Chino Da­rín

Democracia - - Vida -

le­ga tras una lar­ga no­che de ro­da­je y po­cas ho­ras de sue­ño, pe­ro no se le no­ta; qui­zá sea por la son­ri­sa, la ener­gía que ema­na o la bue­na pre­dis­po­si­ción. Ri­car­do Ma­rio Da­rín Bas, hi­jo del re­co­no­ci­do ac­tor Ri­car­do Da­rín y Flo­ren­cia Bas, re­ci­bió aIn­fo­bae en un Ho­tel Bou­ti­que, en el ba­rrio de Pa­ler­mo, pa­ra re­pa­sar su tra­yec­to­ria, su fu­tu­ro y el víncu­lo san­guí­neo que lo une a la ac­tua­ción.

Es­te jo­ven (28) res­pon­de a los có­di­gos de ves­ti­men­ta mi­llen­nial. Arri­ba con el clá­si­co look de 'chi­co sim­ple pe­ro cool', con una re­me­ra de al­go­dón ne­gra, jeans chu­pi­nes y za­pa­ti­llas a tono.

Con una tra­yec­to­ria en ex­pan­sión en la pan­ta­lla chi­ca y gran­de, tan­to en Ar­gen­ti­na co­mo en Es­pa­ña, con gran­des y po­lé­mi­cos pa­pe­les pro­ta­gó­ni­cos, co­mo cuan­do el año pa­sa­do es­tu­vo en la piel de Alejandro Puc­cio en 'His­to­ria de un Clan'. Ac­tual­men­te se en­cuen­tra ro­dan­do 'El Ángel', ba­sa­da en la his­to­ria de Ro­ble­do Puch.

"Aun­que mi per­so­na­je en es­te nue­vo film no es muy im­por­tan­te, la his­to­ria sí lo es. Pa­ra po­ner­me en la piel de ca­da uno de los pro­yec­tos se de­be es­tu­diar en pro­fun­di­dad de qué se tra­ta, al per­so­na­je de la reali­dad -si se ba­sa en un re­la­to real- el mo­men­to y la épo­ca", co­men­tó Da­rín.

Su be­lle­za he­re­da­da por sus pa­dres lo lle­va­ron a con­sa­grar­se co­mo un 'Sex Sym­bol' sin em­bar­go, se­gún él, el tí­tu­lo le que­da gran­de.

– ¿Có­mo crees que fue el pa­so de un ac­tor 'low pro­fi­le' a ga­lán?

– Creo que nun­ca de­jé de ser un ac­tor de ba­jo per­fil, no me sien­to un ga­lán pa­ra na­da y me­nos cuan­do me di­cen que soy un sex sym­bol. No me iden­ti­fi­có con ese mo­te en lo ab­so­lu­to, por­que si fue­ra por mí, vi­vi­ría en jog­ging. De he­cho si me vie­ran cuan­do me des­pier­to, cam­bia­rían de opi­nión.

– Te con­si­de­ras un hom­bre fas­hio­nis­ta y que es­tá al tan­to de las nue­vas ten­den­cias de la mo­da?

– Pa­ra na­da, no si­go las ten­den­cias de mo­da y co­mo di­je, es­ta­ría to­do el día en jog­ging y ca­mi­se­ta, pe­ro en es­ta pro­fe­sión de la ac­tua­ción se apren­de mu­cho de mo­da jun­to a las ves­tua­ris­tas que eli­gen los cam­bios pa­ra los per­so­na­jes que re­pre­sen­tan una de­ter­mi­na­da épo­ca, dé­ca­da y sig­ni­fi­ca­dos en la his­to­ria del ves­tua­rio de cine, te­le­vi­sión y teatro.

Al ga­lán ar­gen­tino no se lo co­no­ce por ser un 'la­tin lo­ver', un co­lec­cio­nis­ta de re­la­cio­nes efí­me­ras con mu­je­res del me­dio o mo­de­los, sino to­do lo con­tra­rio. Sus re­la­cio­nes son es­ta­bles, ex­cep­tuan­do el ro­man­ce con la ac­triz e it girl Ca­lu Ri­ve­ro, que su­ce­dió en el mo­men­to cum­bre de la apa­ri­ción del Chino en el cine.

Des­de el 2016 se en­cuen­tra en pa­re­ja con la be­lla mo­de­lo y ac­triz Úr­su­la Cor­be­ró, a quién co­no­ció en el ro­da­je de 'La Em­ba­ja­da', un film es­pa­ñol que pro­ta­go­ni­za­ron. Di­cen los que es­tu­vie­ron pre­sen­tes en la gra­ba­ción que la chispa en­tre ellos era pal­pa­ble.

– Ha­ce mu­chos años que es­tás en pa­re­ja, ¿có­mo sos en el amor?

-Muy li­be­ral, de­jo que to­do flu­ya. Me de­jo lle­var por el mo­men­to y vi­vir el aho­ra.

– ¿Qué es lo que en­con­tras­te en Úr­su­la y no en otras mu­je­res?

– No bus­co na­da en par­ti­cu­lar en las mu­je­res, nin­gu­na con­di­ción pe­ro creo que el hom­bre en sí na­tu­ral­men­te sa­be o tie­ne al­go en men­te a la ho­ra de la bús­que­da de una pa­re­ja. La fa­mi­lia y los ami­gos, pa­ra el Chino son un pi­lar muy im­por­tan­te en su vi­da y lo con­si­de­ra co­mo una de sus prio­ri­da­des. Su ma­dre, su pa­dre, su her­ma­na Cla­ra, sus me­jo­res ami­gos y los pe­rros son a quie­nes más ex­tra­ña cuan­do es­tá fue­ra del país.

– Es­tás vi­vien­do en Es­pa­ña por mo­ti­vos pro­fe­sio­na­les, ¿có­mo es la re­la­ción con tu fa­mi­lia con tan­tos ki­ló­me­tros que los se­pa­ran?

– Por suer­te ten­go la po­si­bi­li­dad de ver a mis vie­jos se­gui­do, ya que via­jan bas­tan­te pa­ra Es­pa­ña y así no se sien­te tan­to la dis­tan­cia. A Cla­ra que tie­ne sus pro­yec­tos, obli­ga­cio­nes y su mar­ca de ro­pa se com­pli­ca aún más.

– A sim­ple vis­ta, pa­re­cés te­ner una re­la­ción muy es­tre­cha con tu pa­pá, Ri­car­do, ¿có­mo es ese víncu­lo?

– Sim­ple­men­te un víncu­lo de pa­dre e hi­jo, que se ad­mi­ran. No so­lo con mi vie­jo, tam­bién a mi mama y a mi her­ma­na. Por suer­te so­mos muy uni­dos y en reunio­nes fa­mi­lia­res o ce­nas en­tre los cua­tro com­par­ti­mos to­dos nues­tros lo­gros, éxi­tos y pro­yec­tos a fu­tu­ro.

– Ri­car­do tam­bién es uno de los ac­to­res ar­gen­ti­nos más re­co­no­ci­dos en Es­pa­ña, ¿se pue­de de­cir que es­tás si­guien­do sus pa­sos y hon­ran­do el ape­lli­do?

– ¡No quie­ro se­guir sus pa­sos y tam­po­co me gus­ta que me com­pa­ren! Oja­lá que nun­ca me di­gan que si­go sus pa­sos, uno tie­ne que ser uno.

– ¿Tie­nen al­gún pro­yec­to en co­mún fil­mar al­gu­na pe­lí­cu­la?

– Sí, tenemos un pro­yec­to pa­ra ha­cer­lo jun­tos acá, en Ar­gen­ti­na. Es­ta­mos eva­luan­do la po­si­bi­li­dad de lle­var­lo ade­lan­te. Se pre­sen­ta­ron va­rias opor­tu­ni­da­des pe­ro por pro­ble­mas de tiem­po y otros com­pro­mi­sos no se pu­die­ron con­cre­tar.

El fu­tu­ro la­bo­ral del ac­tor tie­ne va­rias pro­pues­tas la­bo­ra­les y per­so­na­les tan­to en el país co­mo en Es­pa­ña, don­de re­si­de jun­to a Úr­su­la. Al tér­mino del ro­da­je de 'El Ángel' vol­ve­rá al vie­jo con­ti­nen­te pa­ra se­guir con otros pro­yec­tos.

En uno de ellos, Da­rín fue se­lec­cio­na­do por Uni­ver­sal Channel co­mo re­pre­sen­tan­te de Amé­ri­ca del Sur pa­ra for­mar par­te de una pro­pues­ta que pre­ten­de hu­ma­ni­zar la te­le­vi­sión con ob­je­ti­vos so­cia­les. Él se­rá el pro­mo­tor de un con­cur­so vi­ral que bus­ca­rá las me­jo­res his­to­rias de per­so­na­jes reales al re­de­dor del con­ti­nen­te.

<

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.