Mul­ti­tas­king

>La pér­di­da de aten­ción de los con­su­mi­do­res.

Democracia - - Domingo -

cual avi­so pu­bli­ci­ta­rio fren­te a la in­fi­ni­dad de di­mi­nu­tos men­sa­jes. El co­mien­zo de la pe­lí­cu­la y el re­plie­gue de la te­la mar­ca­ba el fi­nal y la adre­na­li­na a to­pe. Ca­si im­po­si­ble en­con­trar al­go. Ha­bía mu­chas “fi­gu­ri­tas” di­fí­ci­les, es el día de hoy que me sien­to frus­tra­do, nun­ca pu­de en­con­trar el re­cua­dro de la em­pre­sa de ma­ta­fue­gos. In­sos­te­ni­ble.

Twit­ter, Fa­ce­book, Ins­ta­gram, Spo­tify y Whats App. Gru­pos fa­mi­lia­res, de fútbol o esos que le­jos de ser una he­rra­mien­ta de se­gu­ri­dad ba­rrial fun­cio­nan co­mo de­pó­si­to de ex­pe­rien­cias co­ti­dia­nas o chis­tes de po­ca mon­ta. Es­ta­mos abru­ma­dos de in­for­ma­ción y en ese con­tex­to al­gu­nas mar­cas quie­ren ha­blar­nos. No nos in­tere­sa lo que tie­nen pa­ra de­cir, no que­re­mos es­cu­char por­que no sa­li­mos a la ca­lle a leer avi­sos pu­bli­ci­ta­rios.

La receta es tra­ba­jar, en­con­trar una his­to­ria pa­ra con­tar, una ofer­ta por acer­car, desa­rro­llar in­for­ma­ción re­le­van­te pa­ra la gen­te a la que nos di­ri­gi­mos. Pro­mo­ver soluciones, ex­pe­rien­cias. Es el fin del men­sa­je uni­di­rec­cio­nal, a na­die le in­tere­sa lo que te­ne­mos pa­ra de­cir ex­cep­to que ten­ga­mos un pro­duc­to/ ser­vi­cio a pre­cio muy ba­jo.

El nue­vo pa­ra­dig­ma es la in­ter­ac­ción, for­mar par­te de la vi­da de la gen­te y pa­ra eso hay que te­ner un estilo, per­so­na­li­dad y pro­pues­ta cla­ra. Hay que ser mu­cho más que un sím­bo­lo grá­fi­co en un avi­so que se re­pi­te se­cuen­cial­men­te. Las mar­cas de­ben ser con­te­ni­do, fun­dir­se en la vi­da de las per­so­nas pa­ra lue­go si, for­mar par­te de ella. ¿Cuál era la pu­bli­ci­dad de ma­ta­fue­gos en el te­lón del San Carlos?.<

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.