Ma­nio­bran­do en­tre el des­equi­li­brio fiscal, el Fon­do y las in­ver­sio­nes

El Cronista comercial - - Portada - Por Ma­ri­na Dal Pog­ge­to

Ape­nas cua­tro me­ses y me­dio des­pués del ve­to pre­si­den­cial a la Ley que ha­bía fre­na­do los aumentos ta­ri­fa­rios de prin­ci­pios de año, y con un nue­vo mi­nis­tro de Ener­gía cu­yo rol ha si­do des­de que des­em­bar­có en la ges­tión, la di­fí­cil ta­rea de desagiar con­tra­tos do­la­ri­za­dos frente a un sal­to no con­tro­la­do del dó­lar y una ace­le­ra­ción en la ta­sa de in­fla­ción, las ta­ri­fas vol­vie­ron a la ta­pa de los dia­rios.

Su ta­rea con­sis­tió en bus­car un cua­dro ta­ri­fa­rio “so­cial­men­te via­ble” pe­ro que en si­mul­tá­neo sos­ten­ga las se­ña­les a la in­ver­sión en el sec­tor y li­mi­te los cos­tos pre­su­pues­ta­rios de los sub­si­dios en fun­ción del ajus­te fiscal com­pro­me­ti­do con el FMI. Ta­rea pa­ra Man­dra­ke, más que pa­ra un mi­nis­tro, en un con­tex­to don­de la cri­sis cam­bia­ria se agra­vó y don­de el pe­so de las ta­ri­fas en los pre­su­pues­tos fa­mi­lia­res y en los cos­tos de las em­pre­sas em­pie­zan a ser ca­da vez más re­le­van­tes.

To­man­do, los da­tos de nues­tro re­le­va­mien­to de pre­cios, par­tien­do de un ín­di­ce que arran­ca en di­ciem­bre de 2001, a sep­tiem­bre 2018 la fac­tu­ra pro­me­dio de Gas y Elec­tri­ci­dad en el AMBA acu­mu­la­ban subas de 3800% y 3100% frente a aumentos en los sa­la­rios del sec­tor for­mal y en el ni­vel ge­ne­ral de pre­cios de 3400% y 2800% res­pec­ti­va­men­te. Pa­ra­dos a fi­nes de 2015 y con­tras­tan­do tam­bién con­tra fi­nes de 2001, los aumentos eran 534%, 86%, 1700% y 1100% res­pec­ti­va­men­te.

Es cier­to que la di­ná­mi­ca de los pre­cios glo­ba­les de la ener­gía jus­ti­fi­ca que los aumentos va­yan por en­ci­ma del res­to de los pre­cios de la eco­no­mía (en 2001 el ba­rril de pe­tró­leo va­lía u$s 12, hoy va­le u$s 74 el WTI), pe­ro tam­bién es cier­to que, par­tien­do de una dis­tor­sión gro­se­ra al arran­que de la ges­tión ac­tual, vol­ver co­mo se hi­zo a los marcos re­gu­la­to­rios de los ‘90 no era con­sis­ten­te. Mu­cho me­nos fi­jar una re­com­po­si­ción del pre­cio del gas en fun­ción del cos­to mar­gi­nal de importación pa­ra to­da la ofer­ta y bien por en­ci­ma del pre­cio de re­fe­ren­cia del Gas (Henry Hubb que hoy co­ti­za a u$s 3 el mi­llón de BTU). So­bre es­to es­cri­bi­mos en abril de 2016 en un in­for­me del Es­tu­dio ti­tu­la­do “Ve­ci­nos sub­si­dian­do pe­tro­le­ras… no es Pro” en don­de cues­tio­ná­ba­mos la for­ma y la dis­tri­bu­ción de los de es­tos aumentos en­tre la ho­ja de ba­lan­ce de las em­pre­sas y la cuen­ta de sub­si­dios ener­gé­ti­cos (dos ter­ce­ras par­tes de los sub­si­dios que pa­ga­ba la Na­ción) y los ries­gos de vol­ver a in­de­xar al dó­lar los con­tra­tos.

Ese ma­ne­jo de la po­lí­ti­ca ener­gé­ti­ca, no só­lo di­la­tó la co­rrec­ción fiscal ya que au­men­tó la car­ga de sub­si­dios al du­pli­car el cos­to en dó­la­res de ge­ne­ra­ción eléc­tri­ca y dis­tri­bu­yó el au­men­to en el pre­cio a to­da la ofer­ta y no só­lo a la que re­ci­bía sub­si­dios a tra­vés del Plan Gas, sino que ade­más ge­ne­ró in­cen­ti­vos en­con­tra­dos a la nue­va ofer­ta. So­bre to­do, a par­tir de los cam­bios al Plan Gas don­de se sub­si­dia­ron só­lo los nue­vos ya­ci­mien­tos fa­vo­re­cien­do a al­gu­nas em­pre­sas en de­tri­men­to de otras que ya ha­bían hun­di­do ca­pi­tal en tight y sa­le gas (en­tre ellasypf).

Los aumentos en las fac­tu­ras con­sis­ten­tes con los cua­dros ta­ri­fa­rios de­fi­ni­dos al arran­que de la ac­tual ges­tión im­pli­ca­ban con un dó­lar de $37 una du­pli­ca­ción de las fac­tu­ras de gas y elec­tri­ci­dad a par­tir de es­te mes que se mon­ta­ba por so­bre las subas men­cio­na­das en el pá­rra­fo an­te­rior, lo cual se tor­na­ba in­via­ble po­lí­ti­ca­men­te.

Va­le re­cor­dar que la Ley que fre­na­ba los aumentos en las fac­tu­ras de gas y elec­tri­ci­dad se san­cio­nó a fi­nes de ma­yo cuan­do el dó­lar to­da­vía va­lía $25 (el de­ba­te arran­có a prin­ci­pios de abril cuan­do el dó­lar va­lía $20) y cuan­do aún es­ta­ban vi­gen­tes los com­pro­mi­sos fir­ma­dos por el mi­nis­tro de Ener­gía an­te­rior que im­po­nían un sen­de­ro cre­cien­te en el pre­cio del Gas en dó­la­res (u$s 3,8 en oc­tu­bre 2017, u$s 4,3 en abril 2018, u$s 4,8 en oc­tu­bre 2018, u$s 5,3 en abril 2019 y u$s 5,8 en oc­tu­bre 2019 el mi­llón de BTU) y uno de­cre­cien­te de los sub­si­dios a la ta­ri­fa eléc­tri­ca con cos­tos de ge­ne­ra­ción do­la­ri­za­dos (la ta­ri­fa de Gas que pa­ga­ba Cam­me­sa as­cen­dió des­de que arran­có la ges­tión ac­tual a u$s 5,5 el mi­llón de BTU). Y cuan­do ade­más, los otros dos com­po­nen­tes de las fac­tu­ras an­tes de im­pues­tos, el trans­por­te y la dis­tri­bu­ción, tam­bién es­ta­ban in­de­xa­dos a los pre­cios ma­yo­ris­tas en el ca­so del Gas, y a una po­li­nó­mi­ca que in­clu­ye sa­la­rios, pre­cios mi­no­ris­tas y pre­cios ma­yo­ris­tas en el ca­so de la Elec­tri­ci­dad.

La re­de­fi­ni­ción de las fac­tu­ras del nue­vo Mi­nis­tro in­clu­yó dos es­ta­dios. Por un la­do, frente al sal­to del dó­lar, las dis­tri­bui­do­ras gas que son las que emi­ten la fac­tu­ra que in­clu­ye los tres com­po­nen­tes an­tes de im­pues­tos: trans­por­te, dis­tri­bu­ción y el pre­cio del Gas, man­tu­vie­ron por de­ci­sión del Go­bierno Na­cio­nal el pre­cio en dó­la­res del Gas vi­gen­te en el sen­de­ro a par­tir de abril pa­sa­do, pe­ro con un dó­lar de $20, ge­ne­rán­do­se una deuda a fa­vor de las pe­tro­le­ras. Deuda que se­gún re­so­lu­ción del Mi­nis­te­rio de la se­ma­na pa­sa­da iba a ser pa­ga­da en 24 cuo­tas por los usua­rios a par­tir de 2019, y que aho­ra se­ría con­so­li­da­da a tra­vés de un bono del Te­so­ro por u$s 350 mi­llo­nes.

Por otro la­do, se desagia­ron los con­tra­tos ha­cia ade­lan­te, des­do­blan­do el au­men­to fi­ja­do del pre­cio del trans­por­te y la dis­tri­bu­ción (la se­gun­da par­te se pa­ga­ría en cuo­tas a par­tir de 2019) y se ba­jó ca­si u$s 1 el pre­cio del mi­llón de BTU res­pec­to al pre­cio fi­ja­do a par­tir de oc­tu­bre a par­tir de las li­ci­ta­cio­nes don­de ju­gó fuer­te la nue­va ofer­ta que co­bra un sub­si­dio di­fe­ren­cial por so­bre el pre­cio que pa­ga la de­man­da. El mis­mo jue­go se hi­zo con el pre­cio que pa­ga Cam­me­sa don­de al me­nos por el ve­rano se ba­jó el pre­cio de u$s 5,5 a u$s 3,7 el mi­llón de BTU. Con es­to la fac­tu­ra de Gas su­biría en pro­me­dio 35% en oc­tu­bre en lu­gar del 110% con­trac­tual, aun­que par­te de la di­fe­ren­cia en trans­por­te y dis­tri­bu­ción se pa­ga­ría en cuo­tas a par­tir de 2019, tal cual se hi­zo con los dos com­po­nen­tes de la fac­tu­ra eléc­tri­ca.

La he­ren­cia era muy com­pli­ca­da, y el ma­ne­jo vo­lun­ta­ris­ta de ma­ne­jar la po­lí­ti­ca ener­gé­ti­ca sin te­ner en cuen­ta la con­sis­ten­cia ma­cro­eco­nó­mi­ca de las co­rrec­cio­nes ter­mi­nó agra­van­do la si­tua­ción. Ma­nio­brar en­tre la via­bi­li­dad po­lí­ti­ca, las se­ña­les a la in­ver­sión y la co­rrec­ción fiscal com­pro­me­ti­da con el FMI no es fá­cil, lo que no re­sul­ta in­tui­ti­vo es la es­ca­la­da que pro­vo­có una re­so­lu­ción cu­yo im­pac­to se iba a re­fle­jar en las fac­tu­ras re­cién en 2019. Hu­bo una fa­lla en la co­mu­ni­ca­ción del Go­bierno ha­cia la po­lí­ti­ca y ha­cia la so­cie­dad. Que­da por ver có­mo se van a ma­ne­jar los ajus­tes pen­dien­tes en un con­tex­to don­de el mar­gen del Go­bierno pa­ra com­pen­sar con más deuda los des­fa­sa­jes es muy aco­ta­do.

Eco­no­mis­ta y Di­rec­to­ra Eje­cu­ti­va de Eco Go Con­sul­to­res Ma­ri­na Dal Pog­get­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.