Mar­tín Te­taz

>El mo­de­lo eco­nó­mi­co de Cam­bie­mos es­tá ba­sa­do en un cie­rre gra­dual del dé­fi­cit fis­cal.

Democracia - - Front Page - Por Mar­tín Te­taz (*)

>Una re­for­ma pro­gre­sis­ta que be­ne­fi­cia a la pro­duc­ción y gra­va a los que más tie­nen.

El man­da­ta­rio de la pro­vin­cia cu­ya­na sa­lió del des­pa­cho de la Ca­sa Ro­sa­da con una son­ri­sa im­po­si­ble de di­si­mu­lar, se pa­ró fren­te a los pe­rio­dis­tas y les di­jo: “El Pre­si­den­te [Mauricio Ma­cri] me aca­ba de ga­ran­ti­zar que no ha­brá im­pues­to al vino, ni al cham­pag­ne.

Ho­ras des­pués, por Ra­dio Mi­tre, su par de “La Lin­da” de­jó tras­cen­der que las be­bi­das que usa­ban ju­gos pro­du­ci­dos por eco­no­mías re­gio­na­les y azú­car pro­ve­nien­te del “Jar­dín de la República” tam­bién es­ta­ban en ne­go­cia­cio­nes avan­za­das pa­ra es­qui­var las ba­las de la re­for­ma tri­bu­ta­ria que aca­ba de pre­sen­tar en so­cie­dad el Go­bierno na­cio­nal.

La ve­lo­ci­dad con la que el Go­bierno ce­dió su­gie­re que esa par­te de la re­for­ma te­nía la suer­te se­lla­da en su pro­pia gé­ne­sis, que más bien se tra­ta­ba de una pie­za de ne­go­cia­ción pa­ra di­ri­gir el con­flic­to a un ob­je­ti­vo fá­cil de en­tre­gar, al tiempo que se pre­ser­va­ba el co­ra­zón de la pro­pues­ta.

Dé­fi­cit fis­cal

El mo­de­lo eco­nó­mi­co que le per­mi­tió su­pe­rar las ex­pec­ta­ti­vas elec­to­ra­les a Cam­bie­mos es­tá ba­sa­do en un cie­rre gra­dual del dé­fi­cit fis­cal, por lo que la deu­da se­rá una cons­tan­te por los pró­xi­mos años, ge­ne­ran­do un con­ti­nuo in­gre­so de di­vi­sas que man­ten­drán al dó­lar des­in­fla­do. En ese con­tex­to no ha­brá chan­ces de re­cu­pe­rar com­pe­ti­ti­vi­dad em­pre­sa­ria por la vía de una de­va­lua­ción. Esa es la ra­zón por la que des­de el Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da se pu­so el fo­co en una re­for­ma que re­com­po­ne fuer­te­men­te la ren­ta­bi­li­dad de las fu­tu­ras in­ver­sio­nes.

Si la ini­cia­ti­va pros­pe­ra en el Con­gre­so, la rein­ver­sión de uti­li­da­des de las so­cie­da­des pa­ga­rá so­lo 25 por cien­to de im­pues­to a las ga­nan­cias, con­tra los 35 pun­tos ha­bi­tua­les, de ma­ne­ra que mien­tras que an­tes, ca­da 100 pe­sos de ga­nan­cia rein­ver­ti­da so­lo que­da­ban 65 lue­go del pa­go de im­pues­tos, des­ti­na­dos a au­men­tar la ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción, aho­ra que­da­rán 75 pe­sos, ge­ne­ran­do una ren­ta­bi­li­dad adi­cio­nal de 15 por cien­to en el pri­mer año de cual­quier pro­yec­to.

Su­me­mos a eso la de­vo­lu­ción prác­ti­ca­men­te ins­tan­tá­nea del IVA del di­ne­ro di­ri­gi­do a nue­vos em­pren­di­mien­tos y la po­si­bi­li­dad de to­mar a cuen­ta de Ga­nan­cias to­do lo pa­ga­do por im­pues­to al che­que, que en la prác­ti­ca equi­va­le a eli­mi­nar su pe­so en las cuen­tas de cual­quier ne­go­cio.

Ade­más, las em­pre­sas ya no pa­ga­rán 17% de apor­tes a la se­gu­ri­dad so­cial por toda su plan­ti­lla, sino que ha­brá un mí­ni­mo no im­po­ni­ble de $12.000. Es­to quie­re de­cir que si una fir­ma con­tra­ta un tra­ba­ja­dor por un sa­la­rio de 20.000 pe­sos, por ejem­plo, so­lo abo­na­rá por im­pues­tos por los $8.000 que se pa­san del mí­ni­mo es­ta­ble­ci­do. Es cier­to que la ta­sa su­birá al 19,5% en ese ca­so, pero pa­ra to­dos los sa­la­rios me­no­res a 94.000 pe­sos, el em­plea­dor aca­ba­rá pa­gan­do me­nos im­pues­tos que an­tes y la di­fe­ren­cia se­rá mu­cho más gran­de pa­ra las em­pre­sas que em­plean ope­ra­rios de ba­jos sa­la­rios, co­mo ocu­rre en mu­chas de las eco­no­mías re­gio­na­les.

Im­pues­tos pro­gre­si­vos

Aun­que las per­so­nas ju­rí­di­cas ya pa­gan el 35% de im­pues­tos sobre to­das sus ga­nan­cias, sin im­por­tar si es­tas pro­vie­nen de ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas o fi­nan­cie­ras, las per­so­nas fí­si­cas no ve­nían ha­cién­do­lo y aho­ra de­be­rán tri­bu­tar 5% por sus uti­li­da­des en pe­sos y 15% por la ren­ta fi­nan­cie­ra que ob­ten­gan de co­lo­ca­cio­nes en dó­la­res, con un mí­ni­mo no im­po­ni­ble de 52.000 pe­sos.

Por ejem­plo, una fa­mi­lia con un pla­zo fi­jo de $300.000 co­lo­ca­do al 20 por cien­to de in­te­rés en un ban­co, “ga­na” 60.000 pe­sos de in­tere­ses y pa­ga en­ton­ces el 5 por cien­to sobre los $8.000 en que se pa­sa del mí­ni­mo, de ma­ne­ra que aca­ba so­por­tan­do 400 pe­sos de im­pues­tos que an­tes no te­nía.

Las co­mi­llas sobre “ga­na” vie­nen a cuen­to de que en reali­dad mien­tras la ta­sa de in­te­rés es­té por de­ba­jo de la in­fla­ción no es cier­to que es­té real­men­te ga­nan­do di­ne­ro con ese de­pó­si­to, por­que con lo que le pa­gan ni si­quie­ra re­cu­pe­ra lo per­di­do con la in­fla­ción. Es­ta es una de las ra­zo­nes por las que siem­pre he des­acon­se­ja­do es­te ti­po de im­pues­tos pa­ra co­lo­ca­cio­nes en pe­sos, has­ta que Ar­gen­ti­na ten­ga una in­fla­ción ra­zo­na­ble y pue­da ofre­cer una ren­ta­bi­li­dad po­si­ti­va a los aho­rris­tas.

Y aquí es don­de la co­sa se po­ne in­tere­san­te, por­que si los aho­rris­tas re­pu­dian es­te nue­vo im­pues­to, le pe­di­rán a los ban­cos un po­co más de in­te­rés por su di­ne­ro, en­do­sán­do­le la car­ga del tri­bu­to a las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras.

Co­mo es­tos no son due­ños del di­ne­ro sino tan so­lo in­ter­me­dia­rios, lo que fi­nal­men­te ocu­rri­rá es que tam­bién tra­ta­rán de es­qui­var el gra­va­men y se lo tras­la­da­rán al que pi­da un cré­di­to.

Del mis­mo mo­do hay que pen­sar a los im­pues­tos in­ter­nos, que, si bien es verdad que to­do pa­re­ce in­di­car que mu­chos de ellos se cae­rán an­tes de lle­gar al Con­gre­so, po­cas ve­ces ocu­rre que aca- ban sien­do pa­ga­dos por el con­tri­bu­yen­te que te­nía en men­te el le­gis­la­dor. To­me­mos el ca­so de los vi­nos. Co­mo esa be­bi­da tie­ne mu­chos sus­ti­tu­tos y re­sul­ta fá­cil­men­te pres­cin­di­ble por par­te de los con­su­mi­do­res, no siem­pre el em­pre­sa­rio po­drá tras­la­dar el nue­vo im­pues­to al pre­cio. Es pro­ba­ble que ten­ga que pa­gar­les me­nos a los pro­duc­to­res de uvas, o a los tra­ba­ja­do­res de su bo­de­ga, sin que po­da­mos des­car­tar que ter­mi­ne ab­sor­bien­do las per­di­das y que con una me­nor ren­ta­bi­li­dad di­rec­ta­men­te aban­do­ne el ne­go­cio, o no ha­ga nue­vas in­ver­sio­nes. Lo mis­mo pue­de ocu­rrir con los ju­gos de fru­tas; es per­fec­ta­men­te po­si­ble pen­sar que el em­pre­sa­rio no pue­da au­men­tar esas be­bi­das y que de­ci­da pa­gar­le me­nor a los pro­duc­to­res de las eco­no­mías re­gio­na­les o di­rec­ta­men­te de­man­dar me­no­res can­ti­da­des de los pro­duc­tos que ellos co­se­chan.

En cual­quier ca­so, sobre to­do des­pués del apa­ren­te freno en ma­te­ria de be­bi­das, la re­for­ma pro­pues­ta ge­ne­ra un sis­te­ma im­po­si­ti­vo más pro­gre­si­vo, que ba­ja im­pues­tos pa­ra las in­ver­sio­nes y los ele­va pa­ra las per­so­nas que más tie­nen.<

(*) El au­tor es eco­no­mis­ta, pro­fe­sor de la Un­no­ba y la UNLP, in­ves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to de In­te­gra­ción La­ti­noa­me­ri­ca­na (IIL) y au­tor de “Ca­sual Men­te” y “Psy­cho­no­mics”.

“El po­si­ble que el em­pre­sa­rio del vino de­ci­da pa­gar­le me­nos a los pro­duc­to­res.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.