Ma­cri de­ja tras­lu­cir su la­do K

Democracia - - Vida - Por Emi­li­ano Rodríguez

l je­fe de Es­ta­do Mau­ri­cio Ma­cri bus­ca­rá muy pro­ba­ble­men­te re­no­var su man­da­to en las elec­cio­nes de 2019. Ya re­co­no­ció pú­bli­ca­men­te que es­tá dis­pues­to a li­de­rar por otros cua­tro años la ges­tión pú­bli­ca na­cio­nal e in­clu­so la vi­ce­pre­si­den­ta Gabriela Mi­chet­ti ex­pre­só en los úl­ti­mos días su de­seo de vol­ver a acom­pa­ñar­lo en una fór­mu­la pre­si­den­cial, co­mo ocu­rrió en 2015.

Ma­cri es­tá en cam­pa­ña y así son los po­lí­ti­cos en cam­pa­ña. Na­da de lo que su­ce­dió re­cien­te­men­te vin­cu­la­do con su al­ta exposición me­diá­ti­ca de­be­ría sor­pren­der.

Des­de su pre­ten­di­da in­je­ren­cia en cues­tio­nes or­ga­ni­za­ti­vas de la fi­nal de la Co­pa Li­ber­ta­do­res de Amé­ri­ca en­tre el club de sus amo­res, Bo­ca, y su má­xi­mo ri­val de­por­ti­vo, Ri­ver, has­ta el bono de 5.000 pe­sos que pre­sio­na pa­ra que el sec­tor pri­va­do pa­gue a to­dos los tra­ba­ja­do­res re­gis­tra­dos en el país.

De es­te ti­po de ini­cia­ti­vas, y de es­ta cla­se de po­lé­mi­cas, se ali­men­ta un po­lí­ti­co en cam­pa­ña.

Ma­cri, po­pu­lis­ta

Ma­cri de­jó tras­lu­cir su la­do K en los úl­ti­mos días, mos­tran­do un per­fil más "po­pu­lis­ta" que in­clu­ye jus­ta­men­te esa de­ci­sión ofi­cial, al pa­re­cer to­ma­da ya, de obli­gar a las em­pre­sas a abo­nar un plus sa­la­rial en dos cuo­tas.

En el sec­tor pri­va­do se en­cen­die­ron las alar­mas y re­fe­ren­tes de la in­dus­tria, de la ac­ti­vi­dad de la cons­truc­ción y so­bre to­do del ám­bi­to de las py­mes sa­lie­ron rá­pi­da­men­te a ad­ver­tir que, en me­dio de una cri­sis, no es­tán en con­di­cio­nes de afron­tar ese pa­go com­pul­si­vo de $5.000.

"Nos quie­ren po­ner en con­tra de los tra­ba­ja­do­res", afir­man los em­pre­sa­rios, a quie­nes el Go­bierno pa­re­ce ha­ber­les des­ti­na­do el rol de "los ma­los de la pe­lí­cu­la" en es­ta con­tien­da por el bono que lle­va ade­lan­te ac­tual­men­te.

El mi­nis­tro Dan­te Si­ca en­ca­be­za las ne­go­cia­cio­nes, que tie­nen co­mo prin­ci­pal ob­je­ti­vo des­ac­ti­var una ame­na­za de pa­ro na­cio­nal por par­te de la CGT justo an­tes de que se desa­rro­lle en Bue­nos Ai­res la his­tó­ri­ca cum­bre del G-20.

Del 30 de no­viem­bre al 1 de di­ciem­bre los lí­de­res de los 20 paí­ses más in­dus­tria­li­za­dos del pla­ne­ta se re­uni­rán en una ciu­dad su­da­me­ri­ca­na, aquí en la ca­pi­tal na­cio­nal, don­de ade­más es­tá pre­vis­to que el es­ta­dou­ni­den­se Do­nald Trump y el chino Xi Jin­ping se en­tre­vis­ten con Ma­cri en el mar­co de vi­si­tas de Es­ta­do que am­bos rea­li­za­rán a la Ar­gen­ti­na.

Man­te­ner la ca­sa en or­den

Es­ta ci­ta sin pre­ce­den­tes que se ave­ci­na re­pre­sen­ta pa­ra la ad­mi­nis­tra­ción Ma­cri un enor­me desafío de tra­tar de man­te­ner la ca­sa en or­den o al me­nos re­du­cir el mar­gen pa­ra que se desaten ac­cio­nes que em­pa­ñen el acon­te­ci­mien­to es­te­lar, co­mo con­flic­tos gre­mia­les o in­ci­den­tes ca­lle­je­ros.

En es­te sen­ti­do, fuentes ofi­cia­les le res­ta­ron im­por­tan­cia a una ad­ver­ten­cia de Gran Bre­ta­ña pa­ra sus ciu­da­da­nos que vi­si­ten es­tas la­ti­tu­des en las pró­xi­mas se­ma­nas, so­bre la po­si­bi­li­dad de que se pro­duz­can aten­ta­dos te­rro­ris­tas en oca­sión del G-20: "No es al­go re­le­van­te, se tra­ta de un men­sa­je de ru­ti­na", di­je­ron.

El Go­bierno es­tá tra­ba­jan­do pa­ra sa­tis­fa­cer los re­cla­mos del sec­tor más dia­lo­guis­ta de la CGT, in­clu­yen­do ló­gi­ca­men­te el bono de fi­nes de año, pe­ro tam­bién una cláu­su­la vin­cu­la­da con des­pi­dos que for­ma­ría par­te de ese ex­tra­ño De­cre­to de Ne­ce­si­dad y Ur­gen­cia (DNU) que el Pre­si­den­te de­be­ría fir­mar a pe­di­do de la cen­tral obre­ra pa­ra mo­to­ri­zar el pa­go de los $5.000.

Ex­tra­ño por­que el Po­der Eje­cu­ti­vo de­be­ría "obli­gar" al sec­tor pri­va­do a afron­tar ese plus sa­la­rial.

El ala más du­ra de la CGT, li­de­ra­da por el mo­ya­nis­mo, ya ad­vir­tió que por más que el ex triun­vi­ra­to de­je sin efec­to un pa­ro na­cio­nal, pla­nea mo­vi­li­zar­se an­tes de la Cum­bre de Lí­de­res del Gru­po de los 20 (G-20) pa­ra ma­ni­fes­tar­se en con­tra del ajus­te y de las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas del ma­cris­mo.

Con­si­de­ran, ade­más, que ese bono de $5.000 es in­su­fi­cien­te.

Cre­ce el mal hu­mor so­cial

En Bal­car­ce 50 tam­bién es­tán tra­tan­do de apa­ci­guar el hu­mor so­cial an­tes de fi­nes de año, sa­bien­do ló­gi­ca­men­te que di­ciem­bre sue­le con­ver­tir­se en un mes "ca­lien­te" en épo­cas de cri­sis en la Ar­gen­ti­na y que Ma­cri, mon­ta­do ya en la cam­pa­ña de 2019, ne­ce­si­ta tran­si­tar por un cie­rre de 2018 lo más ar­mó­ni­co po­si­ble.

És­te di­ciem­bre se­rá el úl­ti­mo de la ges­tión que en­ca­be­za el ex je­fe de Go­bierno por­te­ño an­tes de que la ca­rre­ra elec­to­ral ad­quie­ra im­pul­so de­fi­ni­ti­vo.

En ese con­tex­to, no de­be­ría pa­sar inad­ver­ti­do el dato de que la in­fla­ción anual en 2018 po­dría al­can­zar la frio­le­ra de 47,5%: una mons­truo­si­dad pa­ra un país co­man­da­do por un di­ri­gen­te po­lí­ti­co que en su mo­men­to pre­su­mía ase­gu­ran­do que era "sen­ci­llo" ba­jar el cos­to de vi­da en la Ar­gen­ti­na.

Una vez que se con­fir­me el bono -el Go­bierno y la CGT dan por he­cho que así se­rá- es pro­ba­ble que se pro­duz­can cam­bios en el Ga­bi­ne­te na­cio­nal, ya que el se­cre­ta­rio de Tra­ba­jo, Jorge Tria­ca, po­dría aban­do­nar su pues­to.

Tria­ca que­dó re­le­ga­do a un pa­pel har­to se­cun­da­rio en el Mi­nis­te­rio que pre­si­de Si­ca y ten­dría prác­ti­ca­men­te la de­ci­sión to­ma­da de dar un pa­so al cos­ta­do y asu­mir, en to­do ca­so, un car­go di­plo­má­ti­co si la Ca­sa Ro­sa­da se lo ofre­cie­ra, se­gún ven­ti­la­ron fuentes cer­ca­nas al fun­cio­na­rio.

Des­de las úl­ti­mas mo­di­fi­ca­cio­nes in­tro­du­ci­das en el Ga­bi­ne­te, Si­ca ad­qui­rió ma­yor po­der al con­ver­tir­se en el en­car­ga­do de li­diar ya no con una ni con dos, sino con tres gran­des cor­po­ra­cio­nes, co­mo lo son la in­dus­tria, el cam­po y la CGT.

In­cer­ti­dum­bre en torno a Vidal.

La go­ber­na­do­ra bo­nae­ren­se y di­ri­gen­te es­tre­lla de Cam­bie­mos, María Eu­ge­nia Vidal, tam­bién man­tu­vo un per­fil al­to en los úl­ti­mos días, lan­zan­do me­di­das pa­ra be­ne­fi­ciar a pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas, en­vian­do su pro­yec­to de Pre­su­pues­to 2019 a la Le­gis­la­tu­ra pro­vin­cial y dis­pa­ran­do dar­dos en­ve­ne­na­dos, una vez más, con­tra el kirch­ne­ris­mo.

Vidal acu­só al go­bierno an­te­rior de ha­ber fi­nan­cia­do cam­pa­ñas elec­to­ra­les con di­ne­ro su­cio pro­ve­nien­te del nar­co­trá­fi­co. Pe­ro, ade­más, la go­ber­na­do­ra de la prin­ci­pal provincia ar­gen­ti­na sos­tu­vo que aún no re­sol­vió su can­di­da­tu­ra con vis­tas a los co­mi­cios de 2019. Sí ase­gu­ró que no tie­ne pla­nea­do com­pe­tir por la Pre­si­den­cia de la Na­ción.

Se­ría in­só­li­to que Vidal no se pos­tu­la­ra pa­ra una re­elec­ción en Bue­nos Ai­res, aun­que se­gún des­li­za­ron fuentes de Cam­bie­mos, exis­te una mí­ni­ma po­si­bi­li­dad de que sea can­di­da­ta a Je­fa de Es­ta­do el año que vie­ne.

Vidal, mien­tras tan­to, in­sis­te en re­cla­mar a la Na­ción unos 19.000 mi­llo­nes de pe­sos adi­cio­na­les por el Fon­do del Co­n­ur­bano pa­ra 2019 y así po­der com­pen­sar los efec­tos de la in­fla­ción, en mo­men­tos en los que el Go­bierno in­ten­si­fi­ca la "ros­ca" en el Con­gre­so en bus­ca de que el Se­na­do aprue­be el pro­yec­to de Pre­su­pues­to 2019 que ya lo­gró el vis­to bueno de Dipu­tados.

El pró­xi­mo miér­co­les 14 se­ría el día cla­ve en la Cá­ma­ra al­ta, don­de se es­pe­ra que se pro­duz­can nue­vos cru­ces en­tre Miguel Pi­chet­to y el for­mo­se­ño José Ma­yans, quien ha mos­tra­do re­cien­te­men­te un jue­go pro­pio de per­fil al­to con el que lo­gró al­te­rar al je­fe del blo­que pe­ro­nis­ta.

Fi­nal­men­te, el Par­ti­do Jus­ti­cia­lis­ta (PJ) que con­du­ce José Luis Gio­ja se subió de­fi­ni­ti­va­men­te al "tren fan­tas­ma" con la in­cor­po­ra­ción or­gá­ni­ca de Hu­go Mo­yano, Héctor Daer y Fe­li­pe So­lá, en­tre otros, mien­tras el kirch­ne­ris­mo ter­mi­nó la se­ma­na ce­le­bran­do que el juez Se­bas­tián Ca­sa­ne­llo dic­ta­ra "fal­ta de mé­ri­to" de Cris­ti­na Kirch­ner en una cau­sa por pre­sun­to la­va­do de di­ne­ro, co­no­ci­da co­mo la "ru­ta del di­ne­ro K".<

&gt;Ma­cri es­tá en cam­pa­ña elec­to­ral y por eso ha­bla de fútbol, de hin­chas vi­si­tan­tes y has­ta im­pul­sa el bono de $ 5.000.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.