La des­hi­dra­ta­ción en la ter­ce­ra edad es un ries­go de­tec­ta­ble

La di­ser­ta­ción fue rea­li­za­da por la Li­cen­cia­da en En­fer­me­ría An­ge­li­na Agui­rre­za­ba­la en la tar­de de ayer en Ca­sa del De­por­te, con gran mar­co de asis­ten­tes, prin­ci­pal­men­te adul­tos ma­yo­res, a quie­nes fue des­ti­na­da la char­la.

Diario El Orden - - LOCALES -

La des­hi­dra­ta­ción es la pér­di­da de agua has­ta un gra­do en que pue­de ser pe­li­gro­sa pa­ra el fun­cio­na­mien­to de nues­tro cuer­po. En los ma­yo­res se da con más fre­cuen­cia por­que tie­nen dis­mi­nui­da la res­pues­ta a la sed.

Es un es­ta­do fi­sio­ló­gi­co que ocu­rre cuan­do el cuer­po pier­de mu­cho lí­qui­do o cuan­do no se to­ma su­fi­cien­te y, en gra­dos se­ve­ros, es po­ten­cial­men­te mor­tal.

Pa­ra tra­tar so­bre es­te es­ta­do fi­sio­ló­gi­co, en Ca­sa del De­por­te se reali­zó en la tar­de de ayer, una in­tere­san­te char­la, pre­sen­ta­da por Matías Ver­na, pro­fe­sor de Edu­ca­ción Fí­si­ca, y brin­da­da por la Li­cen­cia­da en En­fer­me­ría, An­ge­li­na Agui­rre­za­ba­la, cu­yo te­ma es­tu­vo re­fe­ri­do pre­ci­sa­men­te a la im­por­tan­cia de con­su­mir agua.

Al res­pec­to cla­ri­fi­có: "Es­ta­mos en un tiem­po don­de co­mien­za a ha­cer ca­lor, so­mos gran­des y per­de­mos las ga­nas de be­ber agua, ya no te­ne­mos sed y va­mos a ha­blar de la im­por­tan­cia que es to­mar agua".

Ex­pli­có "que la ma­yor par­te del cuer­po hu­mano es­tá for­ma­do el 60% por agua y el por­cen­ta­je de nues­tro pe­so co­rres­pon­de al agua que no­so­tros de­be­ría­mos te­ner. Cuan­do no te­ne­mos esa can­ti­dad de agua nos des­hi­dra­ta­mos".

"¿Qué es des­hi­dra­tar­se? Cuan­do el cuer­po no tie­ne la can­ti­dad de agua, de lí­qui­do ne­ce­sa­rio que de­be te­ner. Pue­de ser mo­de­ra­da, le­ve o muy gra­ve, se­gún el ca­so de lí­qui­do que no­so­tros va­ya­mos per­dien­do", acla­ró.

Y agre­gó: "Eli­mi­na­mos lí­qui­do por la ori­na, por la trans­pi­ra­ción, por la eva­cua­ción y por la res­pi­ra­ción. Esos son los cua­tro me­ca­nis­mos por los cua­les eli­mi­na­mos lí­qui­do. O sea, que eli­mi­na­mos mu­cho lí­qui­do y de­be­mos re­po­ner­lo. Por­que si no re­po­ne­mos la can­ti­dad de lí­qui­do es cuan­do nos des­hi­dra­ta­mos. Ahí es cuan­do co­men­za­mos a te­ner des­hi­dra­ta­ción le­ve y si no con­su­mi­mos agua, pa­sar a ser des­hi­dra­ta­ción gra­ve"

"Per­de­mos lí­qui­do, ade­más de lo anun­cia­do, cuan­do ha­ce­mos mu­cho ejer­ci­cio, es­tar ex­pues­to al ca­lor, cuan­do te­ne­mos fie­bre, vó­mi­tos, dia­rrea, y pue­de ser que nos des­hi­dra­te­mos".

En cuan­to a los sín­to­mas, apun­tó: "Los sín­to­mas pue­den lle­gar a des­va­ne­ci­mien­to, fa­ti­ga, bo­ca se­ca, piel arru­ga­da, ojos hun­di­dos, la ori­na os­cu­ra y fuer­te, do­lo­res de ca­be­za, ta­qui­car­dia, que es cuan­do tie­nen el pul­so ace­le­ra­do, y cuan­do pa­sa es­to es cuan­do de­be­mos con­sul­tar al mé­di­co.

A ma­yor edad, me­nor sed, es co­mo que va­mos per­dien­do la sed. Por eso es im­por­tan­te con­su­mir agua, aun­que no ten­ga­mos sed", reite­ró.

COM­PLI­CA­CIO­NES

Con res­pec­to a las po­si­bles com­pli­ca­cio­nes an­te una des­hi­dra­ta­ción gra­ve, des­ta­có: "Hay con­vul­sio­nes, da­ño ce­re­bral per­ma­nen­te, se en­cuen­tra co­mo per­di­do y es im­por­tan­te te­ner­lo en cuen­ta y con­sul­tar al mé­di­co.

Co­mo mí­ni­mo se de­be be­ber dos li­tros de agua por día. Pa­ra el ca­lor de­ben usar ro­pa li­via­na, con­su­mir fru­tas fres­cas, co­mo man­za­na ver­de, man­da­ri­na, pe­ra", sin­te­ti­zó.

La char­la de la Lic. Agui­rre­za­ba­la, fue se­gui­da aten­ta­men­te por los adul­tos ma­yo­res, que prin­ci­pal­men­te son los que me­nos tie­nen en cuen­ta la im­por­tan­cia de be­ber agua, aun­que no ten­gan sed.

De allí, que a ma­ne­ra de sín­te­sis so­bre lo ex­pre­sa­do, po­de­mos de­cir que los ma­yo­res de­ben to­mar dos li­tros de agua, que es la can­ti­dad me­dia dia­ria, ya que la ma­yor par­te del or­ga­nis­mo hu­mano es agua.

*La can­ti­dad de agua cor­po­ral dis­mi­nu­ye con la edad. De he­cho, a los 80 años es po­si­ble que só­lo en­tre un 45% y un 55 % sea agua. Es­to po­ne a las per­so­nas ma­yo­res más cer­ca del pun­to don­de pue­den apa­re­cer los pro­ble­mas.

* El apor­te tie­ne que re­po­ner lo que per­de­mos nor­mal­men­te con la ori­na, que sue­le ser 1,5 li­tros, y lo que se pier­de con el su­dor, la res­pi­ra­ción y las he­ces (lla­ma­das pér­di­das in­sen­si­bles, por­que no re­sul­tan fá­ci­les de me­dir).

*La pér­di­da ex­ce­si­va de lí­qui­do pue­de de­ber­se múl­ti­ples ra­zo­nes: la su­da­ción ex­ce­si­va por ejer­ci­cio o una en­fer­me­dad fe­bril, los vó­mi­tos, la dia­rrea, las he­mo­rra­gias, las que­ma­du­ras (al des­truir­se la piel se eva­po­ra una gran can­ti­dad de agua), el mal uso del tra­ta­mien­to con diu­ré­ti­cos, y mu­chas otras.

*La des­hi­dra­ta­ción afec­ta a la ma­yor par­te del or­ga­nis­mo, de for­ma pau­la­ti­na y a ve­ces muy rá­pi­da. La per­so­na des­hi­dra­ta­da, se­gún el gra­do en el que se en­cuen­tre, tie­ne se­que­dad de la piel y las mu­co­sas (la piel de la bo­ca, na­riz,...), ma­yor nú­me­ro de la­ti­dos del co­ra­zón, des­cen­so de la ten­sión ar­te­rial y pro­du­ce una me­nor can­ti­dad de ori­na.

*Cuan­do se agra­va se pue­de al­te­rar la fun­ción men­tal con som­no­len­cia, ma­reo con­fu­sión e in­clu­so sín­co­pes. Ade­más, al per­der­se agua en el cuer­po au­men­ta la con­cen­tra­ción de al­gu­nas sus­tan­cias en la san­gre, y es­to pue­de ser pe­li­gro­so.

Re­cuer­de que si no se tra­ta la des­hi­dra­ta­ción la per­so­na pue­de mo­rir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.