Los “pri­vi­le­gios” do­cen­tes

Debate - - POLÍTICA -

El plan­teo de fon­do es: “si la do­cen­cia es un tra­ba­jo más, ¿por qué tie­nen un ré­gi­men es­pe­cial?”. Pa­ra el ré­gi­men po­lí­ti­co, la do­cen­cia se con­vir­tió en un tra­ba­jo co­mo cual­quier otro. Es­te avan­ce de la cla­se do­mi­nan­te so­bre la es­ta­bi­li­dad, el ré­gi­men de li­cen­cias y las for­mas de ac­ce­so a los car­gos -con­quis­tas do­cen­tes lue­go de dé­ca­das de lu­cha- fue más cla­ro en los no­ven­ta, pe­ro ca­da tan­to re­gre­sa.

¿Qué opi­na so­bre es­te debate en torno a la “ca­li­dad edu­ca­ti­va” y su ini­cia­ti­va pa­ra­le­la, la de eva­luar a los do­cen­tes?

Es­ta idea de ca­li­dad co­mo la efec­ti­vi­dad que tie­ne un do­cen­te es­tá li­ga­da al de­seo de im­po­ner cri­te­rios de pro­duc­ti­vi­dad en el ám­bi­to edu­ca­ti­vo. For­man par­te de es­ta avan­za­da en bus­ca de cri­te­rios de pro­duc­ción idén­ti­cos a los de otras ra­mas.

¿ No exis­te una con­tra­dic­ción en­tre los dis­cur­sos que di­cen que los do­cen­tes “son va­gos” o “tie­nen tres me­ses de va­ca­cio­nes” y aquél que ha­bla de una cri­sis vo­ca­cio­nal, de la fal­ta de maes­tros?

El ar­gu­men­to de que exis­te una “cri­sis vo­ca­cio­nal” tien­de a po­ner la ex­pli­ca­ción del la­do de los in­di­vi­duos. Pe­ro si una par­te del sis­te- ma edu­ca­ti­vo se trans­for­ma en un sis­te­ma de con­ten­ción de la po­bla­ción po­bre y la otra se con­vier­te en un ne­go­cio, ya pa­sa­mos a ha­blar de pro­ble­mas que ex­ce­den al do­cen­te, in­clu­so a aquél con ma­yor “vo­ca­ción”. Lo mis­mo con el debate de si son va­gos o fal­tan mu­cho. A ve­ces pa­re­ce co­mo si to­dos los pro­ble­mas del sis­te­ma edu­ca­ti­vo re­ca­ye­ran en el maes­tro.

Esos dis­cur­sos tie­nen mu­cha cir­cu­la­ción so­cial, in­clu­so en­tre al­gu­nos pa­dres.

So­bre to­do es­ta idea de que cuan­do el do­cen­te “abu­sa” de cier­tos “pri­vi­le­gios” per­ju­di­ca a los alum­nos, co­mo si no exis­tie­ra la po­si­bi­li­dad de que esos pibes ten­gan a otro maes­tro que lo su­pla. Aho­ra, en­con­trar a ese otro do­cen­te no de­pen­de del que fal­ta. ¿Có­mo es­tá or­ga­ni­za­da esa su­plen­cia? ¿Cuán­tos días tie­ne que fal­tar un do­cen­te pa­ra que se bus­que un su­plen­te? Es­ta idea de “va­gan­cia” en­fo­ca so­bre los do­cen­tes al­go que le co­rres­pon­de dis­cu­tir a to­do el sis­te­ma.

El mi­nis­tro de Edu­ca­ción por­te­ño, Es­te­ban Bull­rich, di­ce que fal­tan maes­tros por­que aho­ra la ma­yo­ría pa­ga Im­pues­to a las Ga­nan­cias. ¿ Es­to es así?

Ha­bría que ha­cer una in­ves­ti­ga­ción so­bre los do­cen­tes as­pi­ran­tes, pe­ro po­ner el acen­to en los in­gre­sos tras­to­ca el ar­gu­men­to. ¿Po­de­mos afir­mar li­neal­men­te que cuan­to más ga­nan, me­jor ha­cen su tra­ba­jo?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.