Iba a su­ce­der: crean gre­mio del per­so­nal de pla­ta­for­mas de de­li­very y trans­por­te

La Aso­cia­ción de Per­so­nal de Pla­ta­for­mas (APP), que sur­gió de “so­cios” de Rap­pi, Glo­vo, Uber y otras fir­mas, afec­ta­rá al mo­de­lo de ne­go­cio de las com­pa­ñías

El Cronista comercial - - Portada - JA­VIER LE­DES­MA jle­des­ma@cro­nis­ta.com

■ Apun­tan a tra­ba­ja­do­res de Rap­pi, Glo­vo, Pe­di­dos­ya, Uber y Ca­bify.

Tra­ba­jar las ho­ras que uno quie­ra y sin je­fes. Ba­jo es­te slo­gan, se su­ce­die­ron start-ups que se ex­pan­die­ron in­ter­na­cio­nal­men­te a tra­vés de un es­que­ma de con­tra­ta­ción que se apa­lan­ca en co­la­bo­ra­do­res sin re­la­ción de de­pen­den­cia. Sin em­bar­go, la re­cien­te crea­ción de la Aso­cia­ción de Per­so­nal de Pla­ta­for­mas (APP, de acuer­do a sus con­ve­nien­tes si­glas) im­pac­ta al co­re del ne­go­cio de es­tas apli­ca­cio­nes. En­tre los prin­ci­pa­les re­cla­mos del sin­di­ca­to, es­tán que las em­pre­sas se ha­gan car­go del pa­go del mo­no­tri­bu­to y del se­gu­ro con­tra to­do ries­go -hoy, a car­go de to­dos sus “pro­vee­do­res”- y su re­co­no­ci­mien­to co­mo “tra­ba­ja­do­res” y no “so­cios”, co­mo los con­si­de­ran las com­pa­ñías.

Los ci­mien­tos de APP se fun­da­ron en ju­lio, cuan­do va­rios re­par­ti­do­res de la co­lom­bia­na Rap­pi, que ha­bía des­em­bar­co en el país en mar­zo, ini­cia­ron una huel­ga en la puer­ta de la fi­lial lo­cal. Al no con­tar con una res­pues­ta sa­tis­fac­to­ria, y tras va­rias char­las con co­le­gas de otras pla­ta­for­mas que des­cri­bían es­tar en una si­tua­ción si­mi­lar, de­ci­die­ron or­ga­ni­zar­se for­mal­men­te. Así, se ins­cri­bie­ron co­mo sin­di­ca­to en la en la Se­cre­ta­ría de Tra­ba­jo y, aho­ra, pe­da­lea­rán el lar­go ca­mino has­ta con­se­guir la per­so­ne­ría gre­mial.

“Es una re­la­ción de de­pen­den­cia en­cu­bier­ta. Ten­drán que re­co­no­cer­lo a me­diano o lar­go pla­zo. Las otras apli­ca­cio­nes tie­nen el mis­mo pro­ble­ma que no­so­tros: las em­pre­sas im­po­nen y no­so­tros que­re­mos que las em­pre­sas nos in­clu­yan en la to­ma de de­ci­sio­nes”, ex­cla­ma Ro­ger Ro­jas, vo­ce­ro de APP y de­le­ga­do de Rap­pi. Se­gún el rap­pi­ten­de­ro, el sin­di­ca­to tam­bién in­clu­ye a va­rios tra­ba­ja­do­res de la es­pa­ño­la Glo­vo, a va­rios re­par­ti­do­res de Mer­ca­do­ni y Treg­go, y al­gu­nos cho­fe­res de Uber, aun­que es­ta úl­ti­ma di­ce que es­te asun­to gre­mial só­lo se li­mi­ta a las apps de de­li­very.

Con res­pec­to al cam­bio en el mo­de­lo de ne­go­cios que es­to pue­de im­pli­car, el abo­ga­do Juan Ot­ta, quien tra­ba­ja con APP, ase­gu­ró: “Hay mar­gen pa­ra que las em­pre­sas reade­cúen su mo­da­li­dad”. El le­tra­do in­te­gra el es­tu­dio del ex­mi­nis­tro de Tra­ba­jo de Nés­tor y Cris­ti­na Kirch­ner, Car­los To­ma­da (To­ma­da & Aso­cia­dos).

Las apps de eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va que ba­san su ne­go­cio en el trans­por­te, tan­to ur­bano co­mo de mer­ca­de­rías, tie­nen co­mo prin­ci­pal pi­lar de sus fi­nan­zas el co­bro de co­mi­sio­nes por ca­da via­je o ven­ta rea­li­za­da. En el ca­so de Rap­pi y Glo­vo, son las em­pre­sas que ven­den sus pro­duc­tos a tra­vés de la pla­ta­for­ma las que sos­tie­nen los nú­me­ros, mien­tras que, en Uber y Ca­bify, es el con­duc­tor el que rea­li­za el apor­te. Sin em­bar­go, la es­truc­tu­ra se cons­tru­ye so­bre un pun­to fun­da­men­tal: los “so­cios” no son em­plea­dos de la com­pa­ñía.

Se­gún Jo­sé Za­ba­la, so­cio del es­tu­dio Adro­gué, Mar­qués, Za­ba­la y Aso­cia­dos y es­pe­cia­lis­ta en De­re­cho La­bo­ral, el ini­cio de la ac­ti­vi­dad sin­di­cal en es­te ti­po de em­pre­sas trae apa­re­ja­dos cam­bios in­me­dia­tos. “Hay fa­llos de la Cor­te en los que se les da pro­tec­ción a in­te­gran­tes de los sin­di­ca­tos, aun­que aún no ten­gan per­so­ne­ría gre­mial, fren­te a me­di­das que los em­plea­do­res pue­dan to­mar con­tra ellos”. A su vez, ana­li­zó: “Si el sin­di­ca­to ge­ne­ra cier­ta ac­ción sin­di­cal con in­ten­si­dad, es­to pue­de pro­vo­car­le a las com­pa­ñías la ne­ce­si­dad de sen­tar­se a ne­go­ciar pa­ra re­sol­ver las cues­tio­nes y eso es pro­ba­ble que con­lle­ve un au­men­to de cos­tos”.

Des­de Uber, se­ña­la­ron que es­tos re­cla­mos no re­fle­jan la reali­dad de la em­pre­sa. “Hoy no te­ne­mos nin­gún plan­teo de es­te ti­po. El 60% de los cho­fe­res tra­ba­ja me­nos de 20 ho­ras a la se­ma­na”, apun­ta­ron. En tan­to, Ca­bify les dio li­ber­tad a sus con­duc­to­res pa­ra unir­se al sin­di­ca­to.

Joa­quín Wag­ner, fun­da­dor de Treg­go, la pla­ta­for­ma de men­sa­je­ría que co­men­zó a ope­rar a co­mien­zos de 2017, ana­li­zó: “No le veo mu­cho sen­ti­do a crear un sin­di­ca­to por­que es­te ti­po de eco­no­mía no tie­ne tra­ba­ja­do­res que tra­ba­jen pa­ra una app, ya que son in­de­pen­dien­tes y has­ta pue­den ejer­cer el mis­mo rol en dos apli­ca­cio­nes a la vez”. Ex­pli­có que, en su com­pa­ñía, el 90% de los part­ners son mo­to­ci­clis­tas que ya per­te­ne­cen a la Aso­cia­ción Sin­di­cal de Mo­to­ci­clis­tas y Men­sa­je­ros (ASIMM). “Sin­di­ca­li­zar en fun­ción de des­truir no es bueno. Es­to le da tra­ba­jo a mu­cha gen­te”, ad­vir­tió.

Por su par­te, Rap­pi emi­tió un co­mu­ni­ca­do en el que re­cor­dó que tie­ne 150 em­plea­dos en el país, don­de, en sie­te me­ses, in­vir­tió más de u$s 7 mi­llo­nes. “Re­for­za­mos el com­pro­mi­so en tra­ba­jar jun­to con las au­to­ri­da­des pa­ra desa­rro­llar un mar­co nor­ma­ti­vo que se adap­te al nue­vo pa­ra­dig­ma y desafíos de la eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va y di­gi­tal 4.0”, re­mar­có.

El gre­mio exi­ge que las em­pre­sas se ha­gan car­go de cos­tos que, hoy, co­rren por cuen­ta de los “so­cios”

APP, que aún no tie­ne per­so­ne­ría gre­mial, es­tá ase­so­ra­da por un abo­ga­do del es­tu­dio de Car­los To­ma­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.