Los in­ven­ci­bles

Tres dis­cos de co­lec­ción con el me­jor arte de ta­pa y las me­jo­res con­di­cio­nes de au­dio pa­ra ce­le­brar a Luis Al­ber­to Spi­net­ta, Charly Gar­cía y Lit­to Neb­bia.

Debate - - CULTURA | MÚSICA - POR OS­CAR FIN­KELS­TEIN

Uno, Spi­net­ta y las Ban­das Eter­nas, cons­ti­tu­ye un le­ga­do, amo­ro­sa­men­te con­ce­bi­do pa­ra de­jar tes­ti­mo­nio vi­vo, qui­zá pa­ra que al­guien más to­me la pos­ta y co­mo par­te de un pro­yec­to que bus­ca re­cu­pe­rar el pla­cer de es­cu­char dis­cos. El otro, Sin­fo­nía pa­ra ca­te­dra­les vi­vas, es un tri­bu­to en vi­da, di­ver­so y ar­te­sa­nal que, ade­más de sus lo­gros ar­tís­ti­cos y sus res­ca­tes emo­ti­vos, tie­ne fi­nes so­li­da­rios. El ter­ce­ro, 60 x 60, cons­ti­tu­ye una es­pe­cie de prue­ba de la re­su­rrec­ción que ape­nas tres años atrás era im­pen­sa­da y que po­ne a su pro­ta­go­nis­ta de vuel­ta en la ru­ta. Tres ca­jas de co­lec­ción, tres tri­ples con los que es­te trío de hé­roes del rock na­cio­nal -Luis Al­ber­to Spi­net­ta, Lit­to Neb­bia y Charly Gar­cía, res­pec­ti­va­men­te­lo­gran se­guir emo­cio­nan­do con sus can­cio­nes des­pués de to­dos es­tos años de mú­si­ca.

Del his­tó­ri­co con­cier­to en Vé­lez la no­che del 4 de di­ciem­bre de 2009, con las reunio­nes de to­das las ban­das de Spi­net­ta y al­gu­nas otras cé­le­bres aso­cia­cio­nes -Gus­ta­vo Ce­ra­ti, Fito Páez-, ya ha­bía una lu­jo­sa ca­ja -3 CD, 3 DVD, 2 li­bros- no ap­ta pa­ra to­do pú­bli­co por su ele­va­do va­lor (hoy se ven­de a 1.190 pe­sos). La idea de Spi­net­ta, una de las úl­ti­mas que lo­gró plas­mar an­tes de su muer­te, el 8 de fe­bre­ro úl­ti­mo, era que la mú­si­ca y la poe­sía de esa no­che má­gi­ca -la mú­si­ca y la poe­sía, al fin y al ca­bo, fue­ron el hi­lo con­duc­tor du­ran­te más de cin­co ho­ras… y más de cua­tro dé­ca­das­lle­ga­ran a mu­cha más gen­te. Así, El Fla­co de­jó lis­ta la ca­ja, un de­rro­che de mi­ni­ma­lis­mo, que se con­si­gue a 180 pe­sos en la dis­que­ría pa­ler­mi­ta­na Mi­les o por In­ter­net pa­ra to­do el país en www.mi­les­dis­cos.com.ar

“Hoy, en par­ti­cu­lar, es­ta­mos vi­vien­do el ma­yor gus­to, que es te­ner en ex­clu­si­vi­dad la nue­va ca­ja tri­ple de Spi­net­ta con to­da la mú­si­ca del con­cier­to en Vé­lez, la gen­te se mue­re de pla­cer cuan­do la re­ci­be en su ca­sa”, di­ce Gus­ta­vo Br­cic, un dis­que­ro his­tó­ri­co que fue due­ño de El Atril, ge­ren­cia­dor de No­to­rious y des­de ha­ce 15 años due­ño de Mi­les, a la que de­fi­ne co­mo “una tien­da de dis­cos co­mo ya que­dan muy po­cas, acá y en el mun­do. Los tu­ris­tas in­gle­ses en­tran y se enamo­ran, ellos ya no tie­nen lu­ga­res co­mo és­te”.

No es un se­cre­to que las ca­jas con va­rios dis­cos, mu­cha in­for­ma­ción, arte in­terno y bo­nus de to­do ti­po son ar­mas vi­ta­les pa­ra lu­char con­tra la pi­ra­te­ría y pa­ra que la mú­si­ca vuel­va a es­cu­char­se en las me­jo­res con­di­cio­nes po­si­bles de au­dio, y no co­mo ar­chi­vos di­gi­ta­les com­pri­mi­dos en los que se pier­de bue­na par­te de las ma­yo­res y me­jo­res su­ti­le­zas so­no­ras. “Te­ner un dis­co ori­gi­nal en las ma­nos -agre­ga Br­cic- es te­ner lo que el mú­si­co qui­so que ten­gas, cie­rra un círcu­lo vir­tuo­so en­tre el ar­tis­ta y su pú­bli­co”. Es el ca­so de Spi­net­ta y las Ban­das Eter­nas, don­de los 48 tracks sue­nan co­mo que­ría su au­tor y la ca­ja tri­ple se ve co­mo él la ima­gi­nó. Can­cio­nes com­pues­tas a lo lar­go de más de 40 años y to­ca­das ma­yor­men­te con las for­ma­cio­nes ori­gi­na­les de Al­men­dra, Pes­ca­do Ra­bio­so, Spi­net­ta Ja­de y Los So­cios del De­sier­to nos de­vuel­ven, al me­nos por un buen ra­to, a aque­lla ve­la­da inol­vi­da­ble.

Spi­net­ta fue, pre­ci­sa­men­te, el pri­mer ar­tis­ta ho­me­na­jea­do por el es­pí­ri­tu em­pren­de­dor de Fa­bián Spam­pi­na­to, que se des­cri­be co­mo “pro­duc­tor, ra­dio­di­fu­sor, do­cen­te, mú­si­co y utó­pi­co” y que des­de Mar del Pla­ta per­ge­ñó el tri­bu­to Al Fla­co… dale gra­cias (4 edi­cio­nes ago­ta­das) y So­la en su 4º , y el do­ble Guar­da­do en la me­mo­ria, ho­me­na­je a León Gie­co. La no­ve­dad es Sin­fo­nías pa­ra ca­te­dra­les vi­vas, un tri­ple en ho­nor a Lit­to Neb­bia (que ha­ce pocos me­ses edi­tó su pro­pio tri­ple, La can­ción del mun­do). Co­mo los an­te­rio­res y co­mo una se­rie de com­pi­la­dos aun pre­vios, Sin­fo­nías… se hi­zo a be­ne­fi­cio del co­me­dor in­fan­til mar­pla­ten­se Los Fue­gui­tos.

En las 64 pis­tas del ál­bum pue­de es­cu­char­se a vie­jas glo­rias del rock na­cio­nal co­mo Ri­car­do Sou­lé ha­cien­do la ini­ciá­ti­ca La bal­sa jun­to con su crea­dor, con Ci­ro Fo­gliat­ta y con el bri­tá­ni­co Brian Kay, ade­más de otra ver­sión del se­ten­tis­ta Mi­guel Kro­chik; Ro­dol­fo Gar­cía y Emi­lio del Guer­cio, am­bos ex Al­men­dra y Aque­la­rre, gra­ba­ron Ca­de­nas y mo­ne­da, un blues del gru­po Huin­ca, que Neb­bia li­de­ró a co­mien­zos de los 70; Gus­ta­vo San­tao­la­lla re­gis­tró el clá­si­co Ma­dre, es­cú­cha­me; León Gie­co y el gru­po mar­pla­ten­se Pri­vé hi­cie­ron el hit Sólo se tra­ta de vi­vir; Rino Ra­fa­ne­lli con su Ri­mam­bloom! gra­ba­ron Mu­jer de car-

Sp Spi­net­ta y las Ba Ban­das Eter­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.