El ri­tual de con­su­mir ma­te, una cos­tum­bre an­ces­tral

>La in­fu­sión ca­lien­te li­de­ra el con­su­mo de lí­qui­dos en Ar­gen­ti­na, en don­de ca­da per­so­na in­gie­re un pro­me­dio de 100 li­tros anua­les de ma­te.

Democracia - - Sociedad -

El ma­te vi­ve en la ru­ti­na. En la ru­ta, en la pla­za o en el es­cri­to­rio del tra­ba­jo. Allí des­can­sa y ali­via. Es la con­ti­nua­ción del bra­zo de la abue­la que se es­ti­ra en la co­ci­na mien­tras ofre­ce al­go más que un ins­tan­te de fe­li­ci­dad. Es el ini­cio del diá­lo­go, la in­vi­ta­ción a des­cu­brir las tris­te­zas y las ale­grías aje­nas. Tam­bién las pro­pias. Es el mo­men­to pre­ci­so en el que ne­gar­se no es­tá en los pla­nes. Es, sin du­das, una de las cos­tum­bres más po­pu­la­res. Vi­tal pa­ra en­ten­der el sig­ni­fi­ca­do cul­tu­ral de la re­gión. Ideal pa­ra en­ten­der las raí­ces más pro­fun­das del hom­bre: un mo­nu­men­to a los an­te­pa­sa­dos de Amé­ri­ca del Sur; o la in­fu­sión sa­gra­da, re­ga­lo del dios de los gua­ra­níes, Tu­pá, el res­pon­sa­ble de que la son­ri­sa de la abue­la per­du­re pa­ra siem­pre.

“Quie­nes ha­bi­ta­mos es­ta par­te de la tierra, he­re­da­mos es­ta cos­tum­bre de nues­tros an­ces­tros.

El sim­ple he­cho de vi­vir en Ar­gen­ti­na, sin ha­ber­lo he- re­da­do, nos cru­za con es­ta cos­tum­bre dia­ria. ¿Por qué la te­ne­mos? Gra­cias a quie­nes ha­bi­ta­ron es­ta tierra. Ellos lo­gra­ron que es­ta in­fu­sión, con un sen­ti­do úni­co y di­fe­ren­te al res­to, se re­la­cio­ne de ma­ne­ra afec­ti­va. En­ca­ri­ña­dos con la cos­tum­bre. No se to­ma ma­te por te­ner sed, sino por lo que el mo­men­to del ma­te re­pre­sen­ta”, sos­tu­vo Va­le­ria Tra­pa­ga, pri­me­ra som­me­lier de ma­te del mun­do. El Eu­ro­pean Jour­nal of Nu­tri­tion pu­bli­có una in­ves­ti­ga­ción so­bre 13 paí­ses de tres con­ti­nen­tes en don­de se des­ta­ca al con­su­mo ar­gen­tino: 2.300 ml lí­qui­dos a dia­rio, co­lo­can­do al país en el ter­cer lu­gar en­tre los que más be­bi­das to­man. El po­dio lo li­de­ran los ale­ma­nes, que to­man 2,470 li­tros dia­rios, y los bri­tá­ni­cos, con 2,320 li­tros. ¿El res­to del lis­ta­do? México, Bra­sil, Es­pa­ña, Fran­cia, el Reino Uni­do, Po­lo­nia, Tur­quía, Irán, Chi­na, In­do­ne­sia y Ja­pón.

“Es una cos­tum­bre he­re­da­da, y co­mo to­da he­ren­cia, nos po­see y la po­see­mos. Es mís­ti­ca he­re­da­da de los cul­to­res y des­cu­bri­do­res que fue­ron los gua­ra­níes. Se tra­tó siem­pre de com­par­tir y ese es el sím­bo­lo. Pa­ra los ar­gen­ti­nos el cul­to del ma­te sig­ni­fi­ca siem­pre que, al es­tar con al­guien, el ma­te es acom­pa­ñar, es­cu­char, el si­len­cio, la pa­la­bra que a ve­ces no es­tá. El ma­te tie­ne mu­chos sig­ni­fi­ca­dos y es un ri­tual del que no po­de­mos des­pren­der­nos”, sos­tu­vo la som­me­lier. El Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de la Yer­ba Ma­te (Inym) pre­sen­tó una en­cues­ta en don­de se ubi­có al ma­te en el pri­mer lu­gar “co­mo ras­go iden­ti­ta­rio de la ar­gen­ti­ni­dad” con un 38%, se­gui­do de la car­ne con un 37% y lue­go el dul­ce de le­che y el vino con 11% y 7% res­pec­ti­va­men­te.<

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.