Aho­ra es Cris­ti­na la que azu­za el mie­do co­mo es­tra­te­gia elec­to­ral

Democracia - - Nacionales - Por Ma­riano Spez­za­pria

La mi­nis­tra de Se­gu­ri­dad, Pa­tri­cia Bull­rich tu­vo que ha­cer tri­pas co­ra­zón y aven­tu­rar­se a ca­mi­nar por las ca­lles de Be­ra­za­te­gui jus­to en me­dio del ca­so Mal­do­na­do, que la tie­ne a mal traer. Pe­ro la ins­truc­ción de la pla­na mayor de Cam­bie­mos fue cla­ra: hay que vol­ver a sa­lir a tim­brear pa­ra mos­trar cer­ca­nía con la gen­te de ca­ra a las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas de oc­tu­bre.

La mi­nis­tra cuen­ta con el res­pal­do del pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri, aun­que a me­di­da que se fue­ron su­man­do ele­men­tos que com­pli­can a la Gen­dar­me­ría con la des­apa­ri­ción del jo­ven ar­te­sano, to­mó más pro­ta­go­nis­mo el ti­tu­lar de la car­te­ra de Jus­ti­cia, Ger­mán Ga­ra­vano. Al tiem­po que Bull­rich fue ba­jan­do el per­fil, pa­gan­do el cos­to de so­bre­ac­tuar la de­fen­sa de los gen­dar­mes.

Sin em­bar­go, Cam­bie­mos man­tie­ne su ho­ja de ru­ta inal­te­ra­ble -con Bull­rich in­clui­day da mues­tras de que tie­ne una ma­qui­na­ria elec­to­ral acei­ta­da, que lle­gó pa­ra que­dar­se tan­to a ni­vel na­cio­nal co­mo bo­nae­ren­se. A tal pun­to, que los es­tra­te­gas de la go­ber­na­do­ra Vidal se pro­pu­sie­ron sa­car más vo­tos en el in­te­rior pro­vin­cial, pe­se a que allí es­tán gol­pean­do du­ro las inun­da­cio­nes.

La ló­gi­ca que ri­ge a la coa­li­ción gu­ber­na­men­tal es in­ver­sa a la que guia­ba las de­ci­sio­nes del kirch­ne­ris­mo. Es­to es, en­fren­ta los pro­ble­mas aún cuan­do a prio­ri pue­de pen­sar­se que no los po­drá re­sol­ver o que se con­ver­ti­rán en un boo­me­rang pa­ra sus in­tere­ses elec­to­ra­les. “No se nos caen los ani­llos cuan­do hay co­sas pa­ra co­rre­gir”, di­jo el se­cre­ta­rio pre­si­den­cial De An­dreis.

El fun­cio­na­rio fue uno de los tan­tos que el úl­ti­mo vier­nes par­ti­ci­pó del en­cuen­tro na­cio­nal de Cam­bie­mos en el Par­que Nor­te por­te­ño, his­tó­ri­ca se­de de los con­gre­sos jus­ti­cia­lis­tas des­de la dé­ca­da del ´90 pe­ro que aho­ra es igual de hos­pi­ta­la­rio con el nue­vo po­der po­lí­ti­co ar­gen­tino. Allí so­bre­sa­lie­ron los con­se­jos de Mar­cos Pe­ña, el ase­sor Jai­me Du­rán Bar­ba y Ro­ge­lio Fri­ge­rio.

El mi­nis­tro del In­te­rior se di­ri­gió a los can­di­da­tos ofi­cia­lis­tas de to­do el país: “Tenemos que ser hu­mil­des, sin ser dé­bi­les. Y no caer en el triun­fa­lis­mo”, pres­cri­bió, an­tes de dar una ins­truc­ción que no de­jó de lla­mar la aten­ción en­tre los asis­ten­tes: “Hay que que­mar las bo­le­tas que nos so­bra­ron de las PA­SO. No sea co­sa que apa­rez­can en oc­tu­bre y nos im­pug­nen los vo­tos”.

Me­jo­ra eco­nó­mi­ca

Pe­se a esas ad­ver­ten­cias, el es­ce­na­rio rum­bo a las elec­cio­nes de oc­tu­bre se plan­tea fa­vo­ra­ble al ofi­cia­lis­mo. En­tre otros mo­ti­vos, por­que se re­gis­tra una in­ci­pien­te re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca que ya re­fle­jan las en­cues­tas. Un son­deo de la con­sul­to­ra Si­nopsys de­ter­mi­nó que son ma­yo­ría los bo­nae­ren­ses que pien­san que van a es­tar me­jor (39,3 por cien­to) que peor (37,4 por cien­to) en el plano eco­nó­mi­co.

Se tra­ta de un avan­ce no­ta­ble pa­ra los can­di­da­tos de Cam­bie­mos que en la cam­pa­ña ha­cia las PA­SO se sen­tían in­có­mo­dos an­te las acu­sa­cio­nes de la opo­si­ción de que re­pre­sen­ta­ban a un go­bierno “in­sen­si­ble”, ca­rac­te­ri­za­do por me­di­das co­mo los ta­ri­fa­zos y el re­cor­te de pen­sio­nes. Si has­ta Cris­ti­na Kirch­ner mon­tó su es­tra­te­gia de la mano de las “víc­ti­mas” del mo­de­lo ma­cris­ta.

Aún sin re­co­no­cer­lo abier­ta­men­te, la ex pre­si­den­ta ini­ció una nue­va eta­pa de su cam­pa­ña con ape­la­cio­nes más po­lí­ti­cas que eco­nó­mi­cas. Es que en el pe­ro­nis­mo va ga­nan­do te­rreno el te­mor a que un triun­fo de Cam­bie­mos tam­bién en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res abra la puer­ta a un lar­go pe­río­do pa­ra el PJ fue­ra del po­der. Has­ta los sin­di­ca­lis­tas an­ti K em­pie­zan a ma­ni­fes­tar­lo.

Uno de los triun­vi­ros de la CGT, Juan Car­los Sch­mid, di­jo ayer si tu­vie­ra que vo­tar en te­rri­to­rio bo­nae­ren­se, lo ha­ría por una op­ción cla­ra­men­te opo­si­to­ra. La de­cla­ra­ción fue fes­te­ja­da es­pe­cial­men­te por el kirch­ne­ris­mo, que ve­nía de su­mar el apo­yo ins­ti­tu­cio­nal del pre­si­den­te del PJ, el san­jua­nino Jo­sé Luis Gio­ja, pe­se a que la ex pre­si­den­ta ar­mó su pro­pia fuer­za po­lí­ti­ca.

El men­sa­je que sur­ge de es­tos pro­nun­cia­mien­tos tie­ne un des­ti­na­ta­rio evi­den­te: Flo­ren­cio Ran­daz­zo. Ha­ce ra­to que Cris­ti­na Kirch­ner dio la or­den de es­me­ri­lar a su ex mi­nis­tro y de su­mar a los di­ri­gen­tes que aún lo acom­pa­ñan en el fren­te Cum­plir, te­nien­do en cuen­ta que los ca­si seis pun­tos por­cen­tua­les que sa­có en las PA­SO son co­mo oro en pol­vo de ca­ra al 22 de oc­tu­bre.

In­clu­so, la ex pre­si­den­ta lle­gó a pro­me­ter –en una en­tre­vis­ta de dos ho­ras que dio al pe­rio­dis­ta Luis No­va­re­sio pa­ra el por­tal In­fo­bae- que no se­rá “un obs­tácu­lo” pa­ra la re­or­ga­ni­za­ción del pe­ro­nis­mo con vis­tas al re­cam­bio de 2019, al­go que en los he­chos re­trae a bue­na par­te del PJ que ya no la quie­re co­mo lí­der par­ti­da­ria. Los go­ber­na­do­res ex­pre­san jus­ta­men­te esa po­si­ción.

Blo­ques se­pa­ra­dos

De he­cho, el his­tó­ri­co se­na­dor Miguel Pi­chet­to aca­ba de ad­ver­tir que el blo­que jus­ti­cia­lis­ta se di­vi­di­rá en la Cá­ma­ra al­ta tras el re­cam­bio del 10 de di­ciem­bre. De un la­do que­da­rán aque­llos que res­pon­den a los go­ber­na­do­res –con él mis­mo a la ca­be­za- y del otro los que si­gan a Cris­ti­na Kirch­ner. Por eso el re­sul­ta­do elec­to­ral se­rá de­ter­mi­nan­te pa­ra el fu­tu­ro de la ex pre­si­den­ta.

Pa­ra ella no se­rá lo mis­mo lle­gar co­mo ga­na­do­ra en la Pro­vin­cia, lo que le per­mi­ti­ría ser la je­fa de un blo­que fuer­te en el Se­na­do, a per­der con Es­te­ban Bull­rich y que­dar re­le­ga­da a un es­pa­cio me­nor, mi­rán­do­se al es­pe­jo de Car­los Me­nem en vi­vo y di­rec­to. Por aho­ra, las en­cues­tas in­di­can que es­ta se­gun­da op­ción es la más pro­ba­ble, co­mo lo ad­mi­tió pú­bli­ca­men­te has­ta Luis D´Elía.

Por eso el kirch­ne­ris­mo azu­za el te­mor pe­ro­nis­ta al ini­cio de una he­ge­mo­nía ma­cris­ta, en la bús­que­da de ha­cer de la de­bi­li­dad una for­ta­le­za. Una es­tra­te­gia a la que, por cier­to, Cam­bie­mos no es ajeno: ¿O el es­pan­to que pro­vo­ca en un sec­tor de la so­cie­dad el só­lo he­cho de pen­sar en la po­si­bi­li­dad de que vuel­ta Cris­ti­na Kirch­ner al po­der no ex­pli­ca una par­te de su cau­dal elec­to­ral?

Tan­to es así, que en el ofi­cia­lis­mo ma­ne­jan una en­cues­ta que se­ña­la que al me­nos un cuar­to de los vo­tos que ob­tu­vo la du­pla Mas­sa-Stol­bi­zer po­dría mi­grar a Cam­bie­mos pa­ra que no ga­ne la ex pre­si­den­ta en la Pro­vin­cia. El je­fe del Fren­te Re­no­va­dor es cons­cien­te de esa si­tua­ción y des­de ma­ña­na ini­cia­rá una re­co­rri­da por el Co­nur­bano pa­ra tra­tar de evi­tar una fu­ga de elec­to­res.

Se­sio­nes ex­tra­or­di­na­rias

Ma­cri no só­lo apo­ya la de­man­da de la go­ber­na­do­ra Vidal pa­ra que se res­ti­tu­ya el Fon­do del Co­nur­bano a Bue­nos Ai­res –lo que res­ta­ría de la ma­sa co­par­ti­ci­pa­ble unos 50.000 mi­llo­nes de pe­sos anua­les- sino que tras el re­cam­bio le­gis­la­ti­vo en­ca­ra­rá una re­for­ma im­po­si­ti­va, un blan­queo la­bo­ral y la san­ción del Pre­su­pues­to pa­ra 2017, to­do en el pe­río­do de se­sio­nes ex­tra­or­di­na­rias.

Por aho­ra el te­ma de la dis­cri­mi­na­ción, se­gún plan­tea Cam­bie­mos -que su­frie­ron los bo­nae­ren­ses du­ran­te la eta­pa kirch­ne­ris­ta- no se ha plan­tea­do a pe­sar del he­cho que son los que me­nos re­ci­bie­ron del Es­ta­do na­cio­nal aun­que la Pro­vin­cia es la que tie­ne el mayor nú­me­ro de po­bres, co­mo lo ates­ti­gua el Gran Bue­nos Ai­res.

El Pre­si­den­te es­ti­ma que pa­ra ese mo­men­to, Cam­bie­mos ten­drá más pe­so en el Con­gre­so, so­bre to­do en la Cá­ma­ra de Dipu­tados, y cuen­ta con la di­vi­sión de los dis­tin­tos sec­to­res del pe­ro­nis­mo pa­ra ne­go­ciar la san­ción de esas le­yes. En esa ne­go­cia­ción po­dría in­gre­sar el re­par­to con las Pro­vin­cias de la re­cau­da­ción del im­pues­to al che­que, que en un 70 por cien­to se lo que­da la Na­ción.

Aun­que en el pro­yec­to que pre­sen­tó el mi­nis­tro de Ha­cien­da, Ni­co­lás Du­jov­ne, el úl­ti­mo vier­nes en el Con­gre­so, se in­di­có que esos fon­dos no irán al Tesoro Na­cio­nal sino a la ANSES, co­mo una ma­ne­ra de in­co­mo­dar a los go­ber­na­do­res pa­ra que no pi­dan par­ti­das des­ti­na­das a los ju­bi­la­dos. En de­fi­ni­ti­va, Ma­cri les em­pie­za a ha­cer sen­tir el pe­so de su li­de­raz­go en pleno cre­ci­mien­to.

Y Cris­ti­na Kirch­ner agi­ta el te­mor que eso pro­vo­ca tan­to en el elec­to­ra­do pe­ro­nis­ta co­mo en su di­ri­gen­cia, den­tro de su nue­va es­tra­te­gia de cam­pa­ña. Un re­cur­so de úl­ti­mas ins­tan­cias.<

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.