Aler­tan por nue­va dro­ga que se uti­li­za en fies­tas se­xua­les

>Se la co­no­ce por el nom­bre de Rocky y el mer­ca­do en el que cir­cu­la es­tá con­for­ma­do por jó­ve­nes de cla­se me­dia y al­ta que la com­bi­nan con ma­rihua­na, pop­per y al­cohol.

Democracia - - Provinciales -

En al­gu­nos es­pa­cios la ven­den co­mo Rocky, aun­que el nom­bre pa­re­ce lo me­nos im­por­tan­te pa­ra una sus­tan­cia por la cual las au­to­ri­da­des die­ron el aler­ta, por­que se tra­ta de una fuer­te dro­ga uti­li­za­da des­de ha­ce unos me­ses en fies­tas se­xua­les, con el ob­je­ti­vo de ge­ne­rar po­ten­cia en los ge­ni­ta­les mas­cu­li­nos y así re­sis­tir las ma­ra­tó­ni­cas se­sio­nes de co­pu­la­ción gru­pal, con pre­sen­cia de al­cohol y otros es­tu­pe­fa­cien­tes.

Des­de la Aso­cia­ción An­ti­dro­gas de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na (AARA), su ti­tu­lar Clau­dio Iza­gui­rre co­men­tó que “la de­no­mi­na­ción de la sus­tan­cia no es tan co­no­ci­da aún” y pre­ci­só que “se tra­ta­ría de co­caí­na que re­sul­ta pro­ce­sa­da con éter, en­tre otros com­po­nen­tes, de­ri­van­do en que los con­su­mi­do­res ex­pe­ri­men­ten una gran erec­ción, y les per­mi­te mayor po­ten­cia se­xual”.

Fuen­tes po­li­cia­les in­di­ca­ron que Rocky co­men­zó a ser men­cio­na­da en el úl­ti­mo tiem­po en las re­des so­cia­les, que son in­ter­ve­ni­das rea­li­zan­do in­te­li­gen­cia en dis­tin­tas pla­ta­for­mas de in­ter­net don­de se ob­tie­nen da­tos pre­ci­sos so­bre los nue­vos mo­vi­mien­tos del nar­co­trá­fi­co.

“Los jó­ve­nes que la con­su­men son de cla­se me­dia y

al­ta, por­que tie­ne un pre­cio ele­va­do. Se usa en fies­tas con se­xo gru­pal. Es una sus­tan­cia pe­li­gro­sa”, di­jo un vo­ce­ro po­li­cial.

En ese sen­ti­do, Iza­gui­rre in­di­có que “mu­chos la mez­clan

con ma­rihua­na, y ca­si siem­pre con al­cohol, aun­que tam­bién apa­re­cen sus­tan­cias co­mo Pop­per, una dro­ga muy uti­li­za­da pa­ra lo­grar que de­ter­mi­na­da per­so­na ha­ga lo que desean se­xual­men­te otras per­so­nas”.

Pue­de pro­vo­car la muer­te

“El pro­ble­ma que tie­ne es su efec­to in­ten­so, pe­ro de du­ra­ción bre­ve, por lo que ca­da per­so­na con­su­mi­do­ra de­be re­cu­rrir a nue­vas do­sis a ca­da ra­to. Se de­be sa­ber que trae in­su­fi­cien­cia res­pi­ra­to­ria, y pue­de ge­ne­rar ac­ci­den­tes ce­re­bro vas­cu­la­res. Los que bus­can es­ta dro­ga es por­que pro­vo­ca erec­cio­nes im­por­tan­tes. Se re­quie­ren en es­tas fies­tas pa­ra que lle­ven al má­xi­mo la po­ten­cia­li­dad se­xual”, pun­tua­li­zó Iza­gui­rre.

La fuen­te po­li­cial con­sul­ta­da ma­ni­fes­tó que “en las pla­ta­for­mas di­gi­ta­les, se ob­ser­va ca­da vez más la can­ti­dad ele­va­da de sus­tan­cias que pre­sun­ta­men­te sir­ven pa­ra me­jo­rar el ren­di­mien­to se­xual, y en el ca­so de Rocky apa­re­ce en es­pa­cios vir­tua­les don­de se prac­ti­ca el se­xo gru­pal”.

“Lo que bus­can sus con­su­mi­do­res es la po­si­bi­li­dad de pro­lon­gar el tiem­po de pla­cer, pe­ro a cos­ta de la pro­pia sa­lud o de la vi­da. Ha­bla­mos de pro­ble­mas se­ve­ros. Ade­más, es­tas fies­tas se ha­cen en lu­ga­res ale­ja­dos de cen­tros mé­di­cos, con mu­cho pe­li­gro”, con­clu­yó el re­fe­ren­te de AARA.<

>Los jó­ve­nes que con­su­men es­ta dro­ga son de cla­se me­dia y al­ta, por­que tie­ne un pre­cio ele­va­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.