De fies­ta en fies­ta

Mu­cho más inol­vi­da­bles que la fies­ta en sí, o por lo pron­to mu­cho más per­ti­na­ces, son los pre­pa­ra­ti­vos, las es­pe­ran­zas y la an­gus­tia de ima­gi­nar lo me­jor y lo peor. Aquí, una in­vi­ta­ción de pie­dra pa­ra las me­jo­res fies­tas, la más fa­mo­sa, la más re­cor­da­da,

Debate - - CULTURA - POR MA­RÍA MO­RENO

Ah,

los tiem­pos del ba­rón Jac­ques Adels­ward-Fer­sen, ha­cien­do fies­tas ne­gras a las que asis­tían me­no­res de li­ceo y en don­de la cor­te­sa­na Lia­na de Lancy hi­zo de Dia­na ca­za­do­ra mien­tras que los me­no­res ha­cían de nin­fas y que, por eso, fue pre­so ves­ti­do de blan­co y que an­tes de mo­rir se hi­zo adic­to al opio y la co­caí­na. (-Es­cu­chen có­mo es de lin­da una mú­si­ca que se ale­ja-, di­jo des­de su le­cho de muer­te ha­cien­do so­nar con la uña un cá­liz de pla­ta re­pu­ja­da. -¿Cuán­tos gra­mos has to­ma­do?-, le pre­gun­tó su pri­mer efe­bo ca­prio­ta, al que ha­ría ter­mi­nar de dia­re­ro, co­mo an­tes, de co­no­cer­lo, ha­bía si­do su des­tino. Ocul­tó el pul­gar pa­ra in­di­car que cua­tro… Y de­jó de res­pi­rar). Des­de la épo­ca en que el vino y la am­bro­sía sol­ta­ban la len­gua de los fi­ló­so­fos en una Gre­cia pre­freu­dia­na, de los ba­ños y las vo­mi­to­nas ro­ma­nas, la pri­me­ra con­di­ción de la fies­ta de­be ser la an­gus­tia de es­pe­rar­la. “No so­por­to la com­pa­ñía, sal­vo cuan­do es­toy a pun­to de en­trar a una fies­ta”, so­lía de­cir el ar­tis­ta Andy War­hol. Con su me­le­na te­ñi­da de blan­co con la que creía ga­nar­le de mano a las ca­nas y su fa­ma de man­da­más del pop, sa­bía que una fies­ta po­día ser con­ven­cio­nal o al­go mu­cho más peligroso: una no­che don­de el in­ge­nio, la li­ber­tad y las ga­nas de in­ven­tar an­den suel­tas. Hay en ca­da es­pe­ran­za de fies­ta una an­gus­tia: la de no ser in­vi­ta­do, la de no te­ner éxi­to, la de plan­char o ser se­ña­la­do co­mo fo­ras­te­ro, la de abu­rrir­se sin me­di­da pe­ro con la obli­ga­ción de la cortesía, en ca­da an­fi­trión, el sue­ño de apren­diz de bru­jo. La fies­ta mo­vi­li­za nues­tra vo­lun­tad de apa­rien­cia, nues­tro cho­lu­lis­mo y un so­me­ti­mien­to ma­yor an­te nues­tros mo­de­los. Los fan­tas­mas de in­fan­cia acu­den an­te la hu­mi­lla­ción de un rue­do ro­to, del efec­to ma­tam­bre de un ves­ti­do, el ima­gi­nar que ca­da in­vi­ta­do es­tá en­te­ra­do de nues­tro des­cen­so so­cial. Eso pa­sa des­de el pa­la­cio de Buc­king­ham has­ta en la fac­to­ría de War­hol. Cuan­do el si­glo se des­pe­re­za­ba -y He­ming­way lo hi­zo ob­vio en el tí­tu­lo de uno de sus li­bros-, Pa­rís era una fies­ta. Y pa­ra asis­tir a ella no era ne­ce­sa­rio ser ri­co. La fies­ta no se ubi­ca­ba en un es­pa­cio y tiem­po de­ter­mi­na­dos, era una for­ma de cir­cu­lar, un ma­pa de per­te­nen­cia, me­jor de la no per­te- nen­cia: ser exi­la­do y ar­tis­ta en Pa­rís era un se­gu­ro “de”. Des­de que el ge­ne­ral Man­si­lla vi­si­ta­ra un sa­lón pa­ri­sino en­vuel­to en un vis­to­so tra­je de in­dio, los ar­gen­ti­nos fue­ron mi­ma­dos por su crea­ti­vi­dad y sus di­vi­sas. Cuen­ta Arturo Ál­va­rez, un he­re­de­ro crio­llo que ya pa­só por es­tas pá­gi­nas lle­van­do la co­rrea de un pe­rro igual a él -al pa­re­ci­do lo lo­gró ha­cién­do­se ci­ru­gía es­té­ti­ca de na­riz­có­mo na­ció ese co­lor fan­ta­sio­so lla­ma­do shoc­king-pink, más co­no­ci­do co­mo “tor­na­so­la­do”. El re­la­to fi­gu­ra en su be­llo li­bro Sven y es al­go así: “Era por 1928. Un tal Po­llo Na­za­res se ha­bía al­qui­la­do una ca­sa en las afue­ras de Pa­rís: fan­tás­ti­ca, con una ca­ra so­bre el Se­na y otra so­bre el bos­que de Saint Germain. Un día fue a vi­si­tar­lo el co­reó­gra­fo Diag­hi­lew. Co­mo El Po­llo es­ta­ba dur­mien­do, se pu­so a ho­jear unos ejem­pla­res de Ca­ras y Ca­re­tas que ha­bía so­bre una me­si­ta. Has­ta que se to­pó con la in­fal­ta­ble fo­to de carnaval, sa­tu­ra­da de ni­ños dis­fra­za­dos de dia­blo. Ni­ños oje­ro­sos, an­gus­tia­dos por en­con­trar­se ves­ti­dos de ma­ne­ra ca­si idén­ti­ca -le ex­pli­có después El Po­llo-, ni­ños po­bres a quie­nes una abue­la con el mo­ne­de­ro se­mi­va­cío ha­bía co­si­do un tra­je de úl­ti­mo mo­men­to. Esa no­che, Diag­hi­lew fue a lo de los con­des de Bau­mont -ri­cos y re­fi­na­da­men­te snobs- y de­be ha­ber con­ta­do la aven­tu­ra con tan­ta ex­pre­si­vi­dad co­mo El Po­llo, ya que los due­ños de ca­sa de­ci­die­ron ha­cer un bai­le de dis­fra­ces. La con­sig­na fue: El in­fierno en los ni­ños. El cé­le­bre Ser­ge Li­far fue de Lu­ci­fer, Cha­nel de “el dia­blo en­tre los hom­bres” (un tra­je ne­gro, pul­se­ras con ru­bíes y un pec­to­ral de pie­dras rojas).”

AR­TE Y CA­NA­PÉS

La fies­ta pue­de con­te­ner en su in­te­rior una obra de ar­te. Du­ran­te los lla­ma­dos años lo­cos, se dio una fies­ta en ho­nor a El­sa Max­well, la ve­ne­no­sa cro­nis­ta de Holly­wood. Se ti­tu­la­ba: Co­mo es­té cuan­do pa­se el bus. Ha­bía que sa­lir con lo pues­to cuan­do so­na­ra la bo­ci­na. Se ig­no­ra­ba la ho­ra en que su­ce­de­ría. Hu­bo da­mas que subie­ron en ca­mi­són, hom­bres en cal­zon­ci­llos y con la mi­tad de la ca­ra lle­na de es­pu­ma de afei­tar;

Andy War­hol de fies­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.