Las du­das so­bre Rom­ney

Las en­cues­tas lo mues­tran muy atrás de Ba­rack Oba­ma y las sos­pe­chas de eva­sión im­po­si­ti­va pro­vo­can la des­con­fian­za de sus par­ti­da­rios.

Debate - - VISOR | - POR GRE­GOR PE­TER SCH­MITZ, de Der Spie­gel

Lee Shep­pard, co­lum­nis­ta de la re­vis­ta eco­nó­mi­ca Tax No­tes, de­di­có dé­ca­das a leer mi­nu­cio­sa­men­te li­bros es­pe­cia­li­za­dos en im­pues­tos. Sin em­bar­go, no le lle­vó más que unos po­cos días com­pren­der el mo­ti­vo por el cual apa­re­cía “Ra­fal­ca” en la pá­gi­na 203 de la de­cla­ra­ción de im­pues­tos de Ann y Mitt Rom­ney.

“Ra­fal­ca” es una se­lec­ta ye­gua ala­za­na tos­ta­da de equi­ta­ción de ra­za Ol­den­burg, aho­ra de quin­ce años, va­lua­da en qui­nien­tos mil dó­la­res. Al­go más que una sim­ple afi­cio­na­da a los ca­ba­llos, Ann Rom­ney -la mu­jer del can­di­da­to pre­si­den­cial re­pu­bli­cano- es co­pro­pie­ta­ria de es­ta ye­gua des­de 2006. La úl­ti­ma se­ma­na, “Ra­fal­ca”, mon­ta­da por el ale­mán Jan Ebe­ling, com­pi­tió en re­pre­sen­ta­ción de Es­ta­dos Uni­dos en los Jue­gos Olím­pi­cos de Lon­dres. La ala­za­na no era una par­ti­ci­pan­te co­mún y co­rrien­te, por lo que fue tras­la­da­da a la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca en un vue­lo char­ter, co­mo co­rres­pon­de a su je­rar­quía. “Ra­fal­ca” es una fuen­te de en­tre­te­ni­mien­to bas­tan­te ca­ra. Pe­ro no pa­ra los Rom­ney. Así lo des­cu­brió Shep­pard mien­tras ana­li­za­ba la de­cla­ra­ción im­po­si­ti­va del ma­tri­mo­nio que, en 2010, ma­ni­fes­tó ha­ber per­di­do 77.731 dó­la­res por el man­te­ni­mien­to y trans­por­te de la ala­za­na, co­mo si la ye­gua fue­ra par­te de sus ne­go­cios. Aun­que to­da­vía no han pe­di­do una deducción im­po­si­ti­va por esa “pér­di­da”, los Rom­ney ac­tua­ron con vi­sión de futuro. Si en ade­lan­te ga­na­ran al­go de pla­ta con “Ra­fal­ca”, fue­ra por pre­mios o por de­re­chos re­pro­duc­ti­vos, po­drían in­cluir los gas­tos de 2010 co­mo de­du­ci­bles de los pró­xi­mos pa­gos de sus im­pues­tos.

“¿Que­re­mos un pre­si­den­te que se apro­ve­cha de las la­gu­nas ju­rí­di­cas en ma­te­ria de re­cau­da­ción im­po­si­ti­va pa­ra fi­nan­ciar el hobby hí­pi­co de su mu­jer?”, se pre­gun­ta Shep­pard, quien aca­ba de pu­bli­car una lar­ga no­ta so­bre el te­ma.

¿Aca­so los nor­te­ame­ri­ca­nos que­re­mos te­ner a Wi­llard Mitt Rom­ney (65) en la Ca­sa Blan­ca? Es­ta pre­gun­ta co­bra ca­da vez más im­por­tan­cia. El Wa­shing­ton Post eli­gió a Rom­ney pa­ra en­ca­be­zar su co­lum­na “La peor se­ma­na en Wa­shing­ton”, des­pués de que el muy pro­mo­cio­na­do via­je al ex­te­rior del can­di­da­to se con­vir­tie­ra en un fra­ca­so es­tre­pi­to­so. Pri­me­ro in­si­nuó que los in­gle­ses no se­rían bue­nos an­fi­trio­nes olím­pi­cos. Des­pués, en Is­rael, di­jo que la cau­sa del atra­so eco­nó­mi­co de los pa­les­ti­nos era su “cul­tu­ra”. Fi­nal­men­te, su por­ta­voz mal­tra­tó ver­bal­men­te a los pe­rio­dis­tas en Var­so­via. “Rom­ney es qui­zá el úni­co po­lí­ti­co que co­men­zó una gi­ra, que se su­po­nía iba a ser una ofen­si­va se­duc­to­ra, mos­trán­do­se to­tal­men­te des­pro­vis­to de en­can­to y li­ge­ra­men­te ofen­si­vo”, es­cri­bió mor­daz­men­te el Daily Te­le­graph.

“UN PELELE”

Se­gún el Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes Pew, con se­de en Wa­shing­ton, las en­cues­tas mues­tran al can­di­da­to re­pu­bli­cano diez pun­tos aba­jo del pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma por­que, en Es­ta­dos Uni­dos, los vo­tan­tes con­ser­va­do­res es­tán ca­da vez más irri­ta­dos con Rom­ney. Des­pués de to­do, el hom­bre es­tá en cam­pa­ña con­tra un pre­si­den­te cu­ya po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca es des­apro­ba­da por la ma­yo­ría de los nor­te­ame­ri­ca­nos. Una de las ra­zo­nes por las cua­les Rom­ney va a la za­ga de Oba­ma es que se nie­ga em­pe­ci­na­da­men­te a ha­blar de su pa­sa­do y de sus pla­nes pa­ra el futuro, al tiem­po que se mos­tró de­li­be­ra­da­men­te im­pre­ci­so a la ho­ra de plan­tear sus pro­pias pro­pues­tas acer­ca del futuro eco­nó­mi­co es­ta­dou­ni­den­se y de su po­lí­ti­ca ex­te­rior.

Es­ta es­tra­te­gia lle­vó a la re­vis­ta News­week a ca­rac­te­ri­zar a Rom­ney co­mo “un blan­den­gue”. Es­te hom­bre, a di­fe­ren­cia de an­te­rio- res can­di­da­tos re­pu­bli­ca­nos -co­mo Ro­nald Rea­gan y Geor­ge W. Bush, quie­nes lle­ga­ron triun­fal­men­te a la Ca­sa Blan­ca-, evi­ta cui­da­do­sa­men­te asu­mir cual­quier ti­po de ries­go. “Pa­re­ce que apos­ta­ra sim­ple­men­te a la in­cer­ti­dum­bre que des­pier­ta el pre­si­den­te Oba­ma”, se­ña­ló el in­flu­yen­te pe­rio­dis­ta con­ser­va­dor Craig Shir­ley. Y agre­gó: “Lo que ten­dría que ha­cer es pre­sen­tar una idea con­cre­ta, una fór­mu­la, un men­sa­je que le di­je­ra al pue­blo nor­te­ame­ri­cano: ‘Du­ran­te los cua­tro úl­ti­mos años lo he­mos in­ten­ta­do. Yo ten­go un plan me­jor, y es és­te’”.

La ma­yor de­bi­li­dad de Rom­ney es que se lo per­ci­be co­mo el can­di­da­to del 0,1 por cien­to, el de los más ri­cos de los ri­cos de Es­ta­dos Uni­dos. Con una red es­ti­ma­da en 250 mi­llo­nes de dó­la­res, es, ade­más, uno de los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les más ri­cos de la his­to­ria del país.

Su in­ca­pa­ci­dad pa­ra des­ha­cer­se de esa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.