Pé­rez de Eu­la­te

>Pa­ri­ta­ria do­cen­te

Democracia - - Front Page - Por Ma­riano Pé­rez de Eu­la­te

Vidal em­pie­za la ne­go­cia­ción sa­la­rial con la pre­sión de los mas­sis­tas y del Go­bierno na­cio­nal.

La “re­be­lión” de los in­ten­den­tes bo­nae­ren­ses del opo­si­tor Fren­te Re­no­va­dor, quie­nes avi­sa­ron que pien­san dar au­men­tos sa­la­ria­les a los em­plea­dos mu­ni­ci­pa­les por arri­ba de la pre­ten­sión del 15 % que im­pul­sa Ma­ría Eu­ge­nia Vidal, no pa­re­ce des­ve­lar de­ma­sia­do a los fun­cio­na­rios del go­bierno pro­vin­cial.

“Pu­ro co­ti­llón mas­sis­ta”, se es­cu­chó en des­pa­chos ofi­cia­les a mo­do de ex­pli­ca­ción. Don­de se ad­mi­te, además, que la ver­da­de­ra preo­cu­pa­ción es la ne­go­cia­ción con los do­cen­tes, que se ini­cia ma­ña­na.

To­dos los es­ce­na­rios de tra­ba­jo que se tra­zan en Educación y en Eco­no­mía son de con­flic­to con los prin­ci­pa­les sin­di­ca­tos de maes­tros. “Si tie­nen de­ci­di­do ha­cer pa­ro que al me­nos lo ha­gan an­tes del ini­cio de cla­ses”, desean en la Go­ber­na­ción, re­sig­na­dos. Sue­na utó­pi­co. Los gre­mios ya avi­sa­ron que no acep­ta­rán un 15% de in­cre­men­to y me­nos sin cláu­su­la ga­ti­llo de ac­tua­li­za­ción por in­fla­ción. Cer­ca de Vidal di­cen que la fa­mo­sa cláu­su­la no es una op­ción que hoy se ma­ne­je.

Esa pos­tu­ra fé­rrea de Vidal es­ta­ría evi­den­cian­do lo que en Cam­bie­mos se ad­mi­te fue­ra de mi­cró­fono: la enor­me pre­sión que re­ci­be por es­tas ho­ras la go­ber­na­do­ra des­de la Ca­sa Ro­sa­da pa­ra man­te­ner la pa­ri­ta­ria pro­vin­cial den­tro de los pa­rá­me­tros de in­fla­ción es­ti­pu­la­dos por el Ban­co Central. Esas pau­tas in­fla­cio­na­rias, en ver­dad, son re­la­ti­vi­za­das por la ma­yo­ría de los eco­no­mis­tas in­de­pen­dien­tes, que au­gu­ran una suba de pre­cios de al­re­de­dor del 20%. “Re­co­no­cer la cláu­su­la ga­ti­llo es ad­mi­tir que la in­fla­ción es­ta­rá por arri­ba del 15%”, ex­pli­can vo­ce­ros ofi­cia­les.

Pa­ra el pre­si­den­te Mauricio Ma­cri, una pa­ri­ta­ria exi­to­sa en Bue­nos Ai­res se­ría un triun­fo po­lí­ti­co que mar­ca­ría ten­den­cia en el res­to del país y en to­dos los es­ta­men­tos es­ta­ta­les. Vidal es­tá obli­ga­da a so­por­tar esa pre­sión so­bre su ges­tión, cons­cien­te de que se­rá enor­me­men­te be­ne­fi­cia­da por el au­men­to de fon­dos que le lle­ga­rán de acuer­do a las ne­go­cia­cio­nes con las pro­vin­cias ce­rra­das en el agi­ta­do fin de 2017. Es un com­pro­mi­so, además, que asu­mió con Ma­cri en per­so­na, ex­pli­can cer­ca su­yo.

Cu­rio­sa pa­ra­do­ja la de esa ben­di­ta cláu­su­la ga­ti­llo: el año pa­sa­do era re­cha­za­da fuer­te­men­te por los gre­mios y ofre­ci­da por el go­bierno pro­vin­cial co­mo ga­ran­tía de que los sa­la­rios es­ta­ta­les no per­de­ría po­der ad­qui­si­ti­vo fren­te a la in­fla­ción; es­te año la co­sa es al re­vés por­que son los sin­di­ca­tos los que la quie­ren pa­ra em­pe­zar a ha­blar y Cam­bie­mos la re­cha­za co­mo par­te del me­ca­nis­mo de ne­go­cia­ción.

Aca­so se guar­de co­mo una ju­ga­da de úl­ti­mo mo­men­to si las ne­go­cia­cio­nes se es­ta­can o el ini­cio de las cla­ses -es­ti­pu­la­do pa­ra el 5 de mar­zo en el ni­vel ini­cial y pa­ra el 12 en el res­to- se di­la­ta de­ma­sia­do.

Po­dría ser al­go así co­mo una ba­la que no se quie­re ju­gar de en­tra­da. Cau­tos, en el go­bierno pre­fie­ren ha­blar só­lo de la po­si­bi­li­dad de un “me­ca­nis­mo de re­vi­sión” an­te la po­si­bi­li­dad de que la suba de pre­cios sea más al­ta de lo es­pe­ra­do por el Go­bierno.

Si bien la pos­tu­ra de los in­ten­den­tes opo­si­to­res no preo­cu­pa tan­to, es in­ne­ga­ble que se su­ma co­mo ele­men­to de pre­sión en to­da la ne­go­cia­ción sa­la­rial. No lla­mó de­ma­sia­do la aten­ción en la go­ber­na­ción la pos­tu­ra de los al­cal­des hi­per­cris­ti­nis­tas, co­mo Mario Sec­co de En­se­na­da o Jor­ge Fe­rra­re­si de Ave­lla­ne­da, por­que sue­len pa­rar­se en la ve­re­da de en­fren­te de to­do lo que pro­po­ne Cam­bie­mos.

Pe­ro en el ca­so de los mas­sis­tas sor­pren­dió un po­co de­bi­do a que mu­chos de los dis­tri­tos go­ber­na­dos por los re­no­va­do­res es­tán más que com­pro­me­ti­dos en el as­pec­to eco­nó­mi­co-fi­nan­cie­ro. “Ellos fir­ma­ron un pac­to de res­pon­sa­bi­li­dad fis­cal y tie­nen que cum­plir­lo”, ex­pli­can en la go­ber­na­ción a mo­do de ade­lan­to de uno de los ar­gu­men­tos que uti­li­za­rá Vidal cuan­do la dis­cu­sión se tras­la­de a los he­chos con­cre­tos.

“Ellos dan el au­men­to que quie­ren y des­pués vie­nen a pe­dir­nos pla­ta a no­so­tros pa­ra po­der pa­gar­lo”, se que­jan vo­ce­ros ofi­cio­sos en Eco­no­mía. Los in­ten­den­tes del Fren­te Re­no­va­dor ex­pli­can que no res­pe­ta­rán la pau­ta del 15% de au­men­to a sus em­plea­dos por con­se­jo de los eco­no­mis­tas del es­pa­cio, en­ca­be­za­dos por el ex mi­nis­tro Roberto La­vag­na. Sue­na a or­den que vie­ne de arri­ba.

Es por eso que al­gu­nos di­ri­gen­tes del vi­da­lis­mo creen ver en la du­re­za de los mas­sis­tas -una de­ce­na de je­fes co­mu­na­les- un me­ca­nis­mo de pre­sión in­di­rec­ta pa­ra me­jo­rar las chan­ces de ese sec­tor po­lí­ti­co en cier­tas ne­go­cia­cio­nes que se es­tán lle­van­do ade­lan­te con dis­cre­ción pa­ra ocu­par de­ter­mi­na­dos lu­ga­res en or­ga­nis­mos es­ta­ta­les que aún no han si­do de­fi­ni­dos lue­go del cam­bio de es­ce­na­rio po­lí­ti­co que su­pu­so la elec­ción del medio tér­mino del año pa­sa­do.

Lu­ga­res en el di­rec­to­rio del Ban­co Pro­vin­cia, si­llo­nes va­can­tes en el Tri­bu­nal de Cuen­tas, cier­tos car­gos en la Jus­ti­cia. To­do eso es par­te de con­ver­sa­cio­nes que in­vo­lu­cran al lla­ma­do pe­ro­nis­mo dia­lo­guis­ta, al Fren­te Re­no­va­dor y, cla­ro, al ofi­cia­lis­mo de Cam­bie­mos.<

Cu­rio­sa pa­ra­do­ja la de esa ben­di­ta cláu­su­la ga­ti­llo: el año pa­sa­do era re­cha­za­da fuer­te­men­te por los gre­mios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.