Si el mer­ca­do al­cis­ta es­tá lle­gan­do a su fin, ¿qué ven­drá des­pués?

A me­di­da que suben los ren­di­mien­tos de los bo­nos del Te­so­ro nor­te­ame­ri­cano, las ac­cio­nes pier­den su bri­llo. Sin em­bar­go, la pla­za vol­ve­ría a to­mar im­pul­so

El Cronista comercial - - Financial Times - MICHAEL MAC­KEN­ZIE

EL DESEM­PE­ÑO DE WALL STREET VE­NÍA SU­PERAN­DO AL RES­TO DEL MUN­DO

Los pe­río­dos de au­men­to sos­te­ni­do de las ac­cio­nes son co­mo un pa­seo en es­ca­le­ra me­cá­ni­ca. Pe­ro cuan­do el mer­ca­do cam­bia de di­rec­ción, la sa­li­da es por el as­cen­sor.

El re­pen­tino des­cen­so de es­ta se­ma­na en reali­dad no de­be­ría sor­pren­der a los in­ver­so­res. El mer­ca­do al­cis­ta es­ta­dou­ni­den­se ha­ce un tiem­po que pa­re­cía pro­lon­gar­se de­ma­sia­do. Los in­ver­so­res ve­nían bus­can­do áreas de­fen­si­vas mien­tras que las gi­gan­tes tec­no­ló­gi­cas Ap­ple y Ama­zon su­pe­ra­ban el má­gi­co nú­me­ro de ca­pi­ta­li­za­ción bur­sá­til de u$s 1 bi­llón.

Wall Street tam­bién su­pe­ra­ba al res­to del mun­do por un im­pre­sio­nan­te mar­gen en tér­mi­nos de desem­pe­ño es­te año, una di­ver­gen­cia que ha preo­cu­pa­do a los in­ver­so­res en las úl­ti­mas se­ma­nas y pro­vo­có cier­ta ro­ta­ción en con­tra de las ac­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses y a fa­vor del mer­ca­do de Ja­pón en­tre otros.

Por lo tan­to, las se­ña­les cla­ras de que se ha­bía lle­ga­do a un pi­co eran vi­si­bles pa­ra to­dos.

El ca­ta­li­za­dor pa­ra que se pre­sio­na­ra el bo­tón de plan­ta ba­ja fue­ron los da­tos más só­li­dos de EE.UU. y la men­ción de más subas de tasas por par­te de los fun­cio­na­rios de la Re­ser­va Fe­de­ral. Es una com­bi­na­ción que fi­nal­men­te per­fo­ró el ren­di­mien­to de los bo­nos del Te­so­ro nor­te­ame­ri­cano a diez años más allá de 3% a su ni­vel más al­to des­de 2011, un he­cho que gol­pea par­ti­cu­lar­men­te a las ac­cio­nes tec­no­ló­gi­cas, el gru­po que ha­ce tiem­po li­de­ra Wall Street.

Las ac­cio­nes de EE.UU. y en par­ti­cu­lar las com­pa­ñías tec­no­ló­gi­cas de rá­pi­do cre­ci­mien­to se ha­bían be­ne­fi­cia­do con el ren­di­mien­to de los bo­nos a diez años in­fe­rior a 3% ya que con los ren­di­mien­tos a lar­go pla­zo más ba­jos, las ac­cio­nes ga­nan atrac­ti­vo.

Pe­ro el miér­co­les, su­frie­ron un fuer­te gol­pe. El In­di­ce Nas­daq Com­po­si­te, que tie­ne gran can­ti­dad de ac­cio­nes tec­no­ló­gi­cas, ca­yó 4,1%, su ma­yor caí­da dia­ria des­de ju­nio de 2016 y el NYSE Fang+ re­tro­ce­dió 5,6%. El S&P 500 tu­vo su peor día des­de fe­bre­ro con un de­rrum­be de 3,3%.

Ayer la caí­da de los mer­ca­dos de ac­cio­nes glo­ba­les fue una de las más am­plias e in­ter­na­cio­na­les de la re­cien­te tur­bu­len­cia. El ín­di­ce eu­ro­peo Stoxx 600 re­tro­ce­dió 1,6%, su peor día en cua­tro me­ses, a su ni­vel más ba­jo des­de fi­nes de 2016. Y los mer­ca­dos emer­gen­tes se des­li­za­ron 2,7%, y en el año acu­mu­lan una de­cli­na­ción su­pe­rior a 17%.

No sor­pren­de que en EE.UU. las ac­cio­nes tec­no­ló­gi­cas fue­ran la in­ver­sión más bus­ca­da, esas com­pa­ñías cre­cen rá­pi­do y han si­do gran­des be­ne­fi­cia­rias de la reforma im­po­si­ti­va. Los in­ver­so­res se man­tu­vie­ron jun­to a las ga­na­do­ras in­clu­so cuan­do se re­gis­tra­ban caí­das. El pro­ble­ma es que en los mer­ca­dos cual­quier cla­se de com­por­ta­mien­to en ma­na­da fi­nal­men­te ter­mi­na mal.

Cuan­do suben los ren­di­mien­tos a lar­go pla­zo quie­re de­cir que los flu­jos de ca­ja que ge­ne­ran las ac­cio­nes de rá­pi­do cre­ci­mien­to ya no pa­re­cen tan abun­dan­tes, por lo que de­be pro­du­cir­se un ajus­te; que es lo que he­mos vis­to.

De he­cho, un sec­tor muy im­por­tan­te de­mues­tra có­mo el

mo­men­tum pue­de ser muy ne­ga­ti­vo pa­ra una car­te­ra. Los fa­bri­can­tes de pro­ce­sa­do­res, que se ubi­can al frente de la ca­de­na de abas­te­ci­mien­to glo­bal, en­ca­be­za­ron la ven­ta ma­si­va que su­frie­ron las tec­no­ló­gi­cas es­ta se­ma­na, da­do que la ten­sión en­tre Chi­na y EE.UU. se ex­ten­dió más allá del co­mer­cio. El Sox (el Phi­la­delp­hia Se­mi­con­duc­tor In­dex) se de­rrum­bó 4,5% el miér­co­les y ayer, 0,64%.

De he­cho, el Sox izó una in­men­sa ban­de­ra ro­ja pa­ra el sec­tor tec­no­ló­gi­co y si mi­ra­mos a las Faangs (Fa­ce­book, Ama­zon, Ap­ple, Net­flix y Goo­gle) y al Nas­daq, el men­sa­je es­tá lle­gan­do. La caí­da de Wall Street es la se­ñal más cla­ra has­ta aho­ra de que los in­ver­so­res es­tán preocupados por la eco­no­mía glo­bal en un mo­men­to en que las re­la­cio­nes en­tre Chi­na y EE.UU. van de mal en peor. El cre­ci­mien­to glo­bal más dé­bil afec­ta a las com­pa­ñías nor­te­ame­ri­ca­nas, que ya ven re­du­ci­dos sus in­gre­sos en el ex­tran­je­ro de­bi­do al for­ta­le­ci­mien­to del dó­lar.

La pre­gun­ta es ha­cia dón­de nos di­ri­gi­mos.

Mien­tras se in­ten­si­fi­ca la ven­ta ma­si­va en Nue­va York, un ope­ra­dor re­cal­ca­ba que cuan­do en 2011 el ren­di­mien­to a diez años es­ta­ba en los ni­ve­les ac­tua­les, el múl­ti­plo fu­tu­ro del S&P 500 era de 13,1 ve­ces, mien­tras que aho­ra es cer­cano a 16,5 ve­ces. Eso deja al mer­ca­do co­ti­zan­do a una pri­ma so­bre las va­lua­cio­nes de aquel en­ton­ces.

Aho­ra, dos co­sas pue­den ayu­dar a es­ta­bi­li­zar Wall Street y las ac­cio­nes glo­ba­les. Hoy em­pie­za la úl­ti­ma tem­po­ra­da de re­sul­ta­dos de em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses y los nú­me­ros só­li­dos ayu­da­rán a re­du­cir los ra­tios pre­cio/ga­nan­cias fu­tu­ros. Tam­bién po­dría ver­se un des­cen­so de los ren­di­mien­tos a lar­go pla­zo y, por lo tan­to, me­nos pre­sión so­bre

El re­pen­tino des­cen­so de es­ta se­ma­na en reali­dad no de­be­ría sor­pren­der a los in­ver­so­res

Las se­ña­les cla­ras de que el mer­ca­do ha­bía lle­ga­do a un pi­co eran vi­si­bles pa­ra to­dos

las va­lua­cio­nes de las ac­cio­nes.

Lo más pro­ba­ble es que se dé una com­bi­na­ción de las dos co­sas, jun­to con un ma­yor re­tro­ce­so del mer­ca­do. Sos­pe­cho que cuan­do las gran­des tec­no­ló­gi­cas pre­sen­ten sus re­sul­ta­dos es­te mes, el mo­men­tum bien pue­de vol­ver por­que los pre­cios de las ac­cio­nes más ba­jos y los re­sul­ta­dos só­li­dos des­per­ta­rán a los com­pra­do­res.

Los mer­ca­dos al­cis­tas mue­ren con las re­ce­sio­nes; y EE.UU. se­gui­rá sien­do un ries­go ba­jo en es­ta eta­pa del ci­clo mien­tras se man­ten­ga el vien­to de co­la pro­ve­nien­te del re­cor­te de im­pues­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.