu­ción mun­dial. Fran­co apa­re­cía co­mo el he­re­de­ro de Isa­bel la Ca­tó­li­ca y de Fer­nan­do de Ara­gón, pe­ro, en reali­dad, bus­ca­ba de­mos­trar que es­tu­vie­ron equi­vo­ca­dos: su pa­dre, aque­llos que se bur­la­ban de él por su es­ta­tu­ra, gor­du­ra y voz, aque­llos que lo lla­ma­ban Fran­qui­to. Bus­ca­ba de­mos­trar­le a todo el mun­do que era el me­jor.

Ro­sa Mon­te­ro con­tem­pla el bus­to de Sta­lin, en un mo­men­to del ro­da­je del do­cu­men­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.