Car­los Fuen­tes Per­so­nas

Debate - - VISOR - (Al­fa­gua­ra)

FRAG­MEN­TOS Cár­de­nas pro­ta­go­ni­zó una pa­ra­do­ja. En­te­rró pa­ra siem­pre el es­pec­tro de la re­elec­ción pre­si­den­cial pe­ro for­ta­le­ció pa­ra los pró­xi­mos se­sen­ta años la ins­ti­tu­ción pre­si­den­cial. Qui­zá, co­mo ale­gan sus crí­ti­cos, no era un de­mó­cra­ta. Pe­ro su or­ga­ni­za­ción del país, su vic­to­ria so­bre el cau­di­llis­mo y el ca­ci­quis­mo (ab­so­lu­ta la pri­me­ra, re­la­ti­va la se­gun­da), su mo­der­ni­za­ción des­de aba­jo, su con­fian­za en el ca­pi­tal hu­mano del país, su res­pe­to a la vi­da hu­ma­na, son to­das se­mi­llas pa­ra el Mé­xi­co de­mo­crá­ti­co, plu­ra­lis­ta y di­ver­si­fi­ca­do que hoy que­re­mos. No sé si la he­ren­cia car­de­nis­ta, por irre­pe­ti­bles que sean las cir­cuns­tan­cias de su épo­ca, sir­va aún pa­ra ilu­mi­nar la cons­tan­te lu­cha me­xi­ca­na en­tre e‘pri­mer país’ de la pros­pe­ri­dad re­la­ti­va, el ‘se­gun­do país’ de la po­bre­za den­tro de la mo­der­ni­dad y el ‘ter­cer país’, el país in­dí­ge­na, de la po­bre­za ab­so­lu­ta. El in­dí­ge­na, el gran ol­vi­da­do de la his­to­ria de Mé­xi­co, la víc­ti­ma se­cu­lar des­de el im­pe­rio az­te­ca has­ta el im­pe­ria­lis­mo re­pu­bli­cano, lu­chan­do siem­pre por sus de­re­chos. ¿Có­mo con­ci­liar las ven­ta­jas de la mo­der­ni­za­ción en el mun­do in­dí­ge­na -sa­lud, es­cue­la, tra­ba­jo, aca­so li­ber­tad pa­ra aban­do­nar las co­mu­ni­da­des y su­mar­se a pro­yec­tos de desa­rro­llo na­cio­nal- con la tra­di­ción ‘co­lor de la tie­rra’? Mé­xi­co es­tá a prue­ba. Su uni­dad, en el si­glo XXI, de­pen­de­rá de su di­ver­si­dad. La ‘uni­dad na­cio­nal’ priís­ta ya no es po­si­ble. Pe­ro la di­ver­si­dad, ¿có­mo se ma­ni­fes­ta­rá en be­ne­fi­cio tan­to de los in­dí­ge­nas co­mo de la co­lec­ti­vi­dad na­cio­nal? Lea­mos de vuel­ta el gran li­bro de Ju­lie­ta Cam­pos, ¿Qué ha­ce­mos con los po­bres? y es­cu­che­mos su se­gun­da pre­gun­ta: ¿no es po­si­ble con­ci­liar la sa­lud fis­cal y la eco­no­mía internacional con un pro­gre­so real des­de aba­jo, el im­pul­so al desa­rro­llo agrí­co­la e in­dus­trial de las pe­que­ñas co­mu­ni­da­des, re­no­var la cohe­sión de las co­mu­ni­da­des, su ca­pa­ci­dad de re­sis­ten­cia, sus víncu­los so­li­da­rios? ¿Ex­clu­yen es­tas me­tas un hos­pi­tal mo­derno en Oco­sin­go, una ca­rre­te­ra tran­síst­mi­ca, la par­ti­ci­pa­ción de Mé­xi­co en el desa­rro­llo de la Amé­ri­ca Cen­tral? El pun­to de ave­nen­cia va a con­sis­tir en re­con­ci­liar los tiem­pos de Mé­xi­co en un pro­yec­to más cohe­ren­te con lo que es el país real. To­das las par­tes de­ben ver con cla­ri­dad que en el Mé­xi­co de hoy, es­tos asun­tos se pue­den y de­ben di­ri­gir res­pe­tan­do las le­yes de la de­mo­cra­cia. No, és­te ya no es el Mé­xi­co de Lázaro Cár­de­nas. Pe­ro el Mé­xi­co de hoy no exis­ti­ría sin Lázaro Cár­de­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.