Mar­cos, un comerciante so­li­da­rio

Tal co­mo ha su­ce­di­do en al­gu­nos pun­tos de la re­gión, la so­li­da­ri­dad tam­bién se ve en nues­tra ciu­dad, pre­ci­sa­men­te en el co­mer­cio de Mar­cos Arre­bo­la, don­de los que me­nos tie­nen pue­den lle­var­se ali­men­tos gra­tis

Diario El Orden - - LOCALES -

En es­tos días cir­cu­la­ron por las re­des so­cia­les va­rias no­ti­cias de co­mer­cian­tes so­li­da­rios en dis­tin­tos pun­tos de la re­gión, los mis­mos ofre­cían mer­ca­de­rías en sus co­mer­cios des­ti­na­das a fa­mi­lias de es­ca­sos re­cur­sos, y por su­pues­to en for­ma to­tal­men­te gra­tui­ta.

En nues­tra ciu­dad tam­bién hay un comerciante que per­si­gue fi­nes so­li­da­rios con sus ac­cio­nes día a día, se tra­ta de Mar­cos Arre­bo­la, pro­pie­ta­rio de la Des­pen­sa Ast­hor ubi­ca­da en Bel­grano al 1300.

Allí, Mar­cos de­po­si­ta un ca­jón fue­ra del co­mer­cio, y el mis­mo se va lle­nan­do con mer­ca­de­ría que ya no se ven­de, pe­ro que no sig­ni­fi­ca que la mis­ma es­té fea, ven­ci­da o no ap­ta pa­ra su con­su­mo. Ade­más, va­rios ve­ci­nos que se acer­can a com­prar a la des­pen­sa, tam­bién se han su­ma­do y co­lo­can ar­tícu­los co­mes­ti­bles pa­ra que las fa­mi­lias hu­mil­des pue­dan ser­vir­se lo que ne­ce­si­ten pa­ra lle­var a su me­sa.

Una tar­de, ha­ce unos días, se acer­có una se­ño­ra con su hi­ja con una bol­si­ta. So­li­ci­ta­ron au­to­ri­za­ción pa­ra lle­var­se al­gu­nas fru­tas que se en­con­tra­ban en el ca­jón ubi­ca­do en el ex­te­rior, to­ma­ron lo que ne­ce­si­ta­ban y se re­ti­ra­ron con la sa­tis­fac­ción de te­ner ali­men­tos pa­ra al­gu­nos días.

Es­to, y las no­ve­da­des des­de otros pun­tos de la re­gión hi­cie­ron que des­de Dia­rio EL OR­DEN fué­ra­mos a char­lar con Mar­cos Arre­bo­la, quien dio de­ta­lles de lo que él con­si­de­ra co­mo al­go nor­mal, pe­ro que sin du­da es una ac­ción so­li­da­ria pa­ra con las fa­mi­lias hu­mil­des.

"En la des­pen­sa mu­chas ve­ces que­da mer­ca­de­ría que no tie­ne sa­li­da (no se ven­de), co­mo por ejem­plo la pa­pa de me­nor ta­ma­ño. Char­lan­do con quie­nes tra­ba­jan a mi la­do, de­ci­di­mos po­ner un ca­jón afue­ra y de­po­si­tar ese ti­po de mer­ca­de­ría, fru­tas, ver­du­ras, y la gen­te em­pe­zó a lle­var­la" con­tó Mar­cos.

El comerciante prin­glen­se agre­gó que los ve­ci­nos con su apor­te se han su­ma­do a es­ta ini­cia­ti­va: "mu­cha gen­te que vie­ne a com­prar agre­ga co­sas al ca­jón, co­mo pa­que­tes de fi­deos o arroz. He ido a co­lo- car ver­du­ras y me he en­con­tra­do con un pa­que­te de fi­deos por ejem­plo, con co­sas que al­guien ha com­pra­do y lo ha pues­to ahí. Por eso hay un cartel en agra­de­ci­mien­to a la gen­te que co­la­bo­ra con el ca­jón".

"Acá vie­ne gen­te hu­mil­de y mu­chos chi­cos, edu­ca­da­men­te me pre­gun­tan si pue­den lle­var­se fru­tas o fi­deos que hay ahí. Tam­bién sa­be pa­sar que hay de­ter­mi­na­das fru­tas o ver­du­ras que tie­nen un pe­que­ño abo­llón, siem­pre hay al­guien que sa­ca ese pe­da­ci­to y lo apro­ve­cha" cuen­ta el pro­pie­ta­rio del lo­cal Ast­hor.

Mar­cos Arre­bo­la tie­ne su co­mer­cio en ese lu­gar des­de ha­ce un año, sa­be de las di­fi­cul­ta­des que se atra­vie­san tan­to pa­ra el co­mer­cio co­mo pa­ra las dis­tin­tas fa­mi­lias en tiem­pos de cri­sis eco­nó­mi­ca.

Pe­ro no du­da en ofre­cer gra­tui­ta­men­te la mer­ca­de­ría pa­ra aque­llos de es­ca­sos re­cur­sos, esa mer­ca­de­ría que aún es­tá ap­ta pa­ra con­su­mir y que de otra ma­ne­ra hu­bie­se te­ni­do otro des­tino con el pa­so del tiem­po.

Con­ten­to con su ac­ción, es­pe­ra que se re­pli­que en otros lu­ga­res: "Me sien­to con­for­me con lo que ha­go y lo que apor­tan los ve­ci­nos, oja­lá es­to sir­va pa­ra mul­ti­pli­car es­te ti­po de ac­cio­nes" ce­rró.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.