“Acá no hay que de­jar afue­ra a na­die. Y me­nos, a Cris­ti­na”

El Cronista comercial - - 3 Días - Por Mi­cae­la Pé­rez

■ ¿Có­mo sa­le el PJ de es­te mo­men­to con­vul­sio­na­do en el que se en­cuen­tra, si pre­ten­de ser op­ción a Ma­cri en 2019? -El pe­ro­nis­mo nun­ca ha si­do un co­le­gio de se­ño­ri­tas. Creo que so­mos la ima­gen más real de un mo­vi­mien­to con mu­chí­si­ma vi­da in­ter­na y vo­ca­ción de po­der. La úni­ca paz que yo co­noz­co es la paz de los ce­men­te­rios y ahí es­tán to­dos quie­ti­tos... por­que no tie­nen vi­da.

■ Bueno, en 2015 mu­chos los da­ban por muer­tos a us­te­des los pe­ro­nis­tas. -Pe­ro eso tam­bién pa­só en el 55 y en otras opor­tu­ni­da­des y es­tá de­mos­tra­do que el pe­ro­nis­mo tie­ne vi­gen­cia des­de que fue crea­do el 17 de oc­tu­bre de 1945. Hoy más que nun­ca, por la ur­gen­cia y la emer­gen­cia por la que pa­sa la Ar­gen­ti­na, ha­ce fal­ta que sea­mos ca­pa­ces de te­ner la in­te­li­gen­cia y tam­bién po­ner mu­cho co­ra­zón y mís­ti­ca en la ne­ce­si­dad de le­van­tar una ban­de­ra hoy im­pres­cin­di­ble, que es la ban­de­ra de la uni­dad. Y no di­go to­ma­di­tos de la mano ni mu­cho me­nos, sino res­pe­tar­nos.

■ Una uni­dad que no to­dos pre­go­nan... -Tam­po­co uno ha­bla de una uni­dad del 100 por 100. Pe­ro creo que con una ma­yo­ría tam­bién po­de­mos ser cons­truc­to­res de un gran frente opo­si­tor que ne­ce­si­ta la Ar­gen­ti­na co­mo he­rra­mien­ta elec­to­ral pa­ra, de­mo­crá­ti­ca­men­te, ga­nar la elec­ción el año que vie­ne.

■ ¿Y quién que­da­ría afue­ra? -No, no ha­go dis­tin­go, di­go que por ahí al­guno que­da afue­ra, pe­ro hay que tra­ba­jar pa­ra que es­tén to­dos y na­die tie­ne el pe­ro­nó­me­tro pa­ra me­dir quién sí y quién no, quién va y quién no va...

■ Pe­ro en la fo­to que reunió a Massa, Ur­tu­bey, Pi­chet­to y Schia­ret­ti que­dó cla­ro que no hay lu­gar pa­ra Cris­ti­na... -No com­par­ti­mos que ha­ya que de­jar afue­ra a na­die. Y en el ca­so de Cris­ti­na, me­nos, por­que sin du­da que tie­ne una re­pre­sen­ta­ción más que im­por­tan­te, no só­lo den­tro del pe­ro­nis­mo sino en la opo­si­ción, y te­ne­mos que con­for­mar pre­ci­sa­men­te un gran frente opo­si­tor.

■ Las en­cues­tas aún mar­can un fuer­te re­cha­zo a su figura lo que le pone un te­cho al PJ si pre­ten­de re­cu­pe­rar el po­der... -Pa­ra cons­truir es­te frente y te­ner al­gu­na po­si­bi­li­dad, pa­ra que el ca­rro an­de, di­ga­mos, si po­nés el ca­ba­llo atrás, no an­da. Y me pa­re­ce que po­ner el ca­ba­llo atrás es em­pe­zar por los nom­bres pro­pios hoy. Lo que te­ne­mos que ha­cer es tra­tar de jun­tar to­do lo que po­da­mos, ge­ne­rar ese es­pa­cio, fi­jar re­glas de jue­go cla­ras, 15 ó 20 pun­tos bá­si­cos que pa­san por la de­fen­sa del tra­ba­jo, la pro­duc­ción, los ju­bi­la­dos, la so­be­ra­nía y esas co­sas que nos van a unir. Y si te­ne­mos al­gu­na di­fe­ren­cia de can­di­da­tu­ras y de­más, re­sol­ver­lo en una gran PA­SO.

■ ¿No fal­ta au­to­crí­ti­ca? Hoy es­tá de moda cul­par­los de ser res­pon­sa­bles de la de­ca­den­cia del país y no ha­cer­se car­go.. -Eso es un sec­tor chi­qui­to de la so­cie­dad que se ha vis­to be­ne­fi­cia­da en to­dos los mo­men­tos, en los gol­pes mi­li­ta­res, y tam­bién cuan­do el pe­ro­nis­mo ha si­do go­bierno. Des­co­no­cen el 17 de oc­tu­bre, que fue un an­tes y un des­pués pa­ra la vi­da po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na: sig­ni­fi­có el ascenso de los tra­ba­ja­do­res a ser ac­to­res ac­ti­vos de la vi­da po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na. ■Pe­sa fuer­te so­bre el pe­ro­nis­mo la som­bra de la corrupción por el es­cán­da­lo de los cua­der­nos de las coimas K. Les va a re­sul­tar di­fí­cil sa­cár­se­la de en­ci­ma... -Es­tá tra­ba­jan­do muy bien to­do un apa­ra­to me­diá­ti­co que ma­cha­ca con es­to, y lo que te­ne­mos que ha­cer es no ha­cer­le el jue­go ni al ofi­cia­lis­mo ni a Du­rán Bar­ba, que es men­tor en cuan­to al “di­vi­de y rei­na­rás”. Te­ne­mos his­to­ria, tra­yec­to­ria, vo­ca­ción, doc­tri­na, ga­nas, cua­dros, to­do co­mo pa­ra po­der ser in­te­li­gen­tes y ver que hoy la en­cues­ta que mi­res di­ce que la opo­si­ción es ma­yo­ri­ta­ria.

■ ¿Us­ted in­sis­te con es­to de que Cris­ti­na es una per­se­gui­da po­lí­ti­ca? -Sí, por­que hay un sec­tor de la Jus­ti­cia de­ci­di­da­men­te tra­ba­jan­do con el Go­bierno.

■ Pe­ro hay ex fun­cio­na­rios K y em­pre­sa­rios que ya han con­fe­sa­do... -Le fal­ta con­fe­sar a uno, al prin­ci­pal, me pa­re­ce...

■ ¿A quién?

-Al que es­tá go­ber­nan­do Ar­gen­ti­na. No sé si se va a arre­pen­tir, pe­ro fue la pa­tria con­tra­tis­ta y ha vi­vi­do del Es­ta­do to­da la vi­da, ha cre­ci­do en go­bier­nos mi­li­ta­res, y su pa­dre (Fran­co Ma­cri) lle­gó con una mano atrás y otra ade­lan­te y cre­ció a cos­ti­llas del Es­ta­do. Eso es in­ne­ga­ble. ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.