Ha­cia la au­to­li­be­ra­ción

El Cronista comercial - - 3 Días - Gaby Za­ra­go­za

La au­to­ra tra­za aquí el ca­mino a se­guir pa­ra ha­cer­nos car­go y res­pon­sa­bles de nues­tra pro­pia vi­da y nos su­gie­re “cons­truir nues­tro pre­sen­te sin atri­buir a na­die la ca­pa­ci­dad de ha­cer­nos fe­li­ces o in­fe­li­ces”.

“Yo li­be­ro a mis pa­dres de la sen­sa­ción de que han fa­lla­do con­mi­go... Yo li­be­ro a mis hi­jos de la ne­ce­si­dad de traer or­gu­llo pa­ra mí, que pue­dan es­cri­bir sus pro­pios ca­mi­nos de acuer­do con sus co­ra­zo­nes, que su­su­rran to­do el tiem­po en sus oí­dos. Yo li­be­ro a mi pa­re­ja de la obli­ga­ción de com­ple­tar­me. No me fal­ta na­da, apren­do con to­dos los se­res to­do el tiem­po. Agra­dez­co a mis abue­los y an­te­pa­sa­dos que se reunie­ron pa­ra que hoy res­pi­re la vi­da. Los li­be­ro de las fallas del pa­sa­do y de los de­seos que no cum­plie­ron, cons­cien­te de que hi­cie­ron lo me­jor que pu­die­ron pa­ra re­sol­ver sus si­tua­cio­nes den­tro de la con­cien­cia que te­nían en aquel mo­men­to. Yo los hon­ro, los amo y re­co­noz­co inocen­tes. Yo des­nu­do mi al­ma de­lan­te de sus ojos, por eso ellos sa­ben que yo no es­con­do ni de­bo na­da, más que ser fiel a mí mis­ma y a mi pro­pia exis­ten­cia. Ca­mi­nan­do con la sa­bi­du­ría del co­ra­zón, soy cons­cien­te de que cum­plo mi pro­yec­to de vi­da. Li­bre de leal­ta­des fa­mi­lia­res in­vi­si­bles y vi­si­bles que pue­dan per­tur­bar mi paz y fe­li­ci­dad, que son mis úni­cas res­pon­sa­bi­li­da­des. Yo re­nun­cio al pa­pel de sal­va­dor, de ser aquel que une o cum­ple las expectativas de los de­más. Apren­dien­do a tra­vés y só­lo a tra­vés, del amor. Ben­di­go mi esen­cia, mi ma­ne­ra de ex­pre­sar, aun­que al­guien no pue­da com­pren­der­me. Yo me en­tien­do a mí mis­ma, por­que só­lo yo vi­ví y ex­pe­ri­men­té mi his­to­ria. Por­que me co­noz­co. Sé quién soy, lo que sien­to, lo que ha­go y por qué lo ha­go. Me res­pe­to y me aprue­bo. Yo hon­ro la Di­vi­ni­dad en mí y en ti... So­mos li­bres”.

Leo es­te ma­ra­vi­llo­so tex­to en el mu­ro de Fa­ce­book de mi co­le­ga Te­re­sa Cle­ris –Fun­da­do­ra y di­rec­to­ra de Psi­coac­tua­li­dad-, atri­bui­do a una an­ti­gua ben­di­ción Náhuatl de la re­gión cen­tral de Mé­xi­co, y se des­pier­ta en mí el de­seo de com­par­tir­lo, por­que en­tien­do que re­su­me el ca­mino de li­be­ra­ción ne­ce­sa­rio pa­ra ha­cer­nos car­go y res­pon­sa­bles de la vi­da. Co­mo adul­tos, re­co­no­cer­nos protagonistas del pre­sen­te. De­jar de “vic­ti­mi­zar­nos” con el pa­sa­do jus­ti­fi­can­do lo que no ha­ce­mos hoy. Re­co­no­cer que nuestros hi­jos vie­nen a vi­vir sus vi­das y no pro­gra­mar­los a fu­tu­ro a tra­vés de nues­tras expectativas. Cons­truir nues­tro pre­sen­te sin atri­buir a na­die la ca­pa­ci­dad de ha­cer­nos fe­li­ces o in­fe­li­ces. Ocu­par­nos de ser per­so­nas con las que nos dé gus­to es­tar, honrando la vi­da que ha­bi­ta en no­so­tros. Es­te tra­ba­jo, que pue­de re­su­mir el trán­si­to y evo­lu­ción ha­cia la adul­tez y ha­cia sen­tir­nos due­ños y par­tí­ci­pes de nues­tra pro­pia vi­da, se sin­te­ti­za des­de mi pers­pec­ti­va en las co­no­ci­das pa­la­bras atri­bui­das al teó­lo­go y fi­ló­so­fo Reihold Nie­buhr: “Se­ñor, con­cé­de­me se­re­ni­dad pa­ra aceptar to­do aque­llo que no pue­do cam­biar, for­ta­le­za pa­ra cam­biar lo que soy ca­paz de cam­biar y sa­bi­du­ría pa­ra en­ten­der la di­fe­ren­cia”.

Po­nien­do la in­ten­ción en abrir­nos a es­ta po­si­bi­li­dad de trans­for­mar­nos, la vi­da comienza a te­ner sen­ti­do en sí mis­ma, ha­cien­do de nues­tra co­ti­dia­nei­dad la me­jor es­cue­la de vi­da pa­ra la au­to­li­be­ra­ción in­te­rior. ■ www.sin­to­ni­zan­doe­lal­ma.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.