Edu­ca­ción se­xual in­te­gral: el lu­gar de las fa­mi­lias

Democracia - - Domingo -

ces cuen­ta con una agen­cia ofi­cial pro­pia, li­nea­mien­tos cu­rri­cu­la­res ge­ne­ra­les y un desa­rro­llo que re­co­no­ce -y có­mo no- las he­te­ro­ge­nei­da­des re­gio­na­les de nues­tro vas­to te­rri­to­rio. Pro­fun­di­zar el ca­mino em­pren­di­do, dis­po­ner ma­yo­res me­dios y crear alian­zas es­tra­té­gi­cas es un mo­vi­mien­to en cu­ya ne­ce­si­dad to­dos coin­ci­di­mos. Sin em­bar­go, el re­cla­mo no pa­sa hoy por más o me­jor edu­ca­ción se­xual in­te­gral, sino por ins­ti­tuir una edu­ca­ción se­xual pa­ra de­ci­dir. Y es aquí don­de en­tran a pe­sar otros fac­to­res.

Ol­vi­da­mos, por un la­do, que los pro­ce­sos de to­ma de de­ci­sio­nes son com­ple­jos y abar­can múl­ti­ples com­pe­ten­cias: ha­bi­li­da­des, co­no­ci­mien­tos y ac­ti­tu­des con­flu­yen en el mo­men­to de con­cre­tar­se una de­ci­sión, en tan­to ac­to libre y vo­lun­ta­rio. Es­to im­pli­ca que pa­ra que se efec­ti­vi­ce de ma­ne­ra ple­na y ge­nui­na de­ben con­ver­ger dos cues­tio­nes bá­si­cas: la ad­qui­si­ción de las com­pe­ten­cias ne­ce­sa­rias y la au­sen­cia de coer­ción.

Lo cier­to es que las per­so­nas es­ta­mos con­ti­nua­men­te de­ci­dien­do, asu­mien­do elec­cio­nes y al mis­mo tiem­po re­nun­cian­do. Por­que to­da elec­ción im­pli­ca una re­nun­cia; cuan­to más di­le­má­ti­ca aqué­lla, de ma­yor ca­li­bre és­ta. Y el cú­mu­lo de de­ci­sio­nes li­bre­men­te asu­mi­das a lo lar­go de nues­tra tra­yec­to­ria vi­tal con­fi­gu­ra de he­cho nues­tra iden­ti­dad per­so­nal. De ahí que de­ci­sio­nes qui­zá ba­na­les, sin in­for­ma­ción ni re­fle­xión pre­via, de­can­ten en epi­so­dios trau­má­ti­cos o frus­tran­tes. Pues bien, lo que de­ci­da­mos en ma­te­ria de se­xua­li­dad afec­ta­rá la to­ta­li­dad de nues­tro ser. No se tra­ta de unos con­te­ni­dos más o me­nos re­le­van­tes, sino de una for­ma­ción abar­ca­ti­va de la uni­dad de la per­so­na. Y es por ello que la fa­mi­lia no pue­de que­dar al mar­gen de es­ta em­pre­sa.

Sin pre­con­cep­tos

Por otra par­te, en to­do even­to de­ci­so­rio po­ne­mos en jue­go una vir­tud cen­tral: la pru­den­cia. Es­to im­pli­ca des­pren­der­se de to­do pre­con­cep­to. Exi­ge ob­ser­var, in­for- mar­se, se­lec­cio­nar fuentes, fil­trar y je­rar­qui­zar ha­llaz­gos y es­ta­ble­cer re­la­cio­nes con­cep­tua­les. Pa­ra po­der des­pués en­jui­ciar de acuer­do con cri­te­rios vá­li­dos. Es por eso que la pru­den­cia se edu­ca y se acre­cien­ta tam­bién en su ejer­ci­cio. De­ci­dir de ma­ne­ra im­pru­den­te pue­de pro­vo­car­nos gra­ves tras­tor­nos.

Ga­ran­ti­zar el ac­ce­so a la in­for­ma­ción en ma­te­ria de edu­ca­ción se­xual es un pa­so im­por­tan­te, pe­ro no su­fi­cien­te. Es pre­ci­so for­mar. Y for­mar in­te­gral­men­te. Pa­ra que ca­da uno pue­da de­ci­dir en li­ber­tad y sin pre­sio­nes. Una vez más, res­ca­ta­mos el rol pro­ta­gó­ni­co de la fa­mi­lia co­mo agente for­ma­ti­vo de pri­mer or­den. Por­que edu­car a un ni­ño, ni­ña o ado­les­cen­te es an­te to­do un pro­ce­so re­la­cio­nal, en el que pe­san más las ac­cio­nes que las pa­la­bras. En el que la afec­ti­vi­dad y la co­mu­ni­ca­ción tie­nen una in­ci­den­cia pre­pon­de­ran­te y la mo­du­la­ción emo­cio­nal y con­duc­tual pro­ce­de de la ad­qui­si­ción de há­bi­tos po­si­ti­vos y me­ca­nis­mos de con­trol in­ter­nos, en un des­plie­gue evo­lu­ti­vo que trans­cu­rre con la vi­da mis­ma. Si la es­cue­la tie­ne un rol in­de­le­ga­ble, la fa­mi­lia tam­bién lo tie­ne. Es­tá cla­ro que la an­te­ce­de, co­exis­te con ella y per­du­ra más allá. Por­que pa­ra de­ci­dir, no so­lo ha­ce fal­ta edu­ca­ción se­xual. Es pre­ci­so apren­der a de­ci­dir. Y aquí sí que las fa­mi­lias tie­nen mu­cho por de­cir y to­do por ha­cer.<

&gt;El re­cla­mo no pa­sa hoy por más o me­jor edu­ca­ción se­xual in­te­gral, sino por ins­ti­tuir una edu­ca­ción se­xual pa­ra de­ci­dir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.