“Si pu­die­ra ha­blar con el Pre­si­den­te le di­ría que es­tá mal ase­so­ra­do”

El Cronista comercial - - 3 Días - Por Ale­jan­dra Ca­no­sa

El ac­tor, quien con­du­ce el pro­gra­ma Mor­fi por Te­le­fé, sos­tie­ne que Ma­cri de­be­ría cam­biar a al­gu­nos de sus fun­cio­na­rios “que no tie­nen ni idea de las ne­ce­si­da­des de la gen­te” pa­ra em­pe­zar a dar so­lu­cio­nes. Cuen­ta có­mo gol­pea la cri­sis su ac­ti­vi­dad pa­ra­le­la en Cór­do­ba, don­de ad­mi­nis­tra un com­ple­jo de ca­ba­ñas en Vi­lla Giar­dino.

Ha­ce diez años que se ins­ta­ló con su mu­jer y sus dos hi­jos en Vi­lla Giar­dino, Cór­do­ba, don­de ad­mi­nis­tra su pro­pio com­ple­jo de ca­ba­ñas a las que bau­ti­zó Um­bral del Sol, “un lu­gar má­gi­co con mu­cha ener­gía que tie­ne los pre­cep­tos del Feng Shui en la cons­truc­ción", cuen­ta el ac­tor Da­mián De San­to quien tra­ba­ja en la se­ma­na en Bue­nos Ai­res y los fi­nes de se­ma­na se re­en­cuen­tra con su fa­mi­lia en las sie­rras.

"Me sien­to muy có­mo­do en la con­duc­ción, me costó al prin­ci­pio por­que el có­di­go del ac­tor es no mi­rar a la cá­ma­ra, pe­ro me acos­tum­bré, la pro­pues­ta es ju­gar y mos­trar­me tal cual soy, eso mis­mo es lo que me pi­dió Gerardo Ro­zín, el pro­duc­tor, ape­nas nos reuni­mos. Así que es­toy fe­liz por­que, tan­to el equi­po de pro­duc­ción co­mo mis com­pa­ñe­ros me acom­pa­ñan mu­chí­si­mo", ase­gu­ra De San­to, quien se ani­mó a con­du­cir Mor­fi jun­to a Zaira Na­ra, pro­gra­ma que se emi­te de lu­nes a vier­nes por las ma­ña­nas de Te­le­fé.

■ Las nue­vas tec­no­lo­gías su­gie­ren ver di­fe­ren­tes con­te­ni­dos en otras pla­ta­for­mas. ¿Qué ves?

-Ten­go hi­jos ado­les­cen­tes, de 12 y 17 res­pec­ti­va­men­te, que con­su­men Net­flix, Ama­zon, Youtu­be, ce­lu­la­res y no es­toy ajeno a eso, sin em­bar­go, yo só­lo me in­for­mo pa­ra es­tar ac­tua­li­za­do en el pro­gra­ma, pe­ro no veo ca­si na­da en la te­le. Eli­jo ver pe­lí­cu­las de vez en cuan­do pe­ro por mi tra­ba­jo en Bue­nos Ai­res dis­fru­to mu­cho el fin de se­ma­na en las ca­ba­ñas de Cór­do­ba, en don­de vi­vo y tra­ba­jo, no me gus­ta el en­cie­rro. En Cór­do­ba uno ter­mi­na sien­do due­ño de lo que ve y no de lo que compra.

■ ¿Có­mo te afec­ta la cri­sis?

-Me afec­ta co­mo a to­dos, nos qui­ta la po­si­bi­li­dad de so­ñar, de un fu­tu­ro. ¡Yo las he pa­sa­do! Sien­do ban­ca­rio vi­ví el 89/90 tra­ba­jan­do en un ban­co, sien­do em­plea­do so­bre­vi­ví, me ca­sé en el 2001, des­pués vino el co­rra­li­to, vi­ví la del 2010, creo que es­ta­mos agi­li­za­dos, pe­ro no por eso tranquilos ni re­la­ja­dos. La­men­ta­ble­men­te, cuan­do cree­mos que po­de­mos lle­gar a es­tar me­jor...

■ ¿Có­mo te impactó la in­fla­ción de aumentos en la ad­mi­nis­tra­ción de tus ca­ba­ñas?

-Mu­cho, cla­ro que afec­ta. Uno tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad de te­ner em­plea­dos en blan­co to­do el año y de ahí se des­pren­den otras fa­mi­lias, no­so­tros te­ne­mos diez fa­mi­lias en to­tal. Es un com­ple­jo de seis ca­ba­ñas y han au­men­ta­do mu­cho los ser­vi­cios: luz, gas y otras yer­bas en un por­cen­ta­je muy al­to, y la ver­dad es que se nos ha­ce cues­ta arri­ba, im­pa­ga­ble. Si uno tu­vie­se que apli­car los cos­tos a los pre­cios de las es­ta­días, se­ría com­pli­ca­do ven­der nues­tro com­ple­jo, lo úni­co que que­re­mos es que la gen­te va­ya y, de úl­ti­ma, que pue­da pa­gar­lo en dos o tres ve­ces. Hay que ser crea­ti­vos.

■ ¿Qué pen­sás de los po­lí­ti­cos, en ge­ne­ral?

-Yo creo en las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de la po­lí­ti­ca, en los jóvenes que se vis­lum­bra­ron en los úl­ti­mos años, es­toy con­ven­ci­do de que ser bue­na gen­te ter­mi­na sien­do ne­go­cio pa­ra to­dos. De al­gu­na ma­ne­ra, es­ta­mos es­pe­ran­do el Me­sías, desea­mos un po­lí­ti­co que quie­ra a su país, a su pue­blo, que nos cui­de, que nos deje cre­cer, que no nos ca­cen aden­tro de un zoo­ló­gi­co, que no nos per­si­gan, que nos de­jen li­bres por­que, en de­fi­ni­ti­va, si no to­man con­cien­cia de eso me pa­re­ce que vol­ve­re­mos a emi­grar a paí­ses que nos ofrez­can tris­te­men­te otras po­si­bi­li­da­des, sien­do la Ar­gen­ti­na un país ma­ra­vi­llo­so. Oja­lá no su­ce­da. A ve­ces, la po­lí­ti­ca se ma­ne­ja con pre­po­ten­cia, con agre­sión, y eso de­be­ría cam­biar.

■ ¿Qué te­mas te preo­cu­pan?

-Un po­co de to­do, la in­se­gu­ri­dad, a ve­ces los jue­ces es­tán con las ma­nos ata­das y al­gu­nos otros se las desatan, los de­lin­cuen­tes en­tran y sa­len, la fa­mo­sa puer­ta gi­ra­to­ria, es­ta­mos un po­co har­tos y no qui­sie­ra que la so­cie­dad enojada por es­to to­me cartas en el asun­to cuan­do le co­rres­pon­de a las fuerzas po­li­cia­les. Es un círcu­lo vi­cio­so del cual es muy di­fí­cil sa­lir: los abo­ga­dos que vi­ven de la de­lin­cuen­cia, de la in­se­gu­ri­dad, los que ven­den se­gu­ri­dad que, mien­tras ha­ya in­se­gu­ri­dad, es un gran ne­go­cio. El mun­do pi­de es­ta­bi­li­dad emo­cio­nal y si bien no sé si lo va­mos a lo­grar, es­ta­mos en la bús­que­da.

■ ¿Te afec­ta la suba del dó­lar?

-Sí, me afec­ta co­mo a to­dos por­que te­ne­mos una eco­no­mía do­la­ri­za­da en­cu­bier­ta, lás­ti­ma que to­do sube por el dó­lar y cuan­do el dó­lar ba­ja, no ba­jan los pre­cios. Ya cree­mos que a fin de año se va a $ 45, en­ton­ces hay que cal­mar la an­sie­dad y a otra co­sa ma­ri­po­sa.

■ ¿De qué ha­bla­rías con el Pre­si­den­te si pu­die­ras to­mar­te un ca­fé con él?

-Por mo­men­tos sien­to que me lle­ga al co­ra­zón, que ha­bla con la ca­be­za, a ve­ces lo sien­to cer­ca y otras muy dis­tan­te. Con cual­quier que sea, cuan­do las pa­la­bras no con­di­cen con la ac­ción, ahí es don­de me mo­les­ta mu­cho. Si lo cru­za­ra en un bar le di­ría “Mau­ri­cio, te­nés gen­te al­re­de­dor que no es­tá fun­cio­nan­do y ya lo com­pro­ba­ron”. Es gen­te que no tie­ne idea de las ne­ce­si­da­des de la gen­te, cam­bia­ría gen­te de su Ga­bi­ne­te, sien­to que es­tá mal ase­so­ra­do, mu­chos em­pre­sa­rios es­tán en con­tra y él es­tá pe­leán­do­se con to­do eso. El Pre­si­den­te no su­fre las co­sas que su­fri­mos los ha­bi­tan­tes de es­te país, su país.

■ ¿Có­mo ves el área de cul­tu­ra de la ciu­dad de Bue­nos Ai­res?

-Lo que veo es que se­gui­mos sien­do una de las ciu­da­des más cul­tu­ra­les de Amé­ri­ca la­ti­na, jun­to con Nue­va York y Londres, hay mu­cha ofer­ta tea­tral. La so­cie­dad po­lí­ti­ca es­tá en deuda con la cul­tu­ra, per­ma­nen­te­men­te, y a ve­ces se apro­ve­cha la cul­tu­ra pa­ra usar­la co­mo fu­si­ble. No di­go que hay que ser apo­lí­ti­co, sino que si por ser ar­tis­tas te­ne­mos ac­ce­so a los po­lí­ti­cos, de­be­mos tra­ba­jar, pro­po­ner proyectos e in­sis­tir pa­ra con­cre­tar. ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.