Ella en mi ca­be­za.

Es­cri­bió, di­ri­gió e in­ter­pre­ta el uni­per­so­nal Di­je­ron de mí. Acá cuen­ta có­mo Ti­ta Me­re­llo se le me­tió en el cuer­po pa­ra crear, más que la re­cons­truc­ción cro­no­ló­gi­ca de su bio, una obra con tin­tes fan­tás­ti­cos so­bre có­mo po­drían ha­ber si­do sus úl­ti­mos mi­nut

Debate - - CULTURA - EN EL 2004 EDITÉ MI Ha­brá gra. Se di­ce de mí, En agua ne- Di­je­ron de mí

pri­mer dis­co que se lla­ma

y en él ha­bía una ver­sión de “Se di­ce de mí” que hi­ci­mos jun­to al maes­tro Die­go Vi­la. Ese mis­mo año se cum­plía un si­glo del na­ta­li­cio de Ti­ta. En­ton­ces, un pro­duc­tor me con­vo­có pa­ra pro­ta­go­ni­zar una co­me­dia mu­si­cal so­bre su vi­da que lue­go no se hi­zo. Y me que­dó co­mo asig­na­tu­ra pen­dien­te. Por otro la­do, mi ma­má es fa­ná­ti­ca de Ti­ta Me­re­llo y des­de el 2004 has­ta que, fi­nal­men­te, pu­se en es­ce­na no pa­ró de in­sis­tir­me con que Ti­ta se me­re­cía ser res­ca­ta­da del ol­vi­do. Ella es una fi­gu­ra que mi ma­má ad­mi­ra­ba mu­cho por­que fue un icono cul­tu­ral y un pro­to­ti­po de van­guar­dia pa­ra su épo­ca en la que creo que a mu­chas mu­je­res, in­clui­da mi pro­pia ma­dre, les hu­bie­se gus­ta­do ha­cer mu­cho de lo que Ti­ta Me­re­llo hi­zo. La idea si­guió ron­dan­do en mi ca­be­za has­ta que un día me lla­ma el pro­duc­tor Lino Pa­ta­lano y me pro­po­ne que va­ya a char­lar con él por­que ha­bía vis­to un es­pec­tácu­lo an­te­rior que yo hi­ce jun­to a Ma­ria­na Obersz­tern que dio ori­gen a mi se­gun­do dis­co que es

Yo le con­té que ve­nía pen­san­do en ha­cer al­go con Ti­ta Me­re­llo y, jus­ta­men­te, Lino es­ta­ba in­tere­sa­do en vi­vi­fi­car el gé­ne­ro del ca­ba­ret que es al­go que yo ve­nía tran­si­tan­do. Me pu­se a es­cri­bir so­bre Ti­ta. Me su­mer­gí en ella (o ella se su­mer­gió en mí), vi to­das sus películas y leí to­das sus bio­gra­fías. Me di cuen­ta de que ella es­ta­ba muy con­ta­da en sus can­cio­nes tan­to en las que gra­bó co­mo en las que in­ter­pre­tó en el cine. Por ejem­plo, si uno es­cu­cha el te­ma “Arra­ba­le­ra”, da la im­pre­sión de ser una pe­que­ña sín­te­sis de la vi­da de Ti­ta. De­ci­dí ele­gir el re­per­to­rio pa­ra mi obra con ese cri­te­rio, es de­cir, to­mar las can­cio­nes en las cua­les ella es­tu­vie­se más “na­rra­da”. Después fue­ron sur­gien­do mo­jo­nes te­má­ti­cos: el des­am­pa­ro, la in­fan­cia te­rri­ble, el des­en­cuen­tro amo­ro­so, el res­ca­te a tra­vés del ar­te, la pros­crip­ción política. En fin, mo­men­tos cla­ves de una vi­da muy ju­go­sa. Y es­cri­bí una pri­me­ra ver­sión de la obra con mu­cha so­li­da­ri­dad de gé­ne­ro, es de­cir, de mu­jer a mu­jer. Ti­ta es, por un la­do, un pe­da­zo de his­to­ria cul­tu­ral y so­cial ar­gen­ti­na por­que vi­vió no­ven­ta y ocho años y, por otro la­do, es muy in­tere­san­te por có­mo se fue ha­cien­do un lu­gar sien­do mu­jer en un mun­do tan ma­chis­ta co­mo es el del tan­go. Yo que­ría, de al­gún mo­do, ha­cer­le un ges­to de gra­ti­tud a una fi­gu­ra que nos abrió el ca­mino a las can­tan­tes y ac­tri­ces mu­je­res que vi­ni­mos después. Ella tam­bién fue una de las pri­me­ras mu­je­res que usó su po­pu­la­ri­dad al ser­vi­cio de crear con­cien­cia pa­ra la sa­lud de las ar­gen­ti­nas. El pri­mer re­cuer­do que yo ten­go de ella es aque­lla fra­se: “Mu­cha­cha, ¿te hi­cis­te el pa­pa­ni­co­lau?” En­ton­ces, pen­san­do en to­dos esos ele­men­tos, fui ver­te­bran­do can­cio­nes, frases de ella y con tex­tos que ya te­nía es­cri­tos, y fui ar­man­do el rom­pe­ca­be­zas de su bio­gra­fía. Lue­go, con los pro­duc­to­res con­vo­ca­mos al equi­po de tra­ba­jo, en­tre ellos, Die­go Vi­la y Lu­ciano Suar­di. Mu­chos as­pec­tos de la dra­ma­tur­gia se fue­ron ajus­tan­do du­ran­te los en­sa­yos. Has­ta lle­gar a lo que hoy es: una fan­ta­sía poé­ti­ca, tea­tral y mu­si­cal acer­ca de có­mo pu­die­ron ha­ber si­do y qué le ha­brá pa­sa­do por la ca­be­za a es­ta gran­de los úl­ti­mos mi­nu­tos de su vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.