El dra­ma de las Le­tes y las Le­bac 2.0

El Cronista comercial - - Opinión -

Des­de que ha­ce me­ses las Le­bac em­pe­za­ron a dar gran­des do­lo­res de ca­be­za ha­cien­do su­bir la co­ti­za­ción del dó­lar, las au­to­ri­da­des han in­ten­ta­do to­mar­se con se­rie­dad el desar­me de la bom­ba que ha­bían ge­ne­ra­do fun­cio­na­rios de es­te mis­mo go­bierno y de­ci­die­ron en­ton­ces re­em­pla­zar­las por en­te­ro. Co­mo eso no es ni fá­cil ni in­cruen­to, se to­mó una ba­te­ría de me­di­das en­tre las cua­les fi­gu­ran la co­lo­ca­ción de Le­tes en dó­la­res y Le­cap en pe­sos.

Las Le­tes ya es­ta­ban tam­bién em­pe­zan­do a dar otra suer­te de do­lo­res de ca­be­za da­do que su re­no­va­ción se ha con­ver­ti­do en un pro­ble­ma en re­cien­tes li­ci­ta­cio­nes. A pe­sar de la bue­na vo­lun­tad de las au­to­ri­da­des, que to­ma­ron la me­di­da cla­ve de su­bir los en­ca­jes ban­ca­rios, sin la cual hoy no es­ta­ría­mos en va­lo­res de dó­lar co­mo los ac­tua­les, sino muy superiores, la for­ma en que se co­lo­ca en el mer­ca­do las Le­tes y las Le­cap dis­ta mu­cho de ser un óp­ti­mo y has­ta pue­den lle­gar a ser, en un fu­tu­ro no de­ma­sia­do dis­tan­te, un pro­ble­ma tan gra­ve co­mo lo han si­do las Le­bac. Vea­mos por­qué:

En el ca­so de las Le­tes, las au­to­ri­da­des han ve­ni­do per­mi­tien­do que las mis­mas se sus­cri­ban en pe­sos o en dó­la­res. El pro­ble­ma es que se sus­cri­ban en la mo­ne­da que sea, la mo­ne­da de pa­go es el dó­lar. Ello aca­rrea dos pro­ble­mas: el pri­me­ro es sen­ci­llo de en­tre­ver: el Es­ta­do ha­ce un rui­no­so ne­go­cio to­man­do pe­sos pa­ra pa­gar dó­la­res por­que es­tá co­me­tien­do un error muy si­mi­lar al que co­me­tía el ex mi­nis­tro Prat-gay que to­ma­ba dó­la­res de deuda pa­ra pa­gar gas­to co­rrien­te en pe­sos. To­mar pe­sos pa­ra pa­gar dó­la­res equi­va­le a ven­der dó­la­res a pla­zo. Y eso es lo que en bue­na me­di­da se es­tá ha­cien­do: se sa­can pe­sos del mer­ca­do y se con­sien­te el pa­go de dó­la­res en lo que re­sul­ta una ven­ta en­cu­bier­ta de dó­la­res que figura en los pa­pe­les co­mo “to­ma de deuda”. Y es­to se co­nec­ta con el se­gun­do pro­ble­ma que exis­te hoy en la co­lo­ca­ción de Le­tes cuan­do las mis­mas se sus­cri­ben con pe­sos. Co­mo se to­ma co­mo re­fe­ren­cia la co­ti­za­ción del dó­lar ma­yo­ris­ta 48 ho­ras an­te­rior al día en que se de­fi­ne la li­ci­ta­ción, ello pue­de en­gro­sar las ga­nan­cias de quie­nes com­pran las Le­tes con pe­sos, lo que equi­va­le a oca­sio­nar gra­vo­sas pér­di­das al Te­so­ro. Y han si­do mu­chas las ve­ces en que se to­mó deuda en pe­sos a pa­gar en dó­la­res con diferencias de co­ti­za­ción del dó­lar de has­ta 2%. Y ese 2% es una ga­nan­cia adi­cio­nal que se ob­tie­ne en so­lo seis me­ses de quie­nes com­pran es­tos títulos pú­bli­cos. ¿No se han da­do cuen­ta las au­to­ri­da­des de es­to? ¿Son cie­gas aca­so? No se pue­de pen­sar que no han vis­to es­tos pro­ble­mas que oca­sio­na el de­jar sus­cri­bir Le­tes en pe­sos pa­ra ser pa­ga­das en dó­la­res. Lo que ocu­rre es que desean mos­trar ci­fras vo­lu­mi­no­sas de re­no­va­cio­nes de es­tas le­tras de cor­to pla­zo pa­ra evi­tar ma­las expectativas en el mer­ca­do financiero so­bre el de­rro­te­ro fu­tu­ro del dó­lar. Por eso mis­mo las au­to­ri­da­des se equi­vo­can. Eso es pan pa­ra hoy y ham­bre pa­ra ma­ña­na. Se es­tán vendiendo dó­la­res a fu­tu­ro ba­jo la apa­rien­cia fal­sa de co­lo­ca­ción exi­to­sa de deuda. Cuan­to an­tes se cor­te es­ta po­si­bi­li­dad de sus­cri­bir Le­tes en dó­la­res con pe­sos, más ga­na­rá en con­sis­ten­cia el pro­gra­ma eco­nó­mi­co que, a fuer de ser sin­ce­ros hay que de­cir que ha­ce agua por mu­chos fren­tes a la vez, y que al igual que el pro­gra­ma aprobado por el FMI en ju­nio pa­sa­do, pue­de aca­bar real­men­te muy mal.

Pe­ro las Le­tes no son el úni­co tí­tu­lo pú­bli­co que es­tá agre­gan­do ines­ta­bi­li­dad al plan eco­nó­mi­co tras la fa­cha­da de li­ci­ta­cio­nes re­la­ti­va­men­te exi­to­sas. La co­lo­ca­ción de las Le­cap en pe­sos a pla­zos de 4 y 6 me­ses ha re­sul­ta­do en un en­gen­dro hí­bri­do muy ne­ga­ti­vo. Vea­mos tam­bién en es­te ca­so por­qué:

El ob­je­ti­vo de la emi­sión de las Le­cap fue en un pri­mer mo­men­to ayu­dar a ab­sor­ber pe­sos que que­da­ran ocio­sos en el mer­ca­do financiero a raíz de la can­ce­la­ción de las Le­bac. Cuan­do esa me­di­da se adop­tó des­de El

Cro­nis­ta hi­ce sa­ber el he­cho de que los títulos emi­ti­dos por el Te­so­ro no tie­nen la ca­rac­te­rís­ti­ca que sí tie­nen los títulos emi­ti­dos del Ban­co Cen­tral de ab­sor­ción mo­ne­ta­ria. La cau­sa es sen­ci­lla: los fon­dos que ob­tie­ne el Te­so­ro por la emi­sión de bo­nos en pe­sos son de­po­si­ta­dos en el Ban­co Na­ción, el cual, des­con­tan­do los en­ca­jes de es­tos de­pó­si­tos po­día pres­tar el re­ma­nen­te. Al ha­ber ca­pa­ci­dad pres­ta­ble de los fon­dos ob­te­ni­dos a tra­vés de Le­cap se per­día el efec­to de ab­sor­ción mo­ne­ta­ria que sí tie­nen las Le­bac. Cuan­do ello fue co­no­ci­do, las au­to­ri­da­des mo­di­fi­ca­ron el es­que­ma e hi­cie­ron que el Ban­co Na­ción de­po­si­te en el Ban­co Cen­tral el 100% de los fon­dos ob­te­ni­dos por la co­lo­ca­ción de es­tas le­tras. No que­da cla­ro si el Te­so­ro co­bra in­tere­ses del Ban­co Na­ción por el de­pó­si­tos de es­tos fon­dos, o si el Ban­co Cen­tral se los re­mu­ne­ra. Sin em­bar­go, el lec­tor pue­de que­dar­se con una ima­gen muy cla­ra de lo que ocu­rre si se le di­ce al­go muy sen­ci­llo: da lo mis­mo. Da exac­ta­men­te igual si el Te­so­ro co­bra in­tere­ses del Ban­co Cen­tral o del Ban­co Na­ción, por­que lo cier­to es que el Te­so­ro pa­ga in­tere­ses por las Le­cap. Si tras­la­da lue­go ese cos­to al Ban­co Na­ción o al Ban­co Cen­tral es muy cla­ro que “to­do que­da en fa­mi­lia”. Los in­tere­ses de las Le­cap son dé­fi­cit del sec­tor pú­bli­co los pa­gue quien los pa­gue: si el Te­so­ro, si el Na­ción o si el Cen­tral.

Di­cho es­to, ca­be pre­gun­tar­se: ¿Qué sen­ti­do tie­ne des­ar­mar la bo­la de nie­ve de Le­bac si en for­ma si­mul­tá­nea se in­ten­ta su­mar esos pe­sos que se li­be­ran en las nue­vas Le­cap? El cam­bio de una le­tra por otra es un me­ro cam­bio de ma­nos. Es un ali­vio en­ton­ces que el mer­ca­do financiero no es­té com­pran­do ma­si­va­men­te es­tas Le­cap por­que sino muy rá­pi­da­men­te po­dría­mos es­tar en la bo­la de nie­ve las Le­bac 2.0 . Y que­da sin con­tes­ta­ción una pre­gun­ta adi­cio­nal: ¿Qué sen­ti­do tie­ne que el Te­so­ro to­me deuda pa­ra no uti­li­zar­la en el pa­go de sus gas­tos? Gran Pre­gun­ta. Nin­gu­na res­pues­ta. Cla­ras mues­tras de la for­ma ru­di­men­ta­ria –por em­plear un tér­mino sua­ve– del pen­sar eco­nó­mi­co de las au­to­ri­da­des.

Wal­ter Gra­ziano Eco­no­mis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.