Sal­va­ra­ni: “Ne­ce­si­ta­mos más do­nan­tes vo­lun­ta­rios de san­gre en Cha­ca­bu­co”

>El coor­di­na­dor de He­mo­te­ra­pia de Re­gión Sa­ni­ta­ria III se re­fi­rió a la im­por­tan­cia de la do­na­ción y de­ta­lló las ac­ti­vi­da­des que lle­van a ca­bo pa­ra al­can­zar una ma­yor con­cien­ti­za­ción.

Democracia - - Nuestro -

En el mar­co del Día Na­cio­nal del Do­nan­te Vo­lun­ta­rio de San­gre, dis­tri­tos de la re­gión rea­li­za­ron dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des pa­ra di­fun­dir y pro­mo­cio­nar la im­por­tan­cia de do­nar san­gre de ma­ne­ra vo­lun­ta­ria. En el ca­so de Cha­ca­bu­co, se in­ten­si­fi­ca­ron las ta­reas de con­cien­ti­za­ción mien­tras que otros mu­ni­ci­pios pro­pu­sie­ron una colecta de san­gre. En diá­lo­go con De­mo­cra­cia, el coor­di­na­dor de He­mo­te­ra­pia de Re­gión Sa­ni­ta­ria III, Mar­ce­lo Sal­va­ra­ni, se re­fi­rió a la si­tua­ción en Cha­ca­bu­co y ase­gu­ró que se ne­ce­si­ta otra con­cien­cia so­cial al res­pec­to.

- ¿De qué ma­ne­ra se di­fun­de la im­por­tan­cia de do­nar san­gre en Cha­ca­bu­co?

- Te­ne­mos un gru­po que se de­di­ca a la di­fu­sión y es­te año pu­di­mos in­cor­po­rar gen­te jo­ven, chi­cos que asis­ten al co­le­gio se­cun­da­rio, y ellos mis­mos en­ca­be­za­ron las char­las en las es­cue­las. Si bien to­do el año ha­ce­mos ac­ti­vi­da­des, en no­viem­bre las in­ten­si­fi­ca­mos por ser el 9 el Día Na­cio­nal del Do­nan­te Vo­lun­ta­rio de San­gre. En­tre­ga­mos cer­ti­fi­ca­dos y re­co­no­ci­mien­tos a los do­nan­tes vo­lun­ta­rios y a quie­nes se ins­cri­bie­ron en el re­gis­tro de do­nan­tes de mé­du­la ósea, que son al­re­de­dor de 140.

- ¿Cuán­tos do­nan­tes vo­lun­ta­rios tie­ne hoy Cha­ca­bu­co?

- Te­ne­mos en­tre un 30% y 40%, al igual que el pro­me­dio en la provincia de Bue­nos Ai­res. Es­to es, en­tre 900 y 1000 per­so­nas que se acer­can a do­nar por año. Ne­ce­si­ta­mos te­ner mu­chos más, acá y en to­da la Provincia. No­ta­mos que la gen­te es­tá to­man­do más con­cien­cia, mu­chos se ano­tan pa­ra ser do­nan­tes de mé­du­la ósea. Es ne­ce­sa­ria ma­yor di­fu­sión pa­ra que ha­ya más con­cien­ti­za­ción.A fi­nes de oc­tu­bre es­tu­ve con los ins­pec­to­res de en­se­ñan­za, dis­tri­bu­yen­do unos cua­der­ni­llos que en­tre Edu­ca­ción y Sa­lud de Provincia lo hi­cie­ron pa­ra tra­tar el te­ma. Es­tá bueno tra­ba­jar des­de la do­cen­cia en ni­vel se­cun­da­rio. Tam­bién hu­bo char­las en clu­bes, so­cie­da­des de fo­men­to, pe­ñas de fut­bol, la pro­mo­ción hay que ha­cer­la en to­dos la­dos, lo que pa­sa es que mu­chas ve­ces uno no cuen­ta con gen­te y que­re­mos ser for­ma­do­res de for­ma­do­res, es de­cir, que no siem­pre sean del área de Sa­lud quie­nes rea­li­zan las char­las sino que se in­vo­lu­cre la co­mu­ni­dad, por­que es un te­ma co­mu­ni­ta­rio.

- ¿De qué ma­ne­ra se en­ca­ran las char­las in­for­ma­ti­vas en los dis­tin­tos es­pa­cios?

- Pri­me­ro se da a co­no­cer lo que es la he­mo­te­ra­pia, co­men­ta­mos que se en­car­ga de re­ci­bir a los do­nan­tes, es­tu­diar y pre­pa­rar la trans­fu­sión. Se acla­ran cuá­les los requisitos, la im­por­tan­cia de la do­na­ción, hay mu­cha gen­te que pien­sa que do­na una vez san­gre y la san­gre va a du­rar me­ses. Les con­ta­mos que la san­gre se se­pa­ra en gló­bu­los ro­jos, pla­que­ta, plas­ma y otros pro­duc­tos. Es de­cir, que un do­nan­te pue­de ayu­dar a va­rios pa­cien­tes. Por otro la­do, que no se fa­bri­ca la san­gre y que no que­da otra que re­ci­bir do­nan­tes. Y des­pués les da­mos las con­di­cio­nes bá­si­cas: pe­sar más de 50 ki­los, aho­ra se pue­de do­nar des­de los 16 años has­ta los 65, es­tar en buen es­ta­do de sa­lud, les in­di­ca­mos que en la en­tre­vis­ta mé­di­ca se pre­gun­ta si to­man me­di­ca­ción, qué me­di­ca­ción. Se ha­bla de la im­por­tan­cia de eva­luar al do­nan­te con esa en­tre­vis­ta pa­ra que no le ha­ga mal do­nar san­gre y tam­bién pa­ra pro­te­ger al que va a re­ci­bir la san­gre, en­ton­ces pre­gun­ta­mos por si­tua­cio­nes de ries­go, dro­ga­dic­ción, há­bi­tos se­xua­les, eso es con­fi­den­cial y el do­nan­te pue­de eva­cuar to­das sus du­das, so­bre to­do cuan­do vie­ne por pri­me­ra vez. Se con­tro­la la pre­sión ar­te­rial y se pin­cha el de­do pa­ra ver si no es­tá anémi­co, pa­ra pro­te­ger al do­nan­te. Y si se en­cuen­tra al­gu­na pa­to­lo­gía en los es­tu­dios se le co­mu­ni­ca pa­ra que ha­ga el tra­ta­mien­to ne­ce­sa­rio.

- ¿Cuá­les son los mi­tos o pre­con­cep­tos fre­cuen­tes acer­ca de la do­na­ción de san­gre?

- Un mi­to fre­cuen­te es que ha­ce fal­ta es­tar en ayu­na pa­ra do­nar y eso no es así. Re­co­men­da­mos que to­men al­go, al­gu­na in­fu­sión dul­ce, ga­lle­ti­tas con mer­me­la­da, ali­men­tos no gra­sos, pe­ro lí­qui­do y dul­ce, to­do lo que quie­ran. A ve­ces lle­gan con la pre­sión ba­ja por­que no desa­yu­na­ron y si es­tá la pre­sión ba­ja no les po­de­mos sa­car san­gre. Pa­san­do los tres me­ses pue­den vol­ver a do­nar, se ha com­pro­ba­do que no pa­sa na­da. Mu­chos pre­gun­tan por ta­tua­jes, ci­ru­gías, ce­sá­reas, par­tos, en­dos­co­pías; pa­san­do un año del úl­ti­mo ta­tua­je o in­ter­ven­ción de es­te ti­po se pue­de vol­ver a do­nar. Exis­te tam­bién el mi­to de que quie­nes ha­bían te­ni­do he­pa­ti­tis no po­dían do­nar pe­ro pue­den do­nar quie­nes tu­vie­ron he­pa­ti­tis en edad es­co­lar, an­tes de los 12 años. No se pue­de cuan­do no sa­ben qué he­pa­ti­tis tu­vie­ron y si ocu­rrió en la ju­ven­tud o ado­les­cen­cia, ya que la he­pa­ti­tis B se pue­de trans­mi­tir por con­tac­to se­xual y vía san­guí­nea. Ge­ne­ral­men­te ha­ce­mos una pe­que­ña exposición y des­pués la gen­te ha­ce pre­gun­tas pa­ra sa­car­se du­das.

- ¿Cree que hay fal­ta de in­for­ma­ción al res­pec­to?

- Creo que la gen­te no es que no do­na san­gre por­que son ma­las per­so­nas, mu­chas ve­ces no lo ha­cen por fal­ta de in­for­ma­ción. Es­ta­mos an­te un cam­bio cul­tu­ral que se tie­ne que dar, co­mo se ha da­do en otros paí­ses. En Eu­ro­pa los do­nan­tes son vo­lun­ta­rios, no se le pi­de a na­die san­gre al mo­men­to de una ope­ra­ción sino que el stock al­can­za por los do­nan­tes vo­lun­ta­rios pe­ro hay una con­cien­cia dis­tin­ta a la nues­tra. Más allá del 30% que vie­ne vo­lun­ta­ria­men­te siem­pre pe­di­mos do­nan­tes de re­po­si­ción, si hu­bie­ra más vo­lun­ta­rios no ha­ría fal­ta. Lo que que­re­mos es ir cam­bian­do el per­fil de los do­nan­tes, por eso cuan­do vie­ne al­guien a do­nar por un pa­cien­te en par­ti­cu­lar les de­ci­mos que pue­den acer­car­se de ma­ne­ra vo­lun­ta­ria en otras oca­sio­nes tam­bién.<

&gt;Mar­ce­lo Sal­va­ra­ni, coor­di­na­dor de He­mo­te­ra­pia de Re­gión Sa­ni­ta­ria III.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.