Fran­co y la mar­ca de su ma­dre

Debate - - SOCIEDAD - POR R. M.

Pa­ra la gen­te de mi ge­ne­ra­ción, tan­to Fran­co co­mo su cor­te eran per­so­na­jes de co­me­dia. Ab­so­lu­ta­men­te ri­dícu­los. Los veía­mos, por ejem­plo, apa­re­cer y todo era for­za­do, ab­sur­do y mo­vía a ri­sa. Es­ta­mos ha­blan­do de la úl­ti­ma par­te de la dé­ca­da del 60 has­ta la muer­te de Fran­co en 1975. La pri­me­ra mu­jer que mar­có a Fran­co fue su ma­dre, Pi­lar, quien dio a luz a Francisco el cua­tro de di­ciem­bre de 1892, en la ga­lle­ga ciu­dad de Fe­rrol. Su fa­mi­lia se ha­bía de­di­ca­do por ge­ne­ra­cio­nes a la Ar­ma­da, tan­to la pa­ter­na co­mo la ma­ter­na. Ni­co­lás fue un pa­dre au­sen­te. Todo lo que odió Francisco: mu­je­rie­go, fu­ma­dor, be­be­dor, an­ti­cle­ri­cal, siem­pre en­re­da­do en re­la­cio­nes con las mu­je­res que se le cru­za­ban en el ca­mino. No se pri­vó de mal­tra­tar fí­si­ca­men­te a sus hi­jos. Do­ña Pi­lar era lo opues­to: re­li­gio­sa, de­vo­ta es­po­sa, con­ser­va­do­ra, re­sig­na­da y su­mi­sa fren­te a lo que se vi­vía en su ca­sa. A par­tir de 1907 el ma­tri­mo­nio se rom­pió aun­que se­guían casados for­mal­men­te. Fran­co pa­dre, se fue a vi­vir con una jo­ven maes­tra a Ma­drid y se ol­vi­dó de su fa­mi­lia. Pa­co era, ade­más, dis­tin­to a sus dos her­ma­nos va­ro­nes: Ni­co­lás y Ramón: su­ma­men­te tí­mi­do, re­ser­va­do, con una fi­gu­ra po­co agra­cia­da y una voz aflau­ta­da. Francisco por aque­llos años no le da­ba im­por­tan­cia a la re­li­gión, y en ese pun­to era igual a sus com­pa­ñe­ros de ar­mas. Se­ría su fu­tu­ra mu­jer, Car­men, quien lo in­tro­du­ci­ría en la re­li­gión, con­ven­ci­do de que su mi­sión era la de de­fen­der al ca­to­li­cis­mo fren­te a la agresión del co­mu­nis­mo ro­jo y ateo. Pi­lar, la ma­dre ado­ra­da, mu­rió en Ma­drid en 1934, y Fran­co le ne­gó a su pa­dre que in­gre­sa­ra al velatorio, y só­lo le per­mi­tió ob­ser­var des­de le­jos el en­tie­rro. Ni­co­lás se sin­tió li­bre y se ca­só por el fue­ro ci­vil con la mu­jer con la que con­vi­vía, Agus­ti­na. Las co­sas no que­da­rían así. En 1937, ya co­mo je­fe de Es­ta­do del ban­do re­bel­de, Fran­co anu­ló to­dos los ca­sa­mien­tos ci­vi­les rea­li­za­dos du­ran­te el go­bierno re­pu­bli­cano. Por lo tan­to, la mu­jer de su pa­dre vol­vió a ser sim­ple­men­te una aman­te. Ni­co­lás no per­día oca­sión y ca­da vez que po­día, y con quien lo qui­sie­ra es­cu­char, des­ca­li­fi­ca­ba a su hi­jo, a quien lla­ma­ba inep­to, ig­no­ran­te y re­sen­ti­do, por su ob­se­sión de per­se­guir a la ma­so­ne­ría, un gru­po de hom­bres cul­tos e ilus­tra­dos. Mu­chos se pre­gun­tan qué pa­sa­ba por la men­te de Fran­co cuan­do mu­rió su odia­do pa­dre en 1942. Se ne­gó a acu­dir al velatorio y al se­pe­lio, pe­ro hi­zo que lo en­te­rra­ran en el Ce­men­te­rio de la Al­mu­de­na, jun­to al cuer­po de Pi­lar. A Agus­ti­na se le im­pi­dió asis­tir al fu­ne­ral, co­mo úl­ti­mo ca­pí­tu­lo de la ven­gan­za por ha­ber des­trui­do una fa­mi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.