Mitt Rom­ney: no exac­ta­men­te un ca­po de la in­dus­tria

Debate - - ECONOMÍA -

Pa­re­ce­ría que la cam­pa­ña de Ba­rack Oba­ma ha de­ci­di­do ig­no­rar la in­co­mo­di­dad de los de­mó­cra­tas que tie­nen víncu­los con Wall Street y ha op­ta­do por ata­car el his­to­rial de Mitt Rom­ney en Bain Ca­pi­tal. ¡Y con jus­ta ra­zón! Des­pués de to­do, ¿cuál es el ca­so a fa­vor de Rom­ney? Es­to es, ¿por qué quie­re que pen­se­mos que de­be ser pre­si­den­te? No tie­ne que ver con la ideo­lo­gía: Rom­ney no ofre­ce na­da más que ba­na­li­da­des re­ca­len­ta­das de ala de­re­cha con ayu­da adi­cio­nal de arit­mé­ti­ca frau­du­len­ta y es bas­tan­te ob­vio que ni si­quie­ra él mis­mo se cree lo que di­ce. En cam­bio, lo su­yo es la com­pe­ten­cia: su­pues­ta­men­te, su his­to­rial co­mo em­pre­sa­rio exi­to­so de­be­ría de­cir­nos que sa­be có­mo crear em­pleos. Y es­to, a su vez, sig­ni­fi­ca que te­ne­mos to­do el de­re­cho a pre­gun­tar exac­ta­men­te qué ti­po de em­pre­sa­rio fue. Aho­ra, la ver­dad es que, in­clu­so ba­jo las me­jo­res cir­cuns­tan­cias, el ca­so a fa­vor de ele­gir a un em­pre­sa­rio co­mo pre­si­den­te se­ría muy débil. Un país no es una com­pa­ñía: ¿hay al­gu­na com­pa­ñía que ven­da a sus pro­pios tra­ba­ja­do­res más del 80 por cien­to de lo que pro­du­ce, co­mo Es­ta­dos Uni­dos? Y el éxi­to com­pe­ti­ti­vo en los ne­go­cios no con­lle­va nin­gu­na re­la­ción par­ti­cu­lar con los prin­ci­pios de la po­lí­ti­ca ma­cro­eco­nó­mi­ca. En­ton­ces, aun si Rom­ney fue­ra un ver­da­de­ro ca­po de la in­dus­tria, un An­drew Car­ne­gie de los úl­ti­mos días, no se­ría una ha­bi­li­dad fuer­te. En cual­quie­ra de los ca­sos, Rom­ney no fue ese ti­po de em­pre­sa­rio. No for­mó ne­go­cios: los com­pra­ba y los ven­día. A ve­ces, re­es­truc­tu­rán­do­los en for­mas que su­ma­ban pues­tos de tra­ba­jo, a me­nu­do, en for­mas que pre­ser­va­ban las ga­nan­cias pe­ro des­truían em­pleos, y muy a me­nu­do en for­mas que... ex­traían di­ne­ro pa­ra Bain, pe­ro que ma­ta­ban a las em­pre­sas en el pro­ce­so. Y en un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en pri­me­ra pla­na en ju­nio, The Washington Post in­cor­po­ró otra in­for­ma­ción: Bain in­ver­tía en com­pa­ñías que se es­pe­cia­li­za­ban en ayu­dar a que otras em­pre­sas se sa­cu­die­ran em­plea­dos, ya sea en Es­ta­dos Uni­dos o en el ex­te­rior, ter­cian­do tra­ba­jo a pro­vee­do­res del ex­te­rior y en­vian­do tra­ba­jo a otros paí­ses. El cam­pa­men­to de Rom­ney se en­fu­re­ció, y acu­só al Post de con­fun­dir ter­ce­ri­za­ción con en­vío al ex­tran­je­ro, pe­ro es una de­fen­sa bas­tan­te pa­té­ti­ca. Por un la­do, en el ar­tícu­lo real­men­te no hu­bo ni un error. Por otra par­te, sim­ple­men­te no es cier­to que la ter­ce­ri­za­ción na­cio­nal sea ino­cua, co­mo le gus­ta­ría ha­cer­nos creer la gen­te de Rom­ney. Al con­tra­rio, a me­nu­do es una for­ma de re­em­pla­zar em­plea­dos bien pa­gos que reciben be­ne­fi­cios mé­di­cos y ju­bi­la­cio­nes de­cen­tes, con em­plea­dos de ba­jo sa­la­rio y pocos be­ne­fi­cios de fir­mas sub­con­tra­tis­tas. Es­to es, si­gue tra­tán­do­se de re­dis­tri­bu­ción de es­ta­dou­ni­den­ses de cla­se me­dia a una pe­que­ña mi­no­ría de has­ta arri­ba. Dis­cu­ti­ble­men­te, ne­go­cios son ne­go­cios, pe­ro no es el ti­po de ne­go­cios que ha­gan desear es­pe­cial­men­te a Rom­ney co­mo pre­si­den­te. O pa­ra po­ner­lo de otra for­ma: más que ca­po de la in­dus­tria, Rom­ney fue un ca­po de la desin­dus­tria­li­za­ción que ge­ne­ró gran­des ga­nan­cias pa­ra su fir­ma (y pa­ra él mis­mo) y que ayu­dó a des­man­te­lar el con­tra­to so­cial im­plí­ci­to que so­lía ha­cer a Es­ta­dos Uni­dos una so­cie­dad de cla­se me­dia. Así que aho­ra Rom­ney pro­po­ne lle­var a la Ca­sa Blanca las téc­ni­cas y ha­bi­li­da­des que usó en los ne­go­cios. Por al­gún mo­ti­vo, no me en­tu­sias­ma la idea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.