Gui­ller­mo Pi­ro: "Una ma­dre es un de­tec­ti­ve per­fec­to"

>En "La co­me­dia de una ma­dre", na­rra la pe­ri­pe­cia de una mu­jer que bus­ca de­mos­trar la inocen­cia de su hi­jo.

Democracia - - Vida -

En "La co­me­dia de una ma­dre", el es­cri­tor y periodista Gui­ller­mo Pi­ro na­rra la pe­ri­pe­cia de una ma­dre que bus­ca de­mos­trar la inocen­cia de su hi­jo acu­sa­do de una sa­ga de vio­la­cio­nes y mon­ta un raid de­tec­ti­ves­co pa­ra ha­llar a quien su­po­ne el ver­da­de­ro cul­pa­ble, to­do en el mar­co de un po­li­cial atí­pi­co que in­clu­ye ci­tas li­te­ra­rias, una vi­sión pa­ró­di­ca de los me­dios y una crí­ti­ca al sis­te­ma pe­nal mo­derno.

Fi­gu­ra de al­ta re­so­nan­cia sim­bó­li­ca en la his­to­ria ar­gen­ti­na, la ma­dre que re­tra­ta el au­tor de "Ver­sio­nes del Niá­ga­ra" y "Gui­ller­mo ho­tel" no rein­vin­di­ca cau­sas co­lec­ti­vas. Su per­sis­ten­cia y su ab­ne­ga­ción es­tán con­sa­gra­das ob­se­si­va­men­te a de­mos­trar que la impu­tación a Rai­mun­do Cur­cio -tal el nom­bre de su hi­jo- es un error que ella de­be re­pa­rar.

Así, en una tra­ma lle­na de di­gre­sio­nes que el es­cri­tor atri­bu­ye a la ne­ce­si­dad "de no lle­gar con de­ma­sia­da pri­sa al fi­nal", la no­ve­la pro­po­ne un se­gui­mien­to ma­niá­ti­co de la pes­qui­sa que em­pren­de la pro­ta­go­nis­ta por las dis­co­te­cas del Co­n­ur­bano bo­nae­ren­se con el pro­pó­si­to de ha­llar a un hom­bre idén­ti­co a su hi­jo, que per­mi­ta de­mos­trar el error en el que han in­cu­rri­do las do­ce víc­ti­mas de vio­la­ción que acu­sa­ron a su vás­ta­go.

- La elec­ción de una ma­dre co­mo mo­tor del re­la­to, ¿tie­ne una gra­vi­ta­ción sin­gu­lar en la Ar­gen­ti­na? Me re­fie­ro al rol que es­ta fi­gu­ra tie­ne en la cons­truc­ción de la me­mo­ria so­cial des­de la dic­ta­du­ra en ade­lan­te: la co­ne­xión con las Ma­dres de Pla­za de Ma­yo que desafia­ron al po­der mi­li­tar pa­ra bus­car y de­fen­der a sus hi­jos es inevi­ta­ble ¿La no­ve­la re­co­ge al­go de ese le­ga­do?

- Ab­so­lu­ta­men­te sí, nun­ca per­dí de vis­ta en el ho­ri­zon­te esa ana­lo­gía con las Ma­dres de Pla­za de Ma­yo, co­mo tam­po­co per­dí la ana­lo­gía con mi pro­pia ma­dre y con tan­tas ma­dres que co­noz­co. Pe­ro in­clu­so pen­sa­ba en las Ma­dres fue­ra o le­jos de su con­no­ta­ción po­lí­ti­ca des­de el Gol­pe en ade­lan­te.

Me re­fie­ro a to­dos esos ad­je­ti­vos que ha­cen de ellas se­res inimpu­tables, to­das esas co­sas que tie­nen su jus­ti­fi­ca­ción en la san­gre y que ha­cen de ellas se­res in­co­rrup­ti­bles, tes­ta­ru­dos y va­lien­tes. Una ma­dre es un de­tec­ti­ve per­fec­to.

- ¿Y có­mo atra­vie­sa a es­ta ma­dre el te­ma de la cul­pa? ¿Sien­te que las impu­tacio­nes ha­cia su hi­jo re­caen inevi­ta­ble­men­te so­bre ella, en tan­to ella ha si­do la en­car­ga­da de edu­car­lo y po­si­cio­nar­lo de una ma­ne­ra de­ter­mi­na­da en el mun­do?

- Pro­ba­ble­men­te sea así, y de allí sur­ge la cer­te­za de la ma­dre de la no­ve­la ha­cia la inocen­cia de su hi­jo. Pro­ba­ble­men­te sa­be con cer­te­za que ella hi­zo las co­sas co­mo es de­bi­do. En su ca­so pue­de ser que fun­cio­ne así, pe­ro no sé si es una ac­ti­tud ge­ne­ra­li­za­ble.

En la no­ve­la se ha­bla de la "co­me­dia de la ma­dre" en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, co­mo al­go que se da ba­jo cier­tas con­di­cio­nes y en cier­tos mo­men­tos in­de­fec­ti­ble­men­te. Pe­ro no sé si to­das las ma­dres sien­ten que esa cul­pa­bi­li­dad re­cae so­bre ellas. Tal vez mi ma­dre (la de la no­ve­la) no se lo ha­ya plan­tea­do así ex­pre­sa­men­te, en esos tér­mi­nos, pe­ro en el fon­do creo que ella cree en la inocen­cia de su hi­jo por­que ella es inocen­te.

- El li­bro for­ma par­te de una co­lec­ción de no­ve­la ne­gra pe­ro se des­co­rre bas­tan­te del po­li­cial: no hay una pes­qui­sa que mo­to­ri­ce el re­la­to ni detectives de­trás de la di­lu­ci­da­ción de un cri­men, etc... Hay una ma­dre que in­ten­ta des­mon­tar la cul­pa­bi­li­dad de su hi­jo y eso en­ca­mi­na otros plan­teos ¿Pe­se a eso "La co­me­dia de una ma­dre" re­va­li­da su per­te­nen­cia al po­li­cial?

- Tal vez no se tra­te de una ver­da­de­ra no­ve­la po­li­cial, sino de una fal­sa no­ve­la po­li­cial. Pe­ro sien­do una fal­sa no­ve­la po­li­cial se­gui­ría sien­do una no­ve­la po­li­cial, só­lo que fal­sa. A la ma­dre la veo en cier­to mo­do co­mo un de­tec­ti­ve, pe­ro co­mo un de­tec­ti­ve po­co li­te­ra­rio, más rea­lis­ta. Co­no­cí uno una vez, en Madrid, que se ocu­pa­ba de cau­sa­les de di­vor­cio, si­guien­do a pa­re­jas in­fie­les pa­ra sa­car­les fotos. Su na­rra­ción del tra­ba­jo no se pa­re­cía en na­da a la la­bor de los detectives li­te­ra­rios. Más bien to­do lo con­tra­rio: tal co­mo lo des­cri­bía se tra­ta­ba del tra­ba­jo más abu­rri­do del mun­do.

La pes­qui­sa de An­gé­li­ca se da en ese re­gis­tro rea­lis­ta: in­ves­ti­gar es en mu­chos ca­sos te­dio­so y re­pe­ti­ti­vo. En ese as­pec­to la veo co­mo una de­tec­ti­ve. No só­lo co­mo una de­tec­ti­ve, sino co­mo una de­tec­ti­ve ejem­plar. Creo que un de­tec­ti­ve (pien­so en aquel co­no­ci­do de Madrid) se ha­bría abu­rri­do más de la cuen­ta con la ta­rea em­pren­di­da por An­gé­li­ca y no ha­bría lle­ga­do al fi­nal de la pes­qui­sa.

Allí en­tra en es­ce­na la tes­ta­ru­dez de la que ha­bla­ba an­tes. Una mez­cla de con­cien­cia e in­cons­cien­cia, de fi­nes al­tos y me­dios ba­jos, de una gran pre­dis­po­si­ción ha­cia las gran­des ac­cio­nes que só­lo se rea­li­zan con la­bo­res abu­rri­das. No co­noz­co na­da más abu­rri­do que es­pe­rar.

- Li­ga­do a lo an­te­rior, la no­ve­la tra­ba­ja en la fron­te­ra de los gé­ne­ros, en cier­to mo­do tam­bién al bor­de del ve­ro­sí­mil. ¿La idea es des­aco­mo­dar al lec­tor?

- An­te to­do creo que ne­ce­si­to des­co­lo­car­me a mí mis­mo: no abu­rrir­me. Des­co­lo­car al lec­tor se conecta con esa sen­ten­cia de Da­vid Fos­ter Wa­lla­ce que a mi mo­do de ver es cen­tral en li­te­ra­tu­ra, cu­ya la­bor con­sis­te en tran­qui­li­zar al que es­tá ner­vio­so y po­ner ner­vio­so al que es­tá tran­qui­lo. Si eso en­ten­de­mos por des­co­lo­car, en­ton­ces sí, me in­tere­sa.

No sé si es­to mar­ca una ten­den­cia en la li­te­ra­tu­ra ac­tual por­que no es­toy muy al tan­to de ella. En 2017, por ejem­plo, me de­di­qué a leer so­la­men­te li­bros de Joe Lans­da­le, más de 50. No en­con­tra­ba in­te­rés en otra co­sa y no veía la ho­ra de terminar uno pa­ra em­pe­zar otro. Así que po­dés ima­gi­nar­te la vi­sión tor­ci­da que po­dría te­ner res­pec­to a lo que es la li­te­ra­tu­ra ac­tual si me guia­ra por mis lec­tu­ras.<

>El li­bro in­clu­ye una crí­ti­ca al sis­te­ma pe­nal mo­derno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.