El fra­ca­so de to­do

Democracia - - Domingo - Por Em­ma­nuel Frez­zot­ti

El mun­do, con Ar­gen­ti­na in­clui­da, ha co­men­za­do a gi­rar des­de ha­ce al­gu­nos años ha­cia sec­to­res pe­li­gro­sos. Lo preo­cu­pan­te no son los gi­ros, que pue­den ser na­tu­ra­les; sino que di­chos gi­ros con­tem­plan una acep­ta­ción inau­di­ta y una ale­gría inex­pli­ca­ble de par­te de la ma­yo­ría de la so­cie­dad. Los dis­cur­sos so­cia­les mayoritarios que se oyen son dis­cur­sos dan­tes­cos, neo­fa­cis­tas, re­tró­gra­dos y to­tal­men­te ale­ja­dos del de­re­cho y la ver­dad.

Nun­ca an­tes en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad el ac­ce­so a la in­for­ma­ción fue tan sim­ple. Pe­ro esa sim­ple­za que otor­ga In­ter­net brin­da a las per­so­nas la fal­sa creen­cia de sa­ber­se in­for­ma­dos. La reali­dad de­mues­tra que el 95% de la so­cie­dad es ca­paz de com­par­tir no­ti­cias fal­sas en re­des, de re­pe­tir es­ló­ga­nes fa­la­ces y de cons­truir una opi­nión en ba­se a da­tos in­co­rrec­tos, ma­ni­pu­la­dos o con­tra­dic­to­rios. Lo in­tere­san­te de es­ta es­ta­dís­ti­ca es que la fal­sa per­cep­ción (so­bre sus pro­pios co­no­ci­mien­tos) que po­see la po­bla­ción es­tá tan arrai­ga­da que ca­da uno que lea es­te tex­to va a creer que se en­cuen­tra den­tro del 5% in­for­ma­do.

El reino de la des­in­for­ma­ción

Si us­ted es­tá le­yen­do es­te tex­to, lo más pro­ba­ble, lo ca­si se­gu­ro, es que us­ted sea un ig­no­ran­te im­bé­cil (co­mo yo, co­mo su her­mano, su pa­dre, su ve­cino y has­ta su ene­mi­go). Un gu­rú po­lí­ti­co muy fa­mo­so sos­tie­ne que “el elec­to­ra­do es­tá com­pues­to por si­mios con sue­ños ra­cio­na­les que se mo­vi­li­zan emo­cio­nal­men­te. Las elec­cio­nes se ga­nan po­la­ri­zan­do al elec­to­ra­do, sem­bran­do el odio ha­cia el can­di­da­to ajeno (…) Es cla­ve es­tu­diar al vo­tan­te co­mún, po­co in­for­ma­do, ese que di­ce `no me in­tere­sa la po­lí­ti­ca´ (…) El pa­pel de los me­dios es fun­da­men­tal, no hay que edu­car a la gen­te. El reality show ven­ció a la reali­dad (…)”.

La reali­dad le ha da­do la ra­zón in­fi­ni­dad de ve­ces al fa­mo­so gu­rú. A la gen­te no le in­tere­sa la ver­dad, le in­tere­sa cual­quier da­to (real o no) que re­afir­me lo que an­tes pen­sa­ba, lo que ya creía. El vo­tan­te pro­me­dio va a des­acre­di­tar o ig­no­rar cual­quier in­for­ma­ción que con­tra­di­ga sus pro­pios pen­sa­mien­tos, y va a dar­le ma­yor en­ti­dad a aque­llos que com­par­tan sus pen­sa­mien­tos, que re­afir­me sus ideas. En la era de la in­for­ma­ción se crea la enor­me pa­ra­do­ja de que la ma­yo­ría de la gen­te es­tá des­in­for­ma­da. Las so­cie­da­des sue­len re­cu­rrir a fuentes po­co fia­bles o cer­ca­nas a sus ideo­lo­gías. El ac­ce­so tan ses­ga­do pro­du­ce pe­que­ñas bur­bu­jas don­de flu­ye siem­pre la mis­ma in­for­ma­ción, que se re­tro­ali­men­ta den­tro de su pro­pia fal­se­dad y agi­gan­ta la fa­la­cia.

La es­tu­pi­di­za­ción in­te­lec­tual to­ca a to­dos; a los sec­to­res po­pu­la­res (que son más permea­bles por su ac­ce­so res­trin­gi­do a la in­for­ma­ción) pe­ro tam­bién a los gru­pos que, a prio­ri, po­seen ma­yo­res he­rra­mien­tas pa­ra dis­cer­nir so­bre ver­dad y men­ti­ra o pa­ra ela­bo­rar un pen­sa­mien­to crí­ti­co. Una en­cues­ta de­mues­tra que no im­por­tan los tí­tu­los uni­ver­si­ta­rios, ni si­quie­ra la ex­pe­rien­cia (edad): cuan­do se tra­ta de di­fe­ren­ciar en­tre ver­dad y men­ti­ra el 95% fra­ca­sa.

La “gen­te” vo­ta, pe­ro…

Pa­ra mu­chos es­te da­to po­dría no ser im­por­tan­te. Pa­re­cie­ra que no tie­ne ma­yor tras­cen­den­cia com­par­tir en una red so­cial un me­me fal­so. Pe­ro esa bur­bu­ja car­ga­da de da­tos erró­neos y ma­ni­pu­la­dos se con­ju­gan co­mo ci­mien­tos pa­ra ela­bo­rar los pen­sa­mien­tos y las creen­cias. No se­ría gra­ve si las de­ci­sio­nes so­cia­les se ba­sa­ran en el ra­cio­ci­nio, pe­ro la reali­dad de­mues­tra que, an­te to­do, so­mos se­res emo­cio­na­les. Po­de­mos per­do­nar­les erro­res a quie­nes nos caen bien, pe­ro con­de­nar con se­ve­ri­dad a quie­nes les te­ne­mos odio si co­me­ten los mis­mos, exac­tos, erro­res.

Las de­ci­sio­nes so­cia­les se to­man co­mo un to­do for­ma­do por pe­que­ños en­gra­na­jes in­di­vi­dua­les. “La gen­te” es la que vo­ta en las elec­cio­nes de­mo­crá­ti­cas.

Pe­ro si esa gen­te tie­ne su de­ci­sión con­di­cio­na­da por una ver­dad fal­sa, pe­que­ña y par­cial y, en­ci­ma, con­di­cio­na­da por fac­to­res emo­cio­na­les co­mo son el te­mor y el odio, en­ton­ces lo más pro­ba­ble es que to­me una de­ci­sión equi­vo­ca­da.

Lo que su­ce­de en el mun­do con las de­mo­cra­cias pue­de ex­pli­car­se de ma­ne­ra sim­ple: los que vo­ta­mos es­ta­mos equi­vo­ca­dos.

Es­ta­mos equi­vo­ca­dos y no lo sa­be­mos, por­que cree­mos (co­mo el 95%) que es­ta­mos bien in­for­ma­dos, que po­see­mos la ver­dad. Nues­tra ig­no­ran­cia es tan gran­de que es cie­ga, por­que no po­de­mos ver­la ni no­tar­la. Nues­tras de­ci­sio­nes es­tán go­ber­na­das por sen­ti­mien­tos que nos ale­jan mu­cho del aná­li­sis crí­ti­co.

So­cie­dad en­fer­ma

Sin aná­li­sis no hay ma­ne­ra de en­ten­der los sín­to­mas ni diag­nos­ti­car la en­fer­me­dad. La en­fer­me­dad so­mos no­so­tros y nues­tra ig­no­ran­cia. Pri­me­ro que­da­mos go­ber­na­dos por los sen­ti­mien­tos que nos fo­men­tan los gru­pos de po­der y lue­go ele­gi­mos en las ur­nas y que­da­mos en ma­nos de go­bier­nos ma­los o pé­si­mos. Son esos go­bier­nos los que aten­ta­rán con­tra nues­tro bie­nes­tar, pe­ro no hay que ol­vi­dar que fui­mos no­so­tros quié­nes lo ele­gi­mos. Lo in­tere­san­te es que, cuan­do las co­sas no sa­len bien, pre­fe­ri­mos cul­par a cual­quie­ra an­tes que ad­mi­tir que co­me­ti­mos un error. Es siem­pre me­jor y más tran­qui­li­za­dor pen­sar que otro tie­ne la cul­pa. Por­que si otro es el cul­pa­ble, en­ton­ces no es ne­ce­sa­rio re­pen­sar nues­tras ideas.

Re­pen­sar­nos su­po­ne un tra­ba­jo que no es­ta­mos dis­pues­tos a ha­cer. Qui­zás sea la ha­ra­ga­ne­ría la cau­sa de la ma­yo­ría de los ma­les: po­de­mos chequear la in­for­ma­ción en Goo­gle, o po­de­mos com­par­tir­la asu­mien­do que es cier­ta. Po­de­mos cues­tio­nar lo que di­ce el pe­rio­dis­ta en TV o creer­le sin re­pa­ros.

Po­de­mos ra­zo­nar los es­tu­dios que he­mos te­ni­do y en­fren­tar­los a la reali­dad, o po­de­mos se­guir cre­yen­do lo que ya creía­mos an­tes. Siem­pre que te­ne­mos es­tas al­ter­na­ti­vas ele­gi­mos la mis­ma: la que su­pon­ga me­nos es­fuer­zo. Eso es lo que ha­ce­mos, al me­nos los que per­te­ne­ce­mos al 95% de la so­cie­dad.

La es­tu­pi­di­za­ción es tan gran­de y pre­sen­te que co­men­za­mos a cons­truir, des­de ha­ce unos años, el um­bral de ac­ce­so a un mo­men­to os­cu­ro de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad. Pe­ro aún no lo no­ta­mos. Aún fes­te­ja­mos y de­fen­de­mos nues­tras de­ci­sio­nes erró­neas. Aún mi­ra­mos con sor­na a quié­nes nos con­tra­di­cen. Aún es­ta­mos con­ven­ci­dos de que es­ta­mos en lo cier­to, de que fui­mos in­te­li­gen­tes al mo­men­to de ele­gir; aún nos cau­san gra­cia los que quie­ren mar­car­nos el error.

Qué di­ce la his­to­ria

Las épo­cas más ne­fas­tas de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad se ini­cia­ron exac­ta­men­te igual a co­mo es­tá co­men­zan­do es­ta: una so­cie­dad go­ber­na­da por las emo­cio­nes que pe­ga un gi­ro con­ven­ci­da de es­tar en lo cier­to. La di­fe­ren­cia es que an­tes las so­cie­da­des te­nían muy po­cos re­cur­sos pa­ra ac­ce­der a la in­for­ma­ción y, por en­de, pa­ra for­mar su pen­sa­mien­to. En la ac­tua­li­dad lo te­ne­mos to­do pa­ra ser más ra­cio­na­les y me­nos emo­cio­na­les, pe­ro es­ta­mos ocu­pa­dos po­nien­do “me gus­ta” en aque­llo que re­afir­ma nues­tro pen­sa­mien­to pre-es­ta­ble­ci­do.

Hay otra di­fe­ren­cia; an­tes las re­vo­lu­cio­nes se ha­cían en la ca­lle, con mul­ti­tu­des. Aho­ra los pseu­do re­vo­lu­cio­na­rios, que no­tan (o no) ha­cia dón­de va­mos co­mo so­cie­dad, es­tán sen­ta­dos en el sillón o en el inodo­ro, es­cri­bien­do posts es­tú­pi­dos des­de el ce­lu­lar (co­mo es­te) cre­yen­do que así se cam­bia el mun­do, o que­ján­do­nos in­dig­na­dos por­que al­guno (que tu­vo más vo­lun­tad que no­so­tros) rom­pió un ban­co de pla­za en al­gún lu­gar.

Por­que pre­fe­ri­mos pen­sar, por ha­ra­ga­ne­ría, que si al­guno rom­pe un ban­co de pla­za es un vio­len­to y es peor que no­so­tros, que siem­pre so­mos me­jo­res, que es­ta­mos sen­ta­dos en el sillón o el inodo­ro de nues­tras ca­sas y pre­fe­ri­mos ob­viar que el que rom­pió el ban­co de pla­za qui­zás es­ta­ba pe­lean­do por nues­tros de­re­chos o por los de mi­les de nue­vos ni­ños po­bres.

Pe­ro es ar­duo y tra­ba­jo­so no­tar eso; por­que re­pre­sen­ta­ría que hay una reali­dad ne­fas­ta que ele­gi­mos no­so­tros en las ur­nas equi­vo­cán­do­nos, y por tal mo­ti­vo de­be­ría­mos re­plan­tear­nos nues­tras creen­cias y pen­sa­mien­tos. Por eso re­cu­rri­mos a lo de siem­pre, a la co­mo­di­dad de des­po­tri­car des­de nues­tro so­fá, in­dig­na­dos, por­que un vio­len­to rom­pió un ban­co de pla­za en al­gún lu­gar de es­te mun­do ne­fas­to.

Y no que­re­mos ver la tra­ge­dia que acon­te­ce y que de­be­ría in­dig­nar­nos aún más. Pre­fe­ri­mos no ha­cer­lo, por­que si lo hi­cié­ra­mos nos da­ría­mos cuen­ta de la ver­dad: que so­mos unos re­ve­ren­dos hi­jos de pu­ta, que pro­tes­ta­mos por un ban­co de pla­za y no por un ni­ño con ham­bre.<

(*) Li­cen­cia­do en Co­mu­ni­ca­ción au­dio­vi­sual; pro­fe­sor de Fo­to­gra­fía en la ciu­dad de La Pla­ta.

&gt;In­dig­na que un vio­len­to rom­pa un ban­co y re­sul­ta in­di­fe­ren­te que un ni­ño mue­ra de ham­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.