PRO­CE­SA­RON A GILS CARBÓ

Es­tá impu­tada por “ad­mi­nis­tra­ción frau­du­len­ta” en la com­pra de un edi­fi­cio pa­ra la Pro­cu­ra­ción.

Democracia - - Front Page -

La pro­cu­ra­do­ra ge­ne­ral de la Na­ción, Ale­jan­dra Gils Carbó, fue pro­ce­sa­da ayer por el juez Ju­lián Er­co­li­ni por el de­li­to de ad­mi­nis­tra­ción frau­du­len­ta contra la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca en el ca­so en el que se in­ves­ti­ga el sos­pe­cho­so pa­go de co­mi­sio­nes en la com­pra del edi­fi­cio de la ca­lle Pe­rón al 600. Tam­bién le dic­tó un em­bar­go de 7 mi­llo­nes de pe­sos.

De es­te mo­do la je­fa de to­dos los fis­ca­les na­cio­na­les fue por pri­me­ra vez pro­ce­sa­da por un ca­so de sos­pe­chas de co­rrup­ción.

En la in­ves­ti­ga­ción se de­mos­tró que se pa­ga­ron co­mi­sio­nes por la com­pra del edi­fi­cio que la Pro­cu­ra­ción abo­nó $43.850.000 a la em­pre­sa Ar­fin­sa del Gru­po Bem­berg.

Esa em­pre­sa a su vez le pa­gó a la in­mo­bi­lia­ria de Bár­ba­ra Jau­re­gui­berry la su­ma de 7,7 mi­llo­nes de pe­sos en co­mi­sión por el ase­so­ra­mien­to pa­ra la ven­ta del in­mue­ble. Al mis­mo tiem­po, Jau­re­gui­berry le pa­gó 3 mi­llo­nes de pe­sos por ase­so­ra­mien­to es­pe­cí­fi­co pa­ra la li­ci­ta­ción del edi­fi­cio de la ca­lle Pe­rón a Juan Car­los Thill, un pro­duc­tor de se­gu­ros de la ciu­dad de La Pla­ta que no te­nía re­la­ción con el ne­go­cio in­mo­bi­lia­rio.

En abril pa­sa­do se ha­bía re­ve­la­do la exis­ten­cia del pa­go de la co­mi­sión a Thill y ade­más que te­nía un pa­ren­tes­co con el sub­di­rec­tor de la pro­cu­ra­ción, Gui­ller­mo Be­llin­gi, quien in­ter­vino en la li­ci­ta­ción ba­jo in­ves­ti­ga­ción.

El ma­gis­tra­do pro­ce­só a Gils Carbó, Be­llin­gi, Thill, Jau­re­gui­berry y a Adrián Gon­zá­lez Fis­cher, eje­cu­ti­vo de Ar­Fin­sa, por el de­li­to de ad­mi­nis­tra­ción frau­du­len­ta en per­jui­cio de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca. Er­co­li­ni fi­jó un em­bar­go de 7 mi­llo­nes de pe­sos pa­ra Gils Carbó y Be­llin­gi y uno de 5 mi­llo­nes pa­ra los otros tres pro­ce­sa­dos.

El juez sos­tu­vo en su re­so­lu­ción de 211 pá­gi­nas que Gils Carbó y Be­llin­gi vio­la­ron “cons­cien­te y vo­lun­ta­ria­men­te los de­be­res ati­nen­tes a sus car­gos” e “idea­ron y lle­va­ron a ca­bo un com­ple­jo plan orien­ta­do a ad­qui­rir di­rec­ta­men­te pa­ra el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co Fis­cal, ba­jo la si­mu­la­ción en­ga­ño­sa de una li­ci­ta­ción pú­bli­ca, el edi­fi­cio ubi­ca­do en la ca­lle Te­nien­te Juan Do­min­go Pe­rón 667”.

“Se ge­ne­ró tam­bién de mo­do de­li­be­ra­do un lu­cro in­de­bi­do pa­ra al­gu­nos de sus in­ter­vi­nien­tes, que co­mo con­tra­par­ti­da con­for­mó un per­jui­cio pa­tri­mo­nial apre­cia­ble pa­ra el Es­ta­do na­cio­nal”, agre­gó el ma­gis­tra­do.

Thill -de­fi­ni­do por Bár­ba­ra Jau­re­gui­berry co­mo ex­per­to en li­ci­ta­cio­nes- le en­vió a la in­mo­bi­lia­ria una co­pia del plie­go de li­ci­ta­ción an­tes de que se hi­cie­ra pú­bli­co y le dio pre­ci­sio­nes so­bre las fe­chas del pro­ce­so que só­lo po­día co­no­cer por te­ner in­for­ma­ción ca­li­fi­ca­da que le brin­da­ba su me­dio her­mano. Cuan­do se co­no­ció que Be­llin­gi y Thill eran her­ma­nos por par­te de ma­dre, la pro­cu­ra­do­ra lo sus­pen­dió y or­de­nó un su­ma­rio ad­mi­nis­tra­ti­vo pa­ra de­ter­mi­nar la res­pon­sa­bi­li­da­des del ex sub­di­rec­tor de la Pro­cu­ra­ción en la tra­ma de la ven­ta del edi­fi­cio.

Por de­ci­sión de Er­co­li­ni la in­ves­ti­ga­ción fue de­le­ga­da en la fis­ca­lía a car­go de Eduar­do Taiano, quien ha­bía pe­di­do la in­da­ga­to­ria de su je­fa Gils Carbó, de Be­llin­gi Thill de Jau­re­gui­berry y de otros fun­cio­na­rios de la Pro­cu­ra­ción y di­rec­ti­vos de la em­pre­sa Ar­Fin­sa.

El fis­cal ha­bía pe­di­do las in­da­ga­to­rias de los im­pli­ca­dos en el ca­so por­que con­si­de­ró que se ha­bía di­rec­cio­na­do la li­ci­ta­ción pa­ra que la ga­na­ra Ar­Fin­sa. Esa hi­pó­te­sis fue com­pro­ba­da por el juez, quien se­ña­ló que hu­bo una li­ci­ta­ción “si­mu­la­da”.<

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.