Cán­cer: la ba­ta­lla más di­fí­cil

>Gino, Joa­quín y To­bías com­par­ten la di­fí­cil lu­cha con­tra la gra­ve en­fer­mer­dad. La en­fren­ta­ron con sus fa­mi­lias, quie­nes vi­vie­ron en car­ne pro­pia la an­gus­tia y los mie­dos, pe­ro sa­lie­ron ade­lan­te.

Democracia - - Front Page -

Gino, Joa­quín y To­bías tie­nen una his­to­ria de lu­cha en co­mún. La mis­ma que sus ma­más, Luz, Sa­ra y Ma­ga. La mis­ma que ca­da una de las fa­mi­lias que tras ellos vi­vie­ron en car­ne pro­pia la an­gus­tia, los mie­dos y lu­cha­ron a la par con­te­nien­do y sos­te­nien­do a los tres ni­ños, que a par­tir de la fuer­te ex­pe­rien­cia que les to­có vi­vir se vol­vie­ron ver­da­de­ros gue­rre­ros de la vi­da.

Por­que el im­pac­to an­te el diag­nós­ti­co de una en­fer­me­dad tan du­ra re­ca­la en el ni­ño tan­to co­mo en sus pa­dres y ge­ne­ra una fuer­za de la que na­die sue­le creer­se ca­paz, pe­ro que es la que per­mi­te tran­si­tar el lar­go ca­mino que que­da por de­lan­te apun­ta­lan­do la es­pe­ran­za.

Un an­tes y un des­pués

To­bías Ca­ros­so­ne te­nía 3 años cuan­do le diag­nos­ti­ca­ron leu­ce­mia lin­fo­blás­ti­ca agu­da en el 2012. Ha­ce al­gu­nos días, lue­go de cin­co du­ros años, pa­ra felicidad de to­dos, re­ci­bió el al­ta.

Ma­ga Que­chic, su ma­má, te­nía ape­nas 22 años cuan­do la en­fer­me­dad de To­bi la sor­pren­dió a ella y a su ma­ri­do, sin sa­ber qué ha­cer.

“Yo era chi­ca, fue to­do muy du­ro, es pro­bar y con­fiar en los mé­di­cos que to­do lo que se le ha­ga va a ser pa­ra su bien. Yo no sa­bía, no en­ten­día na­da de lo que le te­nían que ha­cer a To­bi”, re­cuer­da.

Los dos pri­me­ros años del tra­ta­mien­to de To­bías fue­ron de qui­mio­te­ra­pia y “muy bra­vos”, se­gún su ma­má. To­bías reali­zó to­do su tra­ta­mien­to en el Ga­rrahan y él y su fa­mi­lia pa­sa­ron ca­si dos años yen­do y vi­nien­do, aun­que más allá que acá.

“Es un an­tes y un des­pués”, ase­gu­ra Ma­ga. “Da mu­cha for­ta­le­za. No­so­tros so­mos muy uni­dos y afe­rrar­se a la fa­mi­lia te ayu­da a sa­lir ade­lan­te. Yo es­ta­ba con mi ma­ri­do, éra­mos los tres. Des­pués lle­gó Jus­ti­na”, cuen­ta so­bre la her­ma­ni­ta me­nor de To­bías.

“La fa­mi­lia es fun­da­men­tal”

En mar­zo del 2015, Joa­quín So­be­rano te­nía 7 años cuan­do fue diag­nos­ti­ca­do de leu­ce­mia lin­fo­blás­ti­ca agu­da. Hoy tie­ne 9 y de a po­co vuel­ve a su vi­da nor­mal.

“Fui­mos a Bue­nos Ai­res con una mu­da de ro­pa por una con­sul­ta”, cuen­ta Sa­ra Pic­co­li, su ma­má so­bre aquel du­ro mo­men­to del diag­nós­ti­co, cuan­do una lla­ma­da cam­bió por com­ple­to el cur­so de sus vi­das.

“No me voy a ol­vi­dar nun­ca más cuan­do nos lla­ma­ron de on­cohe­ma­to­lo­gía. No vol­vi­mos más a Ju­nín, so­lo mi ma­ri­do y mi hi­jo mayor. Joa­quín y yo nos que­da­mos”, cuen­ta.

Per­ma­ne­cie­ron al­re­de­dor de un año y lue­go via­ja­ban cons­tan­te­men­te has­ta que se cum­plie­ron los dos años de tra­ta­mien­to.

“Ac­tual­men­te via­ja­mos una vez al mes al con­trol” di­ce Sa­ra con cau­te­la pe­ro sa­bien­do que de a po­co to­do se vuel­ve a aco­mo­dar.

La fa­mi­lia fue fun­da­men­tal en el tra­ta­mien­to de Joa­quín y en la con­ten­ción.

“Mi ma­ri­do via­ja­ba to­dos los vier­nes y vol­vía los do­min­gos. Cuan­do se po­día to­mar días lo ha­cía, tam­bién con mi hi­jo mayor Jo­sé. Mi pa­pá es­tu­vo con­mi­go to­do el tiem­po y, cuan­do lle­ga­ba mi es­po­so, él vol­vía a Ju­nín con mi ma­má”, re­la­ta Sa­ra so­bre los via­jes y re­cam­bios que sos­tu­vie­ron a la fa­mi­lia en los dos lar­gos años.

“Los tíos cum­plie­ron tam­bién un rol fun­da­men­tal pa­ra Joa­quín en es­to por­que si bien uno tra­ta de ser fuer­te y es­tar bien, uno es hu­mano y a ve­ces te que­brás, en­ton­ces sa­len los tíos al res­ca­te, a apo­yar”.

Sa­ra ase­gu­ra que los chi­cos “ne­ce­si­tan es­tar ro­dea­dos de gen­te con pi­las y creo que eso tie­ne mu­cho va­lor. Cuan­do uno pue­de aflo­jar ellos siem­pre es­tán con­te­ni­dos”.

“Un gue­rre­ri­to”

Gino te­nía ape­nas un mes de vi­da cuan­do le de­tec­ta­ron he­pa­to­blas­to­ma.

“Es un tu­mor de ma­sa, di­fe­ren­te al de To­bi y Joa­quín, que es en la san­gre”, ex­pli­ca la ma­má, Luz Ver­ga­ni.

“El na­ció con eso pe­ro nun­ca se en­fer­mó ni lo ma­ni­fes­tó. Na­ció por casualidad con un de­do más y en­ton­ces el mé­di­co me in­di­có ha­cer un par de es­tu­dios por si aca­so, pe­ro nun­ca pen­só en un tu­mor sino en una mal­for­ma­ción in­ter­na”.

Unas eco­gra­fías fue­ron el pun­ta­pié pa­ra una pron­ta con­sul­ta con el pe­dia­tra, quien efec­ti­va­men­te des­cu­brió al­go en el hí­ga­do que no de­bía es­tar ahí.

“En dos días es­tá­ba­mos en el hos­pi­tal Gu­tié­rrez. Mi ma­má se ins­ta­ló con­mi­go y mi es­po­so se que­dó acá con mis otros dos hi­jos”, cuen­ta Luz con la sal­ve­dad de que su hi­jo del me­dio te­nía ape­nas un año cuan­do su her­ma­ni­to fue diag­nos­ti­ca­do.

“Te­nía un mes y arran­có la qui­mio a los quin­ce días. Era muy chi­qui­ti­to.

Hi­zo seis se­sio­nes de qui­mio. Su tu­mor era muy gran­de y te­nían que achi­car­lo pa­ra po­der ope­rar­lo si no te­nían que sa­car­le el hí­ga­do en­te­ro.

A par­tir de ahí la lu­cha fue po­der lle­gar a la ci­ru­gía”, cuen­ta Luz sin po­der evi­tar las lá­gri­mas al re­cor­dar aque­llos días.

Afor­tu­na­da­men­te el mi­la­gro se dio y “ca­da pa­so era lo que te­nía­mos que ha­cer pa­ra

lle­gar al ob­je­ti­vo fi­nal,aun­que no lo veías en ese mo­men­to. Le ha­bían da­do cua­tro se­sio­nes de qui­mio pe­ro le agre­ga­ron dos más”.

Se­gún ex­pli­ca Luz, “le su­ma­ron otra dro­ga y le ba­ja­ron mu­chí­si­mo las de­fen­sas pe­ro él se ban­có las dos se­sio­nes que que­da­ban. En la sex­ta se le in­fec­tó un ca­té­ter y ter­mi­na­mos in­ter­na­dos, la pri­me­ra vez que no fue por qui­mio”, cuen­ta Luz.

Eso hi­zo que se agi­li­za­ra la ci­ru­gía y ahí la jo­ven ma­má se dio cuen­ta de que Gino po­día sa­lir ade­lan­te. Te­nía ape­nas seis me­ses.

“Lue­go de la ci­ru­gía, di­mos otro pa­si­to más, con mu­chos re­zos por­que a la se­ma­na tu­vo que pa­sar otra ope­ra­ción por un pro­ble­ma en los in­tes­ti­nos. Al­go que fue sin du­das an­gus­tian­te pe­ro que re­sol­vió un pro­ble­ma mayor.

“Vie­ron en una par­te al­go que los lle­vó a que­mar nue­va­men­te el hí­ga­do y fue así que Gino no ne­ce­si­tó nun­ca más una qui­mio. Si hu­bie­ra que­da­do al­gu­na cé­lu­la tal vez, pe­ro bueno des­pués de eso vol­vi­mos a ca­sa”, di­ce con emo­ción.

Hoy a sus cua­tro años, so­lo se ha­ce con­tro­les anua­les. “Es un gue­rre­ri­to”, ase­gu­ra Luz. Y no es pa­ra me­nos.

Tes­ti­mo­nio de es­pe­ran­za

To­bi es­tá en se­gun­do gra­do y con­ten­to de ha­ber vuel­to a la es­cue­la. De­jó ami­gos en el hos­pi­tal Ga­rrahan a los que vi­si­ta en sus con­tro­les, que aho­ra pa­sa­ron a ser anua­les. Cuan­do sea gran­de quie­re ser po­li­cía.

Joa­quín, el año pa­sa­do com­par­tió su pri­mer cam­pa­men­to en un tor­neo de fút­bol con otros chi­cos, al­go im­pen­sa­do en otro mo­men­to.

Gino, el más pe­que­ño de los tres, va a la sa­li­ta de cua­tro y cuan­do sea gran­de quie­re ser asa­dor.

To­dos vuel­ven a su vi­da co­ti­dia­na aun­que con sus con­tro­les re­gu­la­res.

“Es im­por­tan­te con­fiar y ha­cer to­do lo que es­té en nues­tras ma­nos por­que pue­de ayu­dar mu­cho. Des­pués so­lo Dios sa­be pe­ro la ma­yo­ría de los chi­cos se cu­ran de ver­dad, aun­que no to­dos y eso tam­bién es ver­dad” re­fle­xio­na Luz Ver­ga­ni, emo­cio­na­da an­te la mi­ra­da aten­ta de Gino.

Ma­ga Que­chic, por su par­te, re­sal­ta la im­por­tan­cia de la for­ta­le­za en un mo­men­to tan du­ro.

“Aun­que mu­chas ve­ces uno quie­ra aflo­jar, ver­los a ellos con esa ener­gía, esa for­ta­le­za que los ca­rac­te­ri­za

por­que son chi­cos, es lo que a uno lo ayu­da a po­der se­guir. Por­que co­mo pa­pás ver­los su­frir es una de las co­sas más feas y no se la de­seo a na­die. Es de­vas­ta­dor”.

Pa­ra la ma­má de Joa­quín, Sa­ra Pic­co­li, más allá de la fa­mi­lia, los com­pa­ñe­ros de la es­cue­la de Joa­quín ju­ga­ron un pa­pel fun­da­men­tal.

“Me que­jo de la tec­no­lo­gía por­que los chi­cos es­tán mu­cho

con el ce­lu­lar, pe­ro tu­vo un gran acom­pa­ña­mien­to por par­te de sus ami­gos, por Sky­pe y What­sapp, man­dan­do vi­deos, men­sa­je. Eso ayu­da mu­cho”.

Y así co­mo en su mo­men­to fue­ron Gino, Joa­quín y To­bías, aún hay mu­chos otros gue­rre­ros, pe­que­ños gran­des va­lien­tes dan­do ba­ta­lla día a día y lu­chan­do por re­cu­pe­rar­se.<

>En una en­tre­vis­ta en la redacción de De­mo­cra­cia con­ta­ron có­mo ven­cie­ron a la ad­ver­si­dad.

>Gino, jun­to a su ma­má, Luz.

>Sa­ra Pic­co­li, ma­má de Joa­quín.

>Joa­quín via­ja una vez por mes pa­ra sus con­tro­les.

>To­bías, ha­ce po­cos días re­ci­bió el al­ta.

>Ma­ga Que­chic, ma­má de To­bías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.