AL­FRE­DO MORBELLI

El re­co­no­ci­do pe­dia­tra de nues­tro me­dio re­pa­sa su tra­yec­to­ria.

Democracia - - Front Page -

>Lle­va más de 35 años co­mo pe­dia­tra. Se for­mó en el Hos­pi­tal de Ni­ños de La Pla­ta. Se desem­pe­ña en su con­sul­to­rio, en el Sa­na­to­rio Ju­nín y es el je­fe del ser­vi­cio de Pe­dia­tría del hos­pi­tal.

Co­mo je­fe del ser­vi­cio de Pe­dia­tría del hos­pi­tal, Al­fre­do Morbelli sue­le ha­cer­les tres pre­gun­tas a los que in­gre­san co­mo re­si­den­tes: ¿por qué es­tu­dia­ron me­di­ci­na?, ¿por qué tie­nen pues­to un guar­da­pol­vo?, y ¿qué ti­po de mé­di­co les gus­ta­ría que es­té al fi­nal del pa­si­llo si us­te­des lle­ga­ran con un hi­jo en­fer­mo?

Esas pre­gun­tas –que siem­pre que­dan so­bre­vo­lan­do por­que nun­ca les pi­dió una res­pues­ta a los jó­ve­nes– son las que im­pul­sa­ron, en de­fi­ni­ti­va, su pro­pio ca­mino, que fue guia­do por una gran pa­sión que de­mues­tra día a día en el con­sul­to­rio.

Mé­di­co

Hi­jo de un con­ta­dor pú­bli­co y una maestra rural, Al­fre­do Morbelli na­ció en Ju­nín. Hi­zo la pri­ma­ria en la Es­cue­la 24 y la se­cun­da­ria en el Na­cio­nal y el Nor­mal.

Aun­que no tie­ne an­te­ce­den­tes vin­cu­la­dos a la sa­lud en su fa­mi­lia, des­de siem­pre su­po que iba a ser mé­di­co y pe­dia­tra. “To­da mi vi­da lo di­je, o sea que hoy soy lo que que­ría ser. La pe­dia­tría ha si­do y es mi pa­sión”, afir­ma.

Es­tu­dió en La Pla­ta e hi­zo la re­si­den­cia en el Hos­pi­tal de Ni­ños de esa ciu­dad. Una vez ter­mi­na­da esa eta­pa, re­gre­só a Ju­nín.

Re­gre­so a Ju­nín

Los pri­me­ros me­ses en Ju­nín tu­vo una be­ca de ra­di­ca­ción, por la cual, em­pe­zó a tra­ba­jar en el hos­pi­tal. “En ese mo­men­to fue muy du­ro, mi es­po­sa de­jó su tra­ba­jo en Bue­nos Ai­res, te­nía­mos una be­ba de me­ses, y así em­pe­za­mos”, re­cuer­da.

De a po­co se fue ha­cien­do un lu­gar. Ga­nó un con­cur­so en el hos­pi­tal, abrió su con­sul­to­rio, y más ade­lan­te in­gre­só en el Sa­na­to­rio Ju­nín. En los tres lu­ga­res si­gue aten­dien­do to­da­vía, y des­de ha­ce ocho años es el je­fe del ser­vi­cio de Pe­dia­tría.

La pe­dia­tría

Morbelli ejer­ce co­mo pe­dia­tra y neo­na­tó­lo­go. En mo­men­tos de su for­ma­ción no eran es­pe­cia­li­da­des se­pa­ra­das, co­mo lo son hoy.

Co­mo pro­fe­sio­nal, ejer­ce en el ám­bi­to pú­bli­co y en el pri­va­do. “Los chi­cos son igua­les en to­do el mun­do –afir­ma–, in­de­pen­dien­te­men­te de su co­lor, su idio­ma, o su si­tua­ción eco­nó­mi­ca o so­cial. La pe­dia­tría es igual en to­dos la­dos. Ob­via­men­te hay di­fe­ren­cias en­tre la me­di­ci­na pri­va­da y la pú­bli­ca, el hos­pi­tal es el lu­gar don­de uno ve las pa­to­lo­gías más com­ple­jas

En sus pa­la­bras “De­be ha­ber po­cas es­pe­cia­li­da­des que gra­ti­fi­quen tan­to co­mo la pe­dia­tría”.

“Lo que más me im­por­ta es lo que que­da de mí en mis pa­cien­tes”. Al­fre­do Morbelli Pe­dia­tra.

“Pien­so qué suer­te que ten­go de ha­ber­me po­di­do en­tre­nar pa­ra po­der ayu­dar a un chi­co; esa es una sen­sa­ción de ple­ni­tud tan gran­de, que es in­com­pa­ra­ble”.

por­que la po­bla­ción que se atien­de allí es mu­cho más ex­pues­ta y vul­ne­ra­ble. No obs­tan­te, a mí me en­can­tan las dos y no po­dría ele­gir una, se­ría in­jus­to de­cir que me he in­vo­lu­cra­do más con una que con otra por­que me han apa­sio­na­do las dos”.

Cla­ra­men­te, el tra­ba­jo pa­ra él es una pa­sión. “La pe­dia­tría es ma­ra­vi­llo­sa”, sen­ten­cia. Se­gún su mi­ra­da, “de­be ha­ber po­cas es­pe­cia­li­da­des que den tan­ta gra­ti­fi­ca­ción co­mo lo ha­ce la pe­dia­tría”. Y, en ese mar­co, evo­ca que en sus pri­me­ros años se pre­gun­ta­ba có­mo te­nía que aten­der, qué ro­pa te­nía que usar, có­mo iba a tra­tar a los pa­cien­tes y a sus pa­dres, y la con­clu­sión que sa­có con el tiem­po “es que uno tie­ne que ser co­mo es”. Y pro­fun­di­za: “La gen­te per­ci­be cuan­do uno ama lo que ha­ce, y los chi­cos se dan cuen­ta de lo que uno les da. Yo me pre­gun­ta­ba qué re­cor­da­rían los chi­cos de mí, y en es­ta eta­pa es­toy en­con­tran­do esas res­pues­tas por­que hoy atien­do mu­chí­si­mos hi­jos de quie­nes fue­ron pa­cien­tes míos. Uno de es­tos ca­sos me pa­só es­ta se­ma­na, con una chi­ca que fue pa­cien­te mía y trajo a su hi­ja; la ne­na le di­jo ‘Al­fre­do es mío’, y la res­pues­ta de la ma­dre fue ‘no, es mío’. Ese es el ma­yor pre­mio que uno pue­de te­ner, eso me emo­cio­na mu­chí­si­mo por­que es lo que uno so­ñó”.

Tra­ba­jar con ni­ños im­pli­ca una gran res­pon­sa­bi­li­dad y con­lle­va la di­fi­cul­tad de no in­vo­lu­crar­se cuan­do los chi­cos tie­nen pro­ble­mas se­rios. “Nos sue­len de­cir có­mo po­de­mos tra­ba­jar con chi­cos, qué ha­ce­mos cuan­do te­ne­mos al­gún pa­cien­te gra­ve, y yo lo ana­li­zo exac­ta­men­te al re­vés: pien­so qué suer­te que ten­go de ha­ber­me po­di­do en­tre­nar pa­ra po­der ayu­dar­lo; esa es una sen­sa­ción de ple­ni­tud tan pe­ro tan gran­de, que es in­com­pa­ra­ble”, ase­gu­ra.

Ba­lan­ce

En su ca­rre­ra, Morbelli siem­pre tra­tó de vo­lar co­mo un águi­la, no co­mo una tor­ca­za. “He subido lo más al­to que he po­di­do, to­do lo que me per­mi­tie­ron mis alas y mi in­te­lec­to –gra­fi­ca–, por suer­te he al­can­za­do to­do lo que me he pro­pues­to. Pe­ro re­pi­to que, des­pués de to­do, lo que más me im­por­ta es lo que que­da de mí en mis pa­cien­tes”.

Con ese ca­mino re­co­rri­do y lo mu­cho que le que­da por ha­cer y por “vo­lar”, al mo­men­to de ha­cer un ba­lan­ce, con­clu­ye: “Yo quie­ro vi­vir 40 años más, via­jar, dis­fru­tar, to­mar un vino, bai­lar, reír, can­tar; pe­ro si la vi­da hoy di­je­ra que has­ta acá lle­gué, es­toy muy sa­tis­fe­cho por lo que hi­ce, por­que for­mé una fa­mi­lia, es­toy al la­do de una mu­jer que amo, ten­go cua­tro hi­jos que son bue­na gen­te, tu­ve la po­si­bi­li­dad de dar­les un es­tu­dio, fui y soy el mé­di­co que que­ría ser –aún con mis cla­ros­cu­ros–, al­can­cé las metas que me pro­pu­se, por eso es­toy gra­ti­fi­ca­do. Siem­pre que­dan co­sas en el ca­mino, pe­ro en el ba­lan­ce es­toy muy sa­tis­fe­cho, y eso no es so­ber­bia ni ego­cen­tris­mo, sino sa­tis­fac­ción de ser el mé­di­co, pe­dia­tra, pa­dre, es­po­so y ami­go que soy”.<

&gt;Al­fre­do Morbelli es el je­fe del área de Pe­dia­tría del Hos­pi­tal In­ter­zo­nal Ge­ne­ral de Agu­dos “Dr. Abraham Pi­ñey­ro”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.