Vi­ra­jes en la lí­nea de lar­ga­da

Democracia - - Provinciales - Por Jo­sé Pi­cón

“No he­mos ga­na­do na­da”. La fra­se, a mo­do de aren­ga, fue el men­sa­je más es­cu­cha­do en la cum­bre de in­ten­den­tes de Cam­bie­mos que se desa­rro­lló ha­ce al­gu­nas ho­ras en Vi­cen­te Ló­pez. Na­da es ca­sual: to­das las en­cues­tas que se co­no­cie­ron en los úl­ti­mos días mues­tran una ven­ta­ja de Es­te­ban Bull­rich so­bre Cris­ti­na Kirch­ner de en­tre 3 y 5 pun­tos y en el ofi­cia­lis­mo te­men em­pe­zar a su­frir cier­ta ac­ti­tud re­la­ja­da de la tro­pa.

El cón­cla­ve que en­ca­be­zó el vier­nes Ma­ría Eu­ge­nia Vidal apun­tó a ajus­tar las cla­vi­jas. La man­da­ta­ria re­mar­có, una y otra vez, que la reali­dad de los nú­me­ros de las PA­SO ha­bía de­jan­do a la lis­ta ofi­cial 20 mil vo­tos de­trás de la ex pre­si­den­ta. Y co­mo pa­ra que na­die se con­fíe, com­ple­tó que la úni­ca en­cues­ta que mi­ra el ofi­cia­lis­mo es jus­ta­men­te aque­lla que se cris­ta­li­zó el 13 de agos­to.

La cau­te­la ofi­cial con­tras­ta con las pro­yec­cio­nes de los prin­ci­pa­les son­deos que ex­hi­ben a Bull­rich cap­tu­ran­do la ma­yo­ría de los pun­tos que pierde Ser­gio Mas­sa. Y que mues­tran, ade­más, a Cris­ti­na Kirch­ner con no­ta­bles di­fi­cul­ta­des pa­ra des­pe­gar del 34% que con­si­guió en las Pri­ma­rias.

Pe­ro la es­tra­te­gia de cam­pa­ña pa­ra las ge­ne­ra­les de oc­tu­bre di­se­ña­da por Cam­bie­mos, re­quie­re de un es­fuer­zo in­com­pa­ti­ble con la euforia que po­dría ge­ne­rar aque­lla ven­ta­ja pre­li­mi­nar. La dispu­ta en el Co­nur­bano se­rá una de las cla­ves

La cues­tión de los vo­tos

En el ofi­cia­lis­mo es­tán con­ven­ci­dos de que exis­tie­ron erro­res pro­pios en la fis­ca­li­za­ción que le po­drían ha­ber res­ta­do cer­ca de 30 mil vo­tos. La ci­fra pa­re­ce exa­ge­ra­da, pe­ro es la cuen­ta que sa­ca­ron quie­nes ac­ce­die­ron a las ac­tas del es­cru­ti­nio, mu­chas de las cua­les mos­tra­ron a Bull­rich con un so­no­ro ce­ro.

Ya se ha­bla, por ca­so, de “im­por­tar” fis­ca­les a al­gu­nos distritos cla­ve co­mo La Ma­tan­za, Flo­ren­cio Va­re­la, Mo­reno, Be­ra­za­te­gui y Al­mi­ran­te Brown don­de Cris­ti­na se im­pu­so con hol­gu­ra. Al­gu­nos irán des­de ca­pi­tal fe­de­ral y otros de distritos don­de el apa­ra­to es­ta­tal es­tá en ma­nos pro­pias co­mo San Isi­dro o Vi­cen­te Ló­pez.

“En Al­mi­ran­te Brown nos hi­cie­ron un desas­tre. Al­gu­nos de nues­tros fis­ca­les se fue­ron a las seis de la tar­de y le de­ja­ron to­do el ma­ne­jo del cie­rre a Uni­dad Ciu­da­da­na”, cuen­tan en el PRO. Y se ju­ra­men­ta­ron que “es­to no va a vol­ver a pa­sar”.

Cam­bie­mos tie­ne un tra­ba­jo mi­nu­cio­so so­bre lo que ocu­rrió en ca­da uno de los mu­ni­ci­pios. Y pu­so el fo­co so­bre aque­llos en los que las lis­tas lo­ca­les im­pul­sa­das por los in­ten­den­tes ob­tu­vie­ron más vo­tos que Bull­rich. Ha­brá mi­ra­das aten­tas so­bre al­gu­nos al­cal­des tan­to ma­cris­tas co­mo ra­di­ca­les que que­da­ron, por ac­ción u omi­sión, en ese in­có­mo­do es­ce­na­rio.

Con­ven­cer a quie­nes no fue­ron a vo­tar, en es­pe­cial en el In­te­rior, se­rá el otro ob­je­ti­vo cen­tral de la cam­pa­ña. Por dis­tin­tas cau­sas -una cen­tral pue­de que sea las inun­da­cio­nes que azo­tan a nu­me­ro­sos distritos-, en el ofi­cia­lis­mo tie­nen de­tec­ta­do que en el co­ra­zón de la Pro­vin­cia se re­gis­tró una me­nor par­ti­ci­pa­ción que en el Co­nur­bano. Y van por esa por­ción que creen más pro­cli­ve a in­cli­nar­se por Bull­rich que por Cris­ti­na.

Cris­ti­na se mue­ve

La ex pre­si­den­ta tam­bién re­pen­só su cam­pa­ña y eje­cu­tó los pri­me­ros acor­des de esa me­lo­día.

Cris­ti­na ha vuel­to a ga­nar cen­tra­li­dad con dos mo­vi­das fuer­tes y de im­pac­to di­sí­mil. Pa­teó el hor­mi­gue­ro pe­ro­nis­ta con una car­ta lla­man­do a vo­tar por su lis­ta con la ex­cu­sa de que es la que me­jor re­pre­sen­ta la opo­si­ción a las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas del go­bierno de Mau­ri­cio Ma­cri.

Se en­con­tró con una res­pues­ta fu­ri­bun­da de Mas­sa y Flo­ren­cio Ran­daz­zo, quie­nes re­cha­za­ron cual­quier con­vi­te a su­mar­se a Uni­dad Ciu­da­da­na. Pe­ro el lla­ma­do de Cris­ti­na apun­tó al vo­tan­te pe­ro­nis­ta que no la apo­yó en agos­to y que apa­re­ce rea­cio a ex­pre­sar­le su res­pal­do en oc­tu­bre. De he­cho, al­gu­nas en­cues­tas em­pe­za­ron a re­gis­trar un fe­nó­meno lla­ma­ti­vo: con­tra lo que pa­re­cía ca­si una ver­dad re­ve­la­da, un buen por­cen­ta­je de vo­tos que es­ta­ría per­dien­do Ran­daz­zo no mi­gra­ría ha­cia Uni­dad Ciu­da­da­na sino rum­bo a Cam­bie­mos.

La pre­mi­sa de sa­lir a la car­ga por los vo­tos pe­ro­nis­tas hi­zo a Cris­ti­na to­mar otras de­ci­sio­nes. Su vi­ra­je de cam­pa­ña la lle­va­rá a una fa­se te­rri­to­rial, don­de los in­ten­den­tes ten­drán un pro­ta­go­nis­mo cla­ve.

Otro ges­to po­ten­te en lo dis­cur­si­vo fue su re­fe­ren­cia al 2019 en la co­men­ta­da en­tre­vis­ta que brin­dó en un me­dio pe­rio­dís­ti­co “no ami­go”. Di­jo que si era “un obs­tácu­lo” pa­ra la uni­dad, no se pre­sen­ta­ría pa­ra ir por otro man­da­to al fren­te de la Ca­sa Ro­sa­da.

Esa re­fe­ren­cia pu­so en guar­dia a di­ver­sos sec­to­res pe­ro­nis­tas que pre­fie­ren ver a Cris­ti­na apar­ta­da del es­ce­na­rio po­lí­ti­co o, al me­nos, con es­ca­so mar­gen de ma­nio­bra. Por lo pron­to, va­rios go­ber­na­do­res ape­la­ron a la voz men­sa­je­ra del se­na­dor Miguel An­gel Pi­chet­to pa­ra an­ti­ci­par­le que le pre­pa­ran una bien­ve­ni­da po­co ami­ga­ble en la Cá­ma­ra al­ta.

To­do de­pen­de­rá del re­sul­ta­do elec­to­ral. Si Cris­ti­na sa­le ai­ro­sa de la ci­ta de oc­tu­bre pue­de que su in­fluen­cia no se cir­cuns­cri­ba a un gru­po de acó­li­tos se­na­do­res. Y que su ges­to de des­pren­di­mien­to en fa­vor de la uni­dad se ter­mi­ne trans­for­man­do en una men­ción api­so­na­da por el tiem­po.

Por lo pron­to, en Uni­dad Ciu­da­da­na se res­pi­ra­ba cier­ta sa­tis­fac­ción por la per­for­man­ce de Cris­ti­na en la men­cio­na­da en­tre­vis­ta. Ya pre­pa­ra re­por­ta­jes con otros pe­rio­dis­tas y es pro­ba­ble que, en su in­ten­to por re­ver­tir lo que vie­nen mar­can­do las en­cues­tas, ter­mi­ne par­ti­ci­pan­do del de­ba­te con el res­to de los can­di­da­tos.

Lo que pa­re­ce se­gu­ro es que la cam­pa­ña que hoy se ini­cia en lo for­mal, ter­mi­na­rá ad­qui­rien­do un vol­ta­je ele­va­do con el co­rrer de las se­ma­nas. Así lo pre­vén al me­nos en el ofi­cia­lis­mo que ya lan­za­ron esa ad­ver­ten­cia a sus di­ri­gen­tes en aque­lla cum­bre de San Isi­dro.

Cris­ti­na ha de­ja­do el mo­do zen que uti­li­zó en las PA­SO. En el pro­pio kirch­ne­ris­mo ad­mi­ten que se ne­ce­si­ta­rá otro per­fil, mu­cho más con­fron­ta­ti­vo, pa­ra dar­le la pe­lea a Cam­bie­mos. Con el co­rrer de los días se ve­rá has­ta dón­de lle­ga­rá el vi­ra­je de la cam­pa­ña K.<

>En el Se­na­do no se apro­ba­rían nue­vas de­sig­na­cio­nes de jue­ces has­ta di­ciem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.