De­re­cho de mu­jer

La in­ves­ti­ga­do­ra Ve­ró­ni­ca Gior­dano ana­li­za la cons­truc­ción de los de­re­chos ci­vi­les fe­me­ni­nos en Amé­ri­ca La­ti­na y los re­sa­bios le­ga­les de la es­truc­tu­ra pa­triar­cal.

Debate - - INTERNACIONAL - POR CE­CI­LIA ESCUDERO

Si mu­chos es­tu­dios so­bre de­re­chos fe­me­ni­nos op­ta­ron por pro­fun­di­zar el aná­li­sis del ac­ce­so de las mu­je­res al su­fra­gio, Ve­ró­ni­ca Gior­dano pro­po­ne otra lec­tu­ra po­si­ble. Doc­to­ra en Cien­cias So­cia­les (UBA) e in­ves­ti­ga­do­ra del Co­ni­cet, pu­bli­có el li­bro Ciu­da­da­nas In­ca­pa­ces, don­de po­ne el fo­co en la tra­yec­to­ria que los de­re­chos ci­vi­les de las mu­je­res re­co­rrie­ron en la Ar­gen­ti­na, Bra­sil, Chi­le y Uru­guay. El aná­li­sis avan­za des­de la san­ción de los pri­me­ros có­di­gos, que su­pu­sie­ron un es­ta­tus ju­rí­di­co in­fe­rior res­pec­to del hom­bre, has­ta la ad­qui­si­ción por par­te de las mu­je­res de una tar­día ca­pa­ci­dad ci­vil ple­na, en el pe­río­do que va des­de 1945 a 1990. En es­ta en­tre­vis­ta, la au­to­ra, ade­más, opi­na so­bre la re­for­ma en cur­so del Có­di­go Ci­vil ar­gen­tino.

¿Qué sig­ni­fi­ca que en los pri­me­ros có­di­gos ci­vi­les las mu­je­res ha­yan si­do de­fi­ni­das co­mo “ciu­da­da­nas in­ca­pa­ces”?

Las mu­je­res es­ta­ban de­fi­ni­das co­mo su­je­tos de de­re­cho re­la­ti­va­men­te in­ca­pa­ces; es de­cir, con una ca­pa­ci­dad re­la­ti­va al ma­tri­mo­nio. Cuan­do se ca­sa­ban, pa­sa­ban a ser con­si­de­ra­das prác­ti­ca­men­te co­mo me­no­res de edad su­je­tas a la pa­tria po­tes­tad del ma­ri­do. Me in­tere­só ras­trear cuál fue el pro­ce­so his­tó­ri­co y el re­co­rri­do ju­rí­di­co has­ta lle­gar a la san­ción de la ca­pa­ci­dad ci­vil ple­na de las mu­je­res. En­ton­ces, el tí­tu­lo del li­bro con­den­sa en dos pa­la­bras una con­tra­dic­ción fun­dan­te de la mo­der­ni­dad.

¿Có­mo de­fi­nir el con­cep­to?

La re­vo­lu­ción mo­der­na tie­ne, des­de su mis­mo ori­gen, un sen­ti­do eman­ci­pa­dor ampu­tado; en­tre otras co­sas, por­que a la mi­tad de la hu­ma­ni­dad, es de­cir, a las mu­je­res, se les atri­bu­yó unos de­re­chos muy re­cor­ta­dos. En­ton­ces, mi in­ten­ción es mos­trar có­mo la es­truc­tu­ra pa­triar­cal que ins­ta­ló la mo­der­ni­dad fue, y es, el con­di­cio­nan­te prin­ci­pal pa­ra la con- quis­ta de los de­re­chos ci­vi­les por par­te de las mu­je­res. Y el con­cep­to pa­triar­cal ra­di­ca en ase­gu­rar el do­mi­nio del va­rón so­bre la mu­jer, tan­to en el ám­bi­to pri­va­do co­mo en el pú­bli­co. En­ton­ces, in­ten­té ha­cer una his­to­ria so­bre có­mo se tran­si­ta la mo­der­ni­dad en Amé­ri­ca La­ti­na mi­ran­do a las mu­je­res y a sus de­re­chos ci­vi­les. Es ne­ce­sa­rio re­mar­car que to­do el pro­ce­so es­tu­vo orien­ta­do a pro­te­ger la es­truc­tu­ra de la fa­mi­lia, su­bor­di­na­da a la au­to­ri­dad del va­rón.

En el li­bro ana­li­za los ca­sos de Uru­guay, Chi­le, Bra­sil y la Ar­gen­ti­na. ¿Qué se pue­de de­cir al res­pec­to?

Ha­blo de la mo­der­ni­dad pen­sa­da glo­bal­men­te. No obs­tan­te, Amé­ri­ca La­ti­na tie­ne sus es­pe­ci­fi­ci­da­des, ya que el pa­triar­ca­do mo­derno aquí lle­gó con la co­lo­ni­za­ción y, más tar­de, se ins­ti­tu­cio­na­li­zó en los pri­me­ros có­di­gos ci­vi­les que san­cio­na­ron los Es­ta­dos na­cio­na­les a fi­nes del si­glo XIX. El pro­ce­so, en su con­jun­to, fue ex­tre­ma­da­men­te vio­len­to, por su­pues­to tam­bién pa­ra las mu­je­res, por­que fue­ron vio­la­dos sus cuer­pos y ampu­tados sus de­re­chos. Re­cor­de­mos, en­ton­ces, que esos Es­ta­dos mes­ti­zos sur­gie­ron de una fuer­te si­tua­ción de vio­len­cia.

Es­te ti­po de su­je­ción mo­der­na, que us­ted men­cio­na, se es­ta­ble­ció en con­tex­tos re­vo­lu­cio­na­rios. ¿Qué con­tra­dic­cio­nes pro­vo­ca­ba?

El Có­di­go fran­cés de 1804, en el cual se ins­pi­ra­ron los tex­tos que se fue­ron es­ta­ble­cien­do en Amé­ri­ca La­ti­na, de­jó de la­do reivin­di­ca­cio­nes que las mu­je­res ha­bían plan­tea­do du­ran­te la Re­vo­lu­ción. Co­mo las que reivin­di­ca­ba Olym­pe de Gou­ges, quien, en ese con­tex­to, di­jo que só­lo ha­bía pa­ra­do­jas pa­ra ofre­cer, ya que, en de­fi­ni­ti­va, se tra­tó de una re­vo­lu­ción que no ad­mi­tió su­ble­var las re­la­cio­nes en­tre los gé­ne­ros. Aho­ra bien, to­do ello se tras­la­da a nues­tra re­gión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.