Cin­co de ca­da diez mu­je­res re­co­no­cen su­frir vio­len­cia en su re­la­ción de pa­re­ja

>El 70% de ellas tie­ne en­tre 14 y 30 años, re­ve­la una encuesta con­tes­ta­da por 8.500 ar­gen­ti­nas, que bus­ca en­se­ñar a re­co­no­cer las se­ña­les de un no­viaz­go vio­len­to.

Democracia - - Policiales -

Cuan­do se ha­bla de vio­len­cia de gé­ne­ro sue­le pen­sar­se au­to­má­ti­ca­men­te en agre­sio­nes fí­si­cas, ame­na­zas, abu­so se­xual y fe­mi­ci­dios. Sin em­bar­go, la vio­len­cia en una re­la­ción de pa­re­ja pue­de pre­sen­tar­se en múl­ti­ples si­tua­cio­nes co­ti­dia­nas a tra­vés de con­duc­tas de con­trol, do­mi­na­ción, hu­mi­lla­ción y des­ca­li­fi­ca­ción. Tan ha­bi­tua­les re­sul­tan es­tas con­duc­tas por par­te de hom­bres en nues­tra so­cie­dad que cin­co de ca­da diez mu­je­res ar­gen­ti­nas con­sul­ta­das en una encuesta on li­ne re­co­no­cie­ron ser víc­ti­mas de ella.

Un es­tu­dio rea­li­za­do a tra­vés de in­ter­net por el Mi­nis­te­rio de Desa­rro­llo Hu­mano de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res del que par­ti­ci­pa­ron unas 8.500 mu­je­res, re­ve­ló que el 50% de ellas re­co­no­ce su­frir vio­len­cia en ma­yor o me­nor gra­do den­tro de sus re­la­cio­nes de pa­re­ja. Los re­sul­ta­dos del test di­gi­tal “El Amor ha­ce bien” fue­ron di­fun­di­dos ayer co­mo un in­ten­to por des­per­tar ma­yor cons­cien­cia so­bre es­te ti­po de si­tua­cio­nes, al acer­car­se el Día de los Enamo­ra­dos, que se ce­le­bra ma­ña­na en to­do el mun­do.

Di­se­ña­da con pre­gun­tas sim­ples y con­cre­tas que apun­tan a de­tec­tar com­por­ta­mien­tos de con­trol, do­mi­na­ción, hu­mi­lla­ción y des­ca­li­fi­ca­ción en la re­la­ción de pa­re­ja, la con­sul­ta mos­tró que un 70% de las mu­je­res que re­co­no­cie­ron su­frir vio­len­cia tie­ne en­tre 14 y 30 años.

Los re­sul­ta­dos del tra­ba­jo coin­ci­den con los se­ña­la­dos por un in­for­me de Na­cio­nes Uni­das, se­gún el cual al me­nos tres de ca­da diez mu­je­res ado­les­cen­tes su­fren en al­gún mo­men­to las ma­ni­fes­ta­cio­nes de un no­viaz­go vio­len­to. De acuer­do con ex­per­tos se ese or­ga­ni­za­ción, la ci­fra cons­ti­tui­ría “la pun­ta de un ice­berg”, da­da que un im­por­tan­te por­cen­ta­je de esas si­tua­cio­nes no son re­co­no­ci­das co­mo vio­len­cia por quie­nes las su­fren.

En la mi­tad de las re­la­cio­nes vio­len­tas los ma­los tra­tos co­mien­zan du­ran­te el no­viaz­go

“Ne­gar, jus­ti­fi­car o mi­ni­mi­zar es­tas se­ña­les pue­de de­ber­se al he­cho de es­tar li­ga­da afec­ti­va y emo­cio­nal­men­te a la pa­re­ja, su­man­do además los man­da­tos im­pues­tos por una so­cie­dad cul­tu­ral­men­te ma­chis­ta”, ex­pli­can des­de el mi­nis­te­rio de Desa­rro­llo Hu­mano de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res, los res­pon­sa­bles de la in­ves­ti­ga­ción.

De ahí que “es­te test no só­lo pre­ten­de brin­dar me­dios de apoyo y asis­ten­cia a quie­nes son víc­ti­mas de re­la­cio­nes vio­len­tas, sino tam­bién ge­ne­rar con­cien­cia y con­ver­tir­las en agen­tes mul­ti­pli­ca­do­res de una so­cie­dad li­bre de vio­len­cia”, se­ña­lan.

“Una reali­dad si­len­cio­sa”

“La vio­len­cia de gé­ne­ro es una reali­dad do­lo­ro­sa y si­len­cio­sa que con­vi­ve en­tre no­so­tros. Y es alar­man­te sa­ber que la mi­tad de las re­la­cio­nes vio­len­tas co­men­za­ron sus pri­me­ros ma­los tra­tos du­ran­te el no­viaz­go. Por eso, la pre­ven­ción y de­tec­ción tem­pra­na de si­tua­cio­nes de vio­len­cia es fun­da­men­tal pa­ra erra­di­car ese fla­ge­lo, que nos atra­vie­sa co­mo so­cie­dad”.”, co­men­tó la mi­nis­tra de Desa­rro­llo Hu­mano, Gua- da­lu­pe Ta­glia­fe­rri.

Las se­ña­les de vio­len­cia de gé­ne­ro de­tec­ta­das du­ran­te el es­tu­dio se ba­san en las res­pues­tas a las si­guien­tes diez pre­gun­tas: “Cuan­do no es­tán jun­tos, ¿tu pa­re­ja te con­tro­la pre­gun­tán­do­te con quién es­tás, dón­de y qué es­tás ha­cien­do? ¿Re­vi­sa los men­sa­jes de tu ce­lu­lar o te pi­dió la con­tra­se­ña del mail, Fa­ce­book o Ins­ta­gram co­mo ‘prue­ba de con­fian­za’?”.

“Al­gu­na vez, ¿te acu­só de ha­ber si­do in­fiel o de co­que­tear con otros? ¿Sen­tís que te ale­jas­te o per­dis­te con­tac­to con tus ami­gos o fa­mi­lia­res des­de que es­tás en pa­re­ja? ¿Le mo­les­ta que tra­ba­jes/es­tu­dies o que ha­gas ac­ti­vi­da­des de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te co­mo vi­si­tar ami­gos, ir al gim­na­sio o ele­gir que­dar­te en tu ca­sa?”, con­ti­núa el cues­tio­na­rio.

Y fi­na­li­za: “¿Le mo­les­ta que sal­gas con ami­gos y cuan­do lo ha­cés te ha­bla o men­sa­jea to­do el tiempo por ce­lu­lar? ¿Cri­ti­ca tu apa­rien­cia y tu ro­pa o me­nos­pre­cia en pú­bli­co o pri­va­do tus opi­nio­nes? ¿Es sim­pá­ti­co y agra­da­ble fren­te a los de­más, pe­ro cam­bia cuan­do es­tán so­los? ¿Sen­tís que no tie­ne en cuen­ta tu opinión al mo­men­to de pro­gra­mar una sa­li­da o to­mar al­gu­na de­ci­sión que in­vo­lu­cre a la pa­re­ja? ¿Te di­ce que to­do lo que ha­cés es­tá mal, que sos tor­pe o que no ser­vís pa­ra na­da?”. Co­mo po­si­bles res­pues­tas, el test brinda tres op­cio­nes pre­de­ter­mi­na­das: “Siem­pre”, “A ve­ces” y “Nun­ca”, y tras ana­li­zar­las emi­te una con­clu­sión o su­ge­ren­cia.

El Test se en­cuen­tra dis­po­ni­ble en el si­tio www.bue­no­sai­res.gob.ar/ela­mor­ha­ce­bien.<

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.