Sta­lin y la muer­te de Na­dia

Debate - - SOCIEDAD - POR RO­SA MON­TE­RO

Su her­mano Pa­vel y su es­po­sa Zhe­nia, le ha­bían traí­do a Na­dia, de Ale­ma­nia, un ves­ti­do lar­go de fies­ta, ne­gro y con rosas rojas bor­da­das. Na­dia de­ci­dió de­jar su es­ti­lo mon­jil y de­ci­dió usar­lo pa­ra esa no­che. Tam­bién se arre­gló el pe­lo de for­ma más mo­der­na que el mo­ño que siem­pre la acom­pa­ña­ba, e in­clu­so se pu­so en la ca­be­za una ro­sa ro­ja que con su ca­be­llo ne­gro imi­ta­ba el con­tras­te que ha­cían las del ves­ti­do. Fue una de­ci­sión es­té­ti­ca que sor­pren­dió a to­dos. Los cons­tan­tes de­va­neos de Sta­lin con otras mu­je­res, des­de sim­ples co­que­teos a adul­te­rios en to­da la re­gla, pro­vo­ca­ban unos ce­los te­rri­bles a Na­dia, quien vi­vía en un in­fierno. La fies­ta se or­ga­ni­zó en el Edi­fi­cio de la Ca­ba­lle­ría. A po­co de co­men­za­da la ce­le­bra­ción todo se trans­for­mó en un desas­tre. Sta­lin ni se fi­jó en su mu­jer, por­que es­ta­ba co­que­tean­do con Galia Ze­krovs­ka­ya, una her­mo­sa ac­triz de 34 años, quien se lle­va­ba to­das las mi­ra­das con un ves­ti­do su­ge­ren­te y su his­to­ria de in­ce­san­tes aven­tu­ras amo­ro­sas. En la me­sa, a me­di­da que se iba em­bo­rra­chan­do, Sta­lin co­men­zó a ti­rar­le bo­li­tas de mi­ga de pan a Galia, lo que pro­du­jo unos ce­los vio­len­tos en Na­dia. Pa­ra ven­gar­se se pu­so a bai­lar con otros, y es­to ge­ne­ró un ata­que de ce­los de su ma­ri­do. El cli­ma se fue es­pe­san­do y la ten­sión fue en au­men­to. Sta­lin pro­pu­so un brin­dis y Na­dia no le­van­tó su co­pa. “¡ Eh, tú, be­be!”, le gri­tó Sta­lin. Na­dia lle­na de fu­ria le res­pon­dió: “¡ A mí no me lla­mes eh tú! ”, si­guió con sus gri­tos, lue­go se le­van­tó de la me­sa y aban­do­nó la fies­ta. Los adu­la- do­res de Sta­lin se so­li­da­ri­za­ron in­me­dia­ta­men­te con su je­fe cri­ti­can­do a su mu­jer. Mien­tras Na­dia en­tra­ba en su ca­sa, el Pa­la­cio Po­tesh­ni, Sta­lin se iba de la fies­ta a su da­cha con otra mu­jer. Al­gu­nos sos­tie­nen que Na­dia lla­mó por te­lé­fono al lu­gar y se en­te­ró del asun­to. Co­mo ac­to si­guien­te, Na­dia le es­cri­bió una car­ta te­rri­ble a Sta­lin, se­gún su hi­ja Svetla­na y lue­go to­mó una pe­que­ña pis­to­la, con­si­de­ra­da de se­ño­ras, y se pe­gó un ti­ro en el co­ra­zón. El cuer­po so­bre un char­co de san­gre fue des­cu­bier­to por la ma­ña­na por su ama de lla­ves. Na­die se atre­vía a des­per­tar­lo a Sta­lin pa­ra dar­le la no­ti­cia. Fi­nal­men­te, ya bas­tan­te tar­de, Jo­sif se le­van­tó y se en­te­ró de lo ocu­rri­do. La de­pre­sión lo ga­nó y el her­mano de Na­dia y su mu­jer Zhe­nia tu­vie­ron que vi­gi­lar­lo pa­ra que no se ma­ta­ra. Se lo veía llo­ran­do y mur­mu­ran­do “No pue­do se­guir vi­vien­do así”. En el edi­fi­cio ocu­pa­do hoy por los al­ma­ce­nes Gum fue ve­la­da Na­dia. La ver­sión ofi­cial fue que su muer­te se de­bió a un ata­que de apen­di­ci­tis. La ver­dad se sa­bría después de la caí­da de la Unión So­vié­ti­ca, la au­top­sia rea­li­za­da por el pro­fe­sor Kush­ner in­di­ca­ba: “Hay un ori­fi­cio abier­to de cin­co mi­lí­me­tros en­ci­ma del co­ra­zón. La muer­te se pro­du­jo ins­tan­tá­nea­men­te por he­ri­da abier­ta en el co­ra­zón”.

Sta­lin y su se­gun­da es­po­sa, Na­dia Alli­lú­ye­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.