La­go­mar­sino de­cla­ró ca­si diez ho­ras por la muer­te de Nis­man

>El ex­per­to in­for­má­ti­co res­pon­dió pre­gun­tas del juez Ju­lián Er­co­li­ni y del fis­cal Eduar­do Taiano por la muer­te del ex­fis­cal de la cau­sa Amia.

Democracia - - Nacionales -

Tras una in­da­ga­to­ria de ca­si diez ho­ras an­te el juez fe­de­ral Ju­lián Er­co­li­ni, Die­go La­go­mar­sino ra­ti­fi­có que le en­tre­gó el ar­ma al fis­cal Al­ber­to Nis­man y ase­gu­ró que en­tre am­bos ha­bía “una re­la­ción de amo-es­cla­vo”.

El téc­ni­co in­for­má­ti­co se pre­sen­tó en los tri­bu­na­les de Co­mo­do­ro Py acu­sa­do de ser par­tí­ci­pe ne­ce­sa­rio de la muer­te del ex ti­tu­lar de la UFI-Amia. A lo lar­go de su de­cla­ra­ción La­go­mar­sino in­di­có que era apo­de­ra­do de una cuen­ta ban­ca­ria en los Es­ta­dos Uni­dos “por pe­di­do” del fis­cal, por­que su ma­dre “es­ta­ba muy en­fer­ma”. Res­pec­to a la re­la­ción en­tre am­bos, el in­for­má­ti­co con­tó que Nis­man lo lla­ma­ba “has­ta 30 ve­ces por día” por te­lé­fono y que sos­te­nían “una re­la­ción de amo-es­cla­vo”. Al de­cla­rar por pri­me­ra vez en la cau­sa por el cri­men del fis­cal de la cau­sa Amia en ca­li­dad de impu­tado, La­go­mar­sino in­sis­tió en que él le en­tre­gó el ar­ma por pe­di­do de él “por te­mor en torno a la se­gu­ri­dad de sus hi­jas” y di­jo que pen­sa­ba que los fis­ca­les te­nían per­mi­so de por­ta­ción le­gal. Por otra par­te, el hom­bre ne­gó es­tar vin­cu­la­do a ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia, se que­bró en va­rios tra­mos de la au­dien­cia, es­pe­cial­men­te al ha­blar de su fa­mi­lia, y se­ña­ló: “Le hi­ce un fa­vor y aho­ra es­to me es­tá des­tru­yen­do la vida”. La­go­mar­sino fue impu­tado co­mo par­tí­ci­pe ne­ce­sa­rio en la muer­te del in­ves­ti­ga­dor del aten­ta­do a la Amia el 18 de enero de 2015, por ha­ber­le pres­ta­do la no­che an­te­rior el ar­ma usa­da en el he­cho. En un dic­ta­men de 1.080 ca­ri­llas, el fis­cal Eduar­do Taiano lo acu­só de ha­ber lle­va­do el ar­ma al de­par­ta­men­to de Nis­man en el ba­rrio de Puer­to Ma­de­ro a sa­bien­das de que iba a ser usa­da pa­ra ma­tar­lo. El téc­ni­co in­for­má­ti­co era em­plea­do de la fis­ca­lía de Nis­man y se­gún él de­cla­ró, se de­di­ca­ba a ta­reas de so­por­te téc­ni­co. Pe­ro La­go­mar­sino fi­gu­ra co­mo co­ti­tu­lar de una cuen­ta abier­ta ade­más a nom­bre de la her­ma­na y la ma­dre de Nis­man en el ex­te­rior, de la cual el fis­cal era apo­de­ra­do. Ade­más, era el úni­co que te­nía la cla­ve pa­ra el ac­ce­so re­mo­to a la compu­tado­ra per­so­nal del fis­cal. Taiano dio por pro­ba­do en ba­se a una jun­ta in­ter­dis­ci­pli­na­ria de Gen­dar­me­ría Na­cio­nal que Nis­man fue ase­si­na­do de un ba­la­zo en la ca­be­za en su de­par­ta­men­to.

El ar­ma usa­da fue la que la no­che an­te­rior di­jo ha­ber lle­va­do La­go­mar­sino a pe­di­do del fis­cal que te­mía por su se­gu­ri­dad, una Ber­sa que es­ta­ba re­gis­tra­da a su nom­bre. Po­co an­tes de apa­re­cer muer­to, Nis­man ha­bía de­nun­cia­do a la ex­pre­si­den­ta Cris­ti­na Kirch­ner y a fun­cio­na­rios de su go­bierno por su­pues­to en­cu­bri­mien­to agravado del aten­ta­do a la Amia a raíz de la fir­ma del Me­mo­rán­dum de en­ten­di­mien­to en­tre Ar­gen­ti­na e Irán.<

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.