Jó­ve­nes de In­te­ract si­guen con su no­ble campaña de ser­vi­cio

En la Se­ma­na Mun­dial de In­te­ract, vi­si­ta­ron dos Ho­ga­res: Ho­gar del Ni­ño, y el Ho­gar de Ju­bi­la­dos y Pen­sio­na­dos, don­de in­ter­ac­tua­ron con los abue­los y con los ni­ños.

Diario El Orden - - LOCALES -

En la tar­de de ayer, se lle­vó a ca­bo una reunión de jó­ve­nes de In­te­ract, que pre­si­de Ma­teo Gon­zá­lez, que tu­vo desa­rro­llo en la se­de de Ro­tary Club, con gran acom­pa­ña­mien­to.

Ca­be aco­tar, en vir­tud que mu­chos des­co­no­cen su sig­ni­fi­ca­do, que el nom­bre In­te­ract es la com­bi­na­ción de las pa­la­bras In­ter­na­cio­nal (In­ter) y Ac­ción (act) y cuen­ta con clu­bes en 159 paí­ses con más de 465.000 in­te­gran­tes dis­tri­bui­dos en 20.300 clu­bes.

Los in­ter­ac­tia­nos rea­li­zan Ac­ción In­ter­na­cio­nal a tra­vés del Ser­vi­cio a la Co­mu­ni­dad y sus pro­yec­tos ejer­cen efec­tos per­du­ra­bles a ni­vel lo­cal, re­gio­nal e in­ter­na­cio­nal.

Acla­ra­do di­cho pun­to, pa­sa­mos a lo acon­te­ci­do en la tar­de de ayer, en la Ca­sa Ro­ta­ria:

Sen­ta­dos en el pi­so y for­man­do una rue­da, -con El Or­den sen­ta­do en una es­qui­na - los jó­ve­nes co­men­za­ron a con­tar qué es pa­ra ellos In­te­ract.

Así lo ex­pre­sa­ron: " In­te­ract es un gru­po de per­so­nas for­ma­da por jó­ve­nes en­tre 12 y 18 años que va­mos con el ob­je­ti­vo de ayu­dar a la co­mu­ni­dad. Has­ta el mo­men­to ayu­da­mos en la campaña con­tra la Po­lio, y aho­ra es­ta­mos ha­cien­do ac­ti­vi­da­des con el Ho­gar del Ni­ño y el Ho­gar de An­cia­nos".

Con­sul­ta­dos so­bre si te­nían en men­te al­gún pro­yec­to, des­ta­ca­ron: "Es­ta se­ma­na es­ta­mos ce­le­bran­do la Se­ma­na Mun­dial de In­te­ract, y arran­ca­mos el vier­nes pa­sa­do con una ac­ti­vi­dad de ser­vi­cio. Fui­mos al Ho­gar del Ju­bi­la­do y Pen­sio­na­do, ubi­ca­do en Avenida 25 de Mayo y 19, pa­ra in­ter­ac­tuar con los abue­los. Ju­ga­mos a las car­tas, ha­bla­mos con ellos, co­no­ci­mos las ins­ta­la­cio­nes".

"Les lle­va­mos ga­lle­ti­tas pa­ra el desa­yuno y la me­rien­da. Al prin­ci­pio fue una si­tua­ción di­fí­cil, por­que es­ta­ban to­dos ca­lla­dos, y na­die ha­bla­ba".

"Les pre­gun­ta­mos, y nos de­cían que les fal­ta­ba mu­cho ca­ri­ño, mu­cha aten­ción. Y co­mo na­die les pre­gun­ta el mo­ti­vo de ese si­len­cio, nos di­mos cuen­ta que na­die se in­terio­ri­za­ba que les pa­sa­ba o có­mo se sen­tían".

"Ha­bía que pre­gun­tar­les las co­sas has­ta dos ve­ces, has­ta que res­pon­die­ron y nos di­mos cuen­ta tam­bién, que a un gru­po de abue­li­tos les gus­ta mu­cho la mú­si­ca".

"Uno de ellos nos de­cía que es­ta­ba can­sa­do, por­que so­la­men­te ju­ga­ban a las car­tas y na­da más, que nun­ca les ha­cían un bai­le, un jue­go, al­go más es­tá­ti­co, y eso nos dio la idea de ir, no un so­lo día, sino va­rios días pa­ra lle­var­les lo que les gus­ta ha­cer", des­ta­có el gru­po de jó­ve­nes.

En tan­to, el se­gun­do gru­po que vi­si­ta­ron el Ho­gar del Ni­ño, ma­ni­fes­ta­ron: "Cuan­do lle­ga­mos al Ho­gar del Ni­ño, nos pre­sen­ta­mos, y nos mos­tra­ron to­do las ins­ta­la­cio­nes y ha­bla­mos con los chi­cos, que nos con­ta­ron sus his­to­rias, muy tris­tes",

"Lo que no­so­tros que­ría­mos era me­jo­rar la si­tua­ción del Ho­gar, por­que se ve un po­co de aban­dono por par­te de la Mu­ni­ci­pa­li­dad. El in­te­rior está bien, pe­ro afue­ra se ve ba­su­ra y pas­to cre­ci­do".

"Pen­sa­mos que pa­ra Na­vi­dad se po­dría ha­cer una campaña de ju­gue­tes, por­que la ma­yo­ría es­ta­ban ro­tos, y son diez los chi­cos , en­tre 4 y 15 años, que están en el Ho­gar.

Cuan­do les pre­gun­ta­ron qué sin­tie­ron cuan­do lle­ga­ron al Ho­gar del Ni­ño res­pon­die­ron los jó­ve­nes de In­te­ract: "Sen­ti­mos pe­na. No po­de­mos en­ten­der que las ma­más le ha­yan he­cho eso a sus hi­jos, que les ha­yan pe­ga­do, a al­gu­nos has­ta fue­ron abu­sa­dos o mal­tra­ta­dos y se ven tris­tes".

Con res­pec­to so­bre qué se po­día ha­cer en es­tos ca­sos, ex­pre­sa­ron: "Es­ta­ble­cer un víncu­lo, acom­pa­ñar­los, no aban­do­nar­los y no de­jar­los so­lo".

Acla­ra­ron que el ob­je­ti­vo es in­vi­tar a que más jó­ve­nes se su­men a In­te­ract, por­que a ve­ces no se al­can­za a cu­brir con to­do el ser­vi­cio que se desea brin­dar, y vi­si­tar más ins­ti­tu­cio­nes.

"Nos reuni­mos to­dos los mar­tes a las 19 ho­ras, e in­vi­ta­mos a los chi­cos que se su­men, aun­que sea pa­ra co­la­bo­rar. Por aho­ra so­mos 24, pe­ro te­ne­mos que ser mu­chos más in­ter­ac­tia­nos".

Por úl­ti­mo, con­ta­ron so­bre los pro­yec­tos que tie­nen a fu­tu­ro: "el pri­me­ro, rea­li­zar un Curso de Pri­me­ros Au­xi­lios, de RCP, có­mo usar un ma­ta­fue­go o có­mo ac­tuar an­te que­ma­du­ras en ca­sa, y pa­ra eso, ha­blar con los bom­be­ros vo­lun­ta­rios; tam­bién ha­blar con al­gún doc­tor pa­ra que nos ayu­de. Se nos ocu­rrió ha­cer­lo en el Bal­nea­rio, en di­ciem­bre, co­mo una es­pe­cie de fe­ria, don­de ha­ya dis­tin­tos puestos, con los di­fe­ren­tes cur­sos ", re­mar­ca­ron.

Por su par­te, Na­ta­lia Go­ñi, agre­gó: "To­dos o la ma­yo­ría de los in­ter­ac­tia­nos que es­ta­mos acá, per­te­ne­ce­mos a otras agru­pa­cio­nes de otras ins­ti­tu­cio­nes, lo cual siem­pre de­ci­mos que no com­pe­ti­mos con na­die, sim­ple­men­te de­ci­mos que que­re­mos agru­par­nos y cual­quier otra ins­ti­tu­ción que quie­ra tra­ba­jar están in­vi­ta­dos y los jó­ve­nes que se acer­can, no ne­ce­si­tan na­da, so­lo acer­car­se, y ga­nas de tra­ba­jar".

Lue­go, Ri­car­do Vi­llar agre­gó que aque­llos jó­ve­nes que deseen ha­cer al­go apro­ve­chen los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y las re­des so­cia­les, que irán por buen puer­to.

Lo cier­to, es que los in­ter­ac­tia­nos rea­li­zan una va­lio­sa Ac­ción, a tra­vés del Ser­vi­cio a la Co­mu­ni­dad y sus pro­yec­tos ejer­cen efec­tos per­du­ra­bles a ni­vel lo­cal, re­gio­nal e in­ter­na­cio­nal.

Ca­be re­cor­dar ( la aco­ta­ción es de Nues­tra Re­dac­ción), que los clu­bes In­te­ract y sus clu­bes ro­ta­rios pa­tro­ci­na­do­res, im­ple­men­tan ac­ti­vi­da­des con­jun­tas y di­fun­den - co­mo lo hi­cie­ron ayer- las con­se­cuen­cias po­si­ti­vas del ser­vi­cio que brin­dan en las co­mu­ni­da­des.

Y es­to na­ció en nues­tra co­mu­ni­dad, , por­que el 5 de no­viem­bre de 1963, 23 es­tu­dian­tes de la Es­cue­la Se­cun­da­ria de Mel­bour­ne, Flo­ri­da, EEUU fun­da­ron el pri­mer In­te­ract Club en el mun­do. Des­de en­ton­ces, el ser­vi­cio de los clu­bes In­te­ract ha re­por­ta­do mi­les de be­ne­fi­cios a las co­mu­ni­da­des.

Los in­ter­ac­tia­nos cuen­tan con un pro­gra­ma que ofre­ce sa­na di­ver­sión, ac­ti­vi­da­des de ser­vi­cio sig­ni­fi­ca­ti­vas y la ca­pa­ci­dad de ca­pa­ci­tar­se co­mo lí­der for­jan­do nue­vas amis­ta­des.

Re­cor­de­mos que el ser­vi­cio es uno de los pi­la­res del pro­gra­ma ju­ve­nil de Ro­tary y la me­jor ma­ne­ra pa­ra di­fun­dir y fes­te­jar la Se­ma­na Mun­dial es el ac­cio­nar in­ter­ac­tiano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.