GAS: OTRO ERROR NO FOR­ZA­DO O LA IN­CA­PA­CI­DAD DE LEER LA REALI­DAD

El Cronista comercial - - 3 Días - Por Gi­se­lle Ru­meau

Pe­se a los tro­pe­zo­nes cons­tan­tes, re­sul­ta in­creí­ble que el ma­cris­mo si­ga sin apren­der de los erro­res y sin me­dir los cos­tos de sus de­ci­sio­nes. Con la mar­cha atrás en el co­bro re­tro­ac­ti­vo del gas, tu­vo dos de­rro­tas: no pu­do im­po­ner su cri­te­rio e igual se afec­ta­rá su ca­pi­tal po­lí­ti­co. ¿Im­pe­ri­cia, fal­ta de cin­tu­ra po­lí­ti­ca o in­do­len­cia?

Pe­se a los tro­pe­zo­nes cons­tan­tes, re­sul­ta in­creí­ble que el ma­cris­mo si­ga sin apren­der de los erro­res, sin me­dir el lí­mi­te de sus re­cur­sos po­lí­ti­cos, ni los cos­tos de sus de­ci­sio­nes. Con la mar­cha atrás en el co­bro re­tro­ac­ti­vo del gas, tu­vo dos de­rro­tas: no pu­do im­po­ner su cri­te­rio e igual se afec­ta­rá su ca­pi­tal po­lí­ti­co. ¿Im­pe­ri­cia, fal­ta de cin­tu­ra po­lí­ti­ca o in­do­len­cia?

Cuan­do el mi­nis­tro del In­te­rior Rogelio Fri­ge­rio le di­jo ha­ce dos se­ma­nas a El Cro­nis­ta: “Hay que en­ten­der que te­ne­mos que re­cu­pe­rar la con­fian­za de la cla­se me­dia pa­ra 2019”, pa­re­ció en­viar un men­sa­je ha­cia las en­tra­ñas mis­mas del po­der mas que bus­car con­gra­ciar­se con ese seg­men­to cla­ve pa­ra ga­nar elec­cio­nes. El “hay que en­ten­der” im­pli­ca que aún al­guien no lo hi­zo. Esa fal­ta de con­tac­to con la reali­dad, o de sen­ti­do co­mún, que­dó ex­pues­ta el vier­nes pa­sa­do con la po­lé­mi­ca de­ci­sión de ins­tru­men­tar un co­bro adi­cio­nal re­tro­ac­ti­vo en la ta­ri­fa de gas pa­ra que los usua­rios com­pen­sen a las em­pre­sas pres­ta­ta­rias por la de­va­lua­ción, al­go que fi­nal­men­te que­dó des­car­ta­do tras el im­pac­to po­lí­ti­co y el pa­ta­leo so­cial.

Pen­sar, co­mo di­jo el se­cre­ta­rio de Ener­gía, Ja­vier Iguacel, que las quejas por los aumentos del gas pro­vie­nen so­lo de “mi­li­tan­tes kirch­ne­ris­tas que quie­ren me­ter mie­do” es no com­pren­der el al­can­ce de la cri­sis ni el enojo de ese cas­ti­ga­do sec­tor so­cio­eco­nó­mi­co, que re­pre­sen­ta al 50% de la po­bla­ción y sue­le ba­jar el pul­gar a los go­bier­nos de tur­nos. Iguacel se cor­tó só­lo el vier­nes y emi­tió la me­di­da sin con­sul­tar a su su­pe­rior, el mi­nis­tro de Ha­cien­da Ni­co­lás Du­jov­ne, de via­je por In­do­ne­sia, pe­ro re­ci­bió el aval del je­fe de Ga­bi­ne­te Marcos Pe­ña y del Pre­si­den­te.

Lo que re­sul­ta in­creí­ble a es­ta al­tu­ra de los acon­te­ci­mien­tos es que el Go­bierno si­ga, pe­se a los tro­pe­zo­nes cons­tan­tes, sin apren­der de los erro­res, sin me­dir el lí­mi­te de sus re­cur­sos po­lí­ti­cos, ni los cos­tos de sus de­ci­sio­nes. Hu­bie­ra al­can­za­do con con­sul­tar al me­nos a un par de los mi­les de ase­so­res que tie­ne el Es­ta­do y pa­ga­mos to­dos. Los cons­ti­tu­cio­na­lis­tas más im­por­tan­tes del país, los que sim­pa­ti­zan con Cam­bie­mos y aque­llos ali­nea­dos con la opo­si­ción, no mos­tra­ron grie­tas a la ho­ra de opi­nar que la re­so­lu­ción de Iguacel era un dis­pa­ra­te ju­rí­di­co. Sin vuel­tas, sos­tu­vie­ron que al avan­zar so­bre pe­rio­dos an­te­rio­res, la ini­cia­ti­va vio­la el de­re­cho de pro­pie­dad -que le ga­ran­ti­za a to­do con­su­mi­dor que su pa­go de bue­na fe y a con­for­mi­dad de las em­pre­sas tie­ne efec­to can­ce­la­to­rio-; vio­la la se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca que la Cons­ti­tu­ción pre­ten­de res­guar­dar por su so­la exis­ten­cia; y vio­la el ar­tícu­lo 880 del Có­di­go Ci­vil y Co­mer­cial, que con­fie­re efec­tos can­ce­la­to­rios a los pa­gos acep­ta­dos. En sín­te­sis, no re­sis­tía un test mí­ni­mo de cons­ti­tu­cio­na­li­dad.

No se tra­ta de po­ner aquí en du­da la le­ga­li­dad del co­bro por par­te de las em­pre­sas. La Ley 24.076, san­cio­na­da en 1992,

reconoce a las pe­tro­le­ras el de­re­cho a per­ci­bir la di­fe­ren­cia cam­bia­ria del gas que se ven­de en dó­la­res y se co­bra en pe­sos. In­clu­so, la nor­ma ad­mi­te que el pre­cio co­bra­do que­da abier­to seis me­ses más has­ta que se cal­cu­la cuán­to va­rió el dó­lar y se lo su­ma a la ta­ri­fa. En esa lí­nea, es vá­li­do que el Go­bierno quie­ra cum­plir con la ley. Hay que cum­plir­la o mo­di­fi­car­la. In­clu­so, se en­tien­de que exis­tan otros mo­ti­vos pa­ra que Mau­ri­cio Ma­cri pre­ten­da no que­dar mal con las pro­duc­to­ras: las in­ver­sio­nes que se es­pe­ran en Va­ca Muer­ta pro­vie­nen de las mis­mas em­pre­sas. “La ener­gía cues­ta y hay que pa­gar­la”, re­pi­te el Pre­si­den­te. Y es cier­to. Pe­ro el Go­bierno de­bió bus­car otra al­ter­na­ti­va pa­ra aca­tar esos con­tra­tos. Una so­lu­ción que no im­pli­que un nue­vo gol­pe al bol­si­llo, pe­la­do por la in­fla­ción y la re­ce­sión bru­tal, y le evi­te al mis­mo tiem­po otro cos­to po­lí­ti­co cuan­do su po­pu­la­ri­dad ya es­tá por el pi­so.

Fernando Na­va­jas, eco­no­mis­ta je­fe de FIEL y aca­dé­mi­co de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de La Pla­ta y de la Uni­ver­si­dad Tor­cua­to Di Te­lla, afir­ma que el Go­bierno ten­dría que ha­ber pues­to el te­ma so­bre la me­sa por lo me­nos un mes an­tes, y con­tar­le a la so­cie­dad que con el es­que­ma an­te­rior “se ve­nía un ‘San Be­ni­to’ ta­ri­fa­rio gi­gan­tes­co”.

“De­bió con­tar­le a ca­ra des­cu­bier­ta a la so­cie­dad que la es­ca­le­ra me­cá­ni­ca de la po­lí­ti­ca ta­ri­fa­ria an­te­rior te­nía es­con­di­da es­ta cues­tión de las diferencias en­tre la fac­tu­ra­ción (en dó­la­res) y los pa­gos (en pe­sos).y lue­go, com­pro­me­ter­se a so­lu­cio­nar el error de la ges­tión pa­sa­da”, destaca.

En esa lí­nea, Na­va­jas con­si­de­ra que Iguacel de­bió sen­tar­se a tra­ba­jar en tres fren­tes.

“Pri­me­ro, re­ne­go­ciar el contrato con los pro­duc­to­res pa­ra acor­dar un dó­lar in­ter­me­dio, da­do que es­to es un ca­so de fuer­za ma­yor con­trac­tual, que no pue­de po­ner­se so­bre los hom­bros de los con­su­mi­do­res”, re­mar­ca. A par­tir de ahí, “anun­ciar que se qui­tan to­dos los im­pues­tos a es­ta fac­tu­ra­ción de las diferencias, al­go a lo que no se po­drían opo­ner las pro­vin­cias y los mu­ni­ci­pios, en es­pe­cial los que aho­ra pro­tes­tan en de­fen­sa de los con­su­mi­do­res pe­ro que co­bran car­gos ab­sur­dos a las fac­tu­ras de gas”. Y en ter­cer lu­gar, “ten­drían que des­ar­mar la re­gla de­ci­di­da en la ges­tión an­te­rior de que­rer usar una ta­sa de in­te­rés de mer­ca­do. La ta­sa tie­ne que ser muy sub­si­dia­da”, concluye.

Si el Go­bierno hu­bie­ra te­ni­do la ca­pa­ci­dad pa­ra leer la reali­dad so­cial y ac­tuar en con­se­cuen­cia, no só­lo hu­bie­ra evi­ta­do la ju­di­cia­li­za­ción del te­ma, con ca­ta­ra­tas de am­pa­ros por par­te de los or­ga­nis­mos de de­fen­sa al con­su­mi­dor y el ries­go de que sus­pen­dan los aumentos vi­gen­tes des­de el 1 de oc­tu­bre y se re­pi­ta el es­ce­na­rio de 2016; tam­bién se hu­bie­ra aho­rra­do el cos­to po­lí­ti­co por una me­di­da que ge­ne­ró odio, bron­ca y sen­sa­ción de in­jus­ti­cia en­tre los ciu­da­da­nos que ape­nas pue­den lle­gar a fin de mes.

Pe­ro eso no es lo peor. Con la re­so­lu­ción po­lé­mi­ca, el Go­bierno le dio de co­mer a quie­nes de­ja­ron una cri­sis ener­gé­ti­ca mo­nu­men­tal, que hoy es­ta­mos pa­gan­do. Y vol­vió a unir a los pe­ro­nis­mos de los dis­tin­tos pe­la­jes en el pe­di­do de una se­sión es­pe­cial en la Cá­ma­ra de Dipu­tados, des­ti­na­da a de­ro­gar la me­di­da, pa­ra el 18 de oc­tu­bre, el mis­mo día en que se tra­ta­ría en co­mi­sión el Pre­su­pues­to. Es de­cir, pu­so en rie­go la apro­ba­ción de esa ley cru­cial pa­ra que cie­rre el acuer­do con el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal y la me­ta de dé­fi­cit ce­ro.

Co­mo si fue­ra po­co, de­jó ex­pues­to el in­ter­nis­mo del Ga­bi­ne­te y abrió una nue­va grie­ta con los so­cios de Cam­bie­mos, en es­pe­cial, con los go­ber­na­do­res de la UCR, que se su­ma­ron al co­ro de crí­ti­cas opo­si­to­ras, lle­va­ron una pro­pues­ta al­ter­na­ti­va y se que­ja­ron por la de­ci­sión in­con­sul­ta.

El re­sul­ta­do fue el mis­mo de siem­pre. An­te el im­pac­to del es­cán­da­lo, la Ca­sa Ro­sa­da dio mar­cha atrás y, en es­te ca­so, de­ci­dió ha­cer­se car­go del au­men­to adi­cio­nal re­tro­ac­ti­vo. No se le co­bra­rá a los usua­rios sino que lo pa­ga­rá el Te­so­ro Na­cio­nal a par­tir de oc­tu­bre del año pró­xi­mo en 30 cuo­tas y por un to­tal de $ 20.000 mi­llo­nes. Es de­cir, de­bió ha­cer lo que no hi­zo an­tes: re­cu­rrir a la so­lu­ción po­lí­ti­ca, es­cu­char a sus so­cios y des­ac­ti­var el fo­co de con­flic­to con la opo­si­ción en el Con­gre­so. Lo la­men­ta­ble es que aho­ra su­mó una do­ble de­rro­ta. No con­si­guió lo que pre­ten­día pe­ro igual de­be­rá pa­gar el cos­to po­lí­ti­co por ha­ber­le que­ri­do co­brar esa di­fe­ren­cia de ma­ne­ra di­rec­ta a los ciu­da­da­nos, en me­dio del aho­go por la cri­sis.

El ADN del PRO

Así las co­sas, ¿por qué el Go­bierno jue­ga con fue­go? ¿Por qué co­me­te tan­tos erro­res no for­za­dos?

Hay al­go que vie­ne con el ADN del PRO. Por tra­tar­se de un par­ti­do que na­ció en la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res, el ma­cris­mo apren­dió a go­ber­nar en mi­no­ría pe­ro sin la pre­sión del pe­ro­nis­mo, que no tie­ne en la Ciu­dad una gran re­pre­sen­ta­ción elec­to­ral.

Po­dría de­cir­se tam­bién que los erro­res eco­nó­mi­cos se de­ben a que los téc­ni­cos ofi­cia­lis­tas son es­pe­cia­lis­tas en eco­no­mías desa­rro­lla­das, y por lo tan­to les fal­ta ma­ne­jo pa­ra los pro­ble­mas de los paí­ses emer­gen­tes. La len­guas fi­lo­sas ase­gu­ran, por ca­so, que la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria apli­ca­da por Fe­de­ri­co Sturzenegger en el Ban­co Cen­tral era ade­cua­da pa­ra Sue­cia o Fin­lan­dia y no pa­ra la Ar­gen­ti­na.

El po­li­tó­lo­go Ser­gio Be­rensz­tein cree que hay una acu­mu­la­ción de im­pe­ri­cia, in­do­len­cia y fal­ta de cin­tu­ra po­lí­ti­ca. So­bre to­do en el te­ma de ta­ri­fas. “Siem­pre se fue­ron a la ban­qui­na con eso. Ven la reali­dad muy ses­ga­da. Pe­ro en el me­dio de la re­ce­sión y la cri­sis, es­to es una man­cha más al tigre. Con­fir­ma la ma­la pra­xis y los erro­res no for­za­dos pe­ro no los sa­ca de la can­cha”, le di­ce a 3 Días.

Ro­sen­do Fra­ga, di­rec­tor del Cen­tro de Es­tu­dios Unión pa­ra la Nue­va Ma­yo­ría, re­cuer­da que el ac­cio­nar me­dian­te ‘prue­ba y error’ fue una cons­tan­tes en los ocho años que Ma­cri ocu­pó en la je­fa­tu­ra de Go­bierno por­te­ño. “In­clu­so lle­gó a de­sig­nar a un mi­nis­tro de Edu­ca­ción que nun­ca asu­mió por­que per­dió su apo­yo, tal co­mo su­ce­dió con Abel Pos­se”, destaca.

Pa­ra el analista, “es­ta for­ma de ex­plo­rar de­ci­sio­nes es una ca­rac­te­rís­ti­ca de la per­so­na­li­dad po­lí­ti­ca de Ma­cri”. “Fue cre­cien­do po­lí­ti­ca­men­te con es­ta mo­da­li­dad y aho­ra le re­sul­ta di­fí­cil cam­biar­la. Se to­ma la de­ci­sión; si tie­ne de­ma­sia­do cos­to se re­tro­ce­de, pe­ro si no es así que­da fir­me. En es­te ca­so, la de­ci­sión de ac­tua­li­zar re­tro­ac­ti­va­men­te la ta­ri­fa de gas se to­mó pen­san­do en el com­pro­mi­so de ajus­te con el FMI, sub­es­ti­man­do el cos­to in­terno que ten­dría”, re­mar­ca.

“El pro­ble­ma -agre­ga Fra­gaes que has­ta aho­ra el go­bierno nun­ca ha­bía en­fren­ta­do una si­tua­ción eco­nó­mi­ca tan di­fí­cil, un cua­dro po­lí­ti­co tan com­ple­jo y una si­tua­ción so­cial tan crí­ti­ca. Ha cam­bia­do la si­tua­ción, y el ac­cio­nar me­dian­te ‘prue­ba o error’ pa­re­ce te­ner ma­yor cos­to po­lí­ti­co que an­tes. Las cri­sis sue­len es­ta­llar por ‘erro­res de cálcu­lo’ y es­to ocu­rrió con las ta­ri­fas”.

El di­rec­tor de Ob­ser­va­to­rio Elec­to­ral, Ju­lio Burd­man, con­si­de­ra que es­te ti­po de me­di­das for­man par­te de un mo­de­lo de to­ma de de­ci­sio­nes que es po­co con­sul­ti­vo. “Creo que es­tá fa­llan­do la mi­ra­da po­lí­ti­ca y me ha­ce pen­sar que es­te ti­po de de­ci­sio­nes son to­ma­das en for­ma bas­tan­te res­trin­gi­da, en es­te ca­so, en­tre el Pre­si­den­te y el ti­tu­lar de la car­te­ra de Ener­gía. Si es­ta de­ci­sión hu­bie­ra si­do con­ver­sa­da o con­sul­ta­da con otros miem­bros del Ga­bi­ne­te o de Cam­bie­mos, pro­ba­ble­men­te se hu­bie­ran opues­to”, re­sal­ta.

Se­gún el po­li­tó­lo­go, el aval al au­men­to adi­cio­nal re­tro­ac­ti­vo del gas es con­sis­ten­te con la con­vic­ción del Pre­si­den­te, del ac­tual se­cre­ta­rio Iguacel y, an­tes, del mi­nis­tro Aran­gu­ren, de que la ener­gía tie­ne que ir ha­cia un mo­de­lo de ba­jo sub­si­dio y de tras­la­do de cos­tos ha­cia el usua­rio de las fac­tu­ras, aún cuan­do el te­ma de sub­si­dios no mer­mó en la Ar­gen­ti­na. “Sin em­bar­go, creo que en es­te ca­so se tra­tó de un cálcu­lo di­fí­cil de sos­te­ner, in­clu­so des­de el pun­to de vis­ta le­gal. Pe­ro el pro­ble­ma prin­ci­pal es que se es­tá asu­mien­do la po­si­ción de los pro­vee­do­res y no de los con­su­mi­do­res cuan­do nin­gún go­bierno de­be­ría ha­cer eso”, concluye. ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.