Otro ho­mi­ci­dio agra­va los te­mo­res por la ola de vio­len­cia en la Re­gión

El úl­ti­mo ca­so trá­gi­co ocu­rrió ayer a la ma­dru­ga­da en el ba­rrio El Re­ti­ro. A un hom­bre de 31 años le pe­ga­ron un ti­ro en las cos­ti­llas. Las cau­sas del ho­mi­ci­dio son con­fu­sas y los in­ves­ti­ga­do­res no des­car­tan na­da

El Día (La Plata) - - Portada -

Con tres ho­mi­ci­dios en ape­nas cua­tro días la ola de vio­len­cia que sa­cu­de a la Re­gión pa­re­ce no te­ner fin. La úl­ti­ma víc­ti­ma registrada es un jo­ven de 33 años, iden­ti­fi­ca­do por la Po­li­cía co­mo Wal­ter Da­río Gar­cía que, se­gún la in­for­ma­ción ofi­cial, fue ata­ca­do por dos per­so­nas cuan­do ayu­da­ba a car­gar la ca­mio­ne­ta de un ve­cino que se iba de va­ca­cio­nes.

Pa­ra los fa­mi­lia­res de Gar­cía esa ver­sión no cie­rra. Pa­tri­cia Ramírez, tía del muer­to, no tie­ne du­das de que la ver­dad es otra. “A mi so­brino le hi­cie­ron una ca­ma”, di­jo ayer en diá­lo­go con EL DIA.

Gon­za­lo So­lís, de 23 años y Braian Fa­lón, de 21, fue­ron las otras dos víc­ti­mas fa­ta­les del fin de se­ma­na lar­go. Al pri­me­ro lo ma­ta­ron a pu­ña­la­das el sá­ba­do y al úl­ti­mo, el mar­tes a la ma­dru­ga­da.

Tres crí­me­nes en cua­tro días. Así se pre­sen­tó es­te co­mien­zo de 2018 en ma­te­ria de in­se­gu­ri­dad y vio­len­cia en la Re­gión, que ya su­peró en can­ti­dad de muer­tes -con un to­tal de seis- al mis­mo pe­río­do de 2014, se em­pa­re­jó con 2015 y se po­si­cio­nó por en­ci­ma de 2016 y 2017. Es de­cir, uno de los años más san­grien­tos que se re­cuer­de en es­tos úl­ti­mos tiem­pos.

Los ve­ci­nos no sa­lían de su con­mo­ción, el do­min­go pa­sa­do, al co­no­cer­se el ase­si­na­to de un re­par­ti­dor de 23 años una ca­sa de pas­tas de Vi­lla El­vi­ra, cuan­do se to­pa­ron con la no­ti­cia de que en Be­ris­so una pe­lea ha­bía ter­mi­na­do con la vi­da de otro chi­co. Y por si fue­ra po­co, ayer a la ma­dru­ga­da la aten­ción se de­po­si­tó en el ba­rrio El Re­ti­ro, don­de ma­ta­ron a ba­la­zos a un hom­bre de 33 años, en un ca­so que se pre­sen­ta con­fu­so en cuan­to a sus mo­ti­va­cio­nes.

Nin­guno de es­tos tres ca­sos, va­le acla­rar, ten­drían pun­tos en co­mún, más allá de evi­den­ciar que la tran­qui­li­dad pu­do ser un va­lor que ya no exis­te por es­tas tie­rras.

En el ase­si­na­to del re­par­ti­dor, iden­ti­fi­ca­do co­mo Gon­za­lo So­lís, el mó­vil fue un ro­bo. En el de Be­ris­so, cu­ya víc­ti­ma re­sul­tó Braian Nahuel Fa­lón (21), se ha­bla de una pe­lea por un su­pues­to an­ta­go­nis­mo ba­rrial y en el de Wal­ter Da­río Gar­cía, a quien to­dos co­no­cían co­mo “Chi­cho” y le pe­ga­ron un ba­la­zo de 9 mi­lí­me­tros que le atra­ve­só las cos­ti­llas, des­de muy cor­ta dis­tan­cia, en la ca­lle 50 en­tre 159 y 160, las hi­pó­te­sis to­da­vía es­tán abier­tas.

¿Qué fue real­men­te lo que su­ce­dió en es­te úl­ti­mo he­cho? Co­mo se di­jo, los pes­qui­sas no dan na­da por ce­rra­do, más allá de que el re­por­te ofi­cial di­ce textualmente que “Gar­cía se ha­lla­ba ayu­dan­do a un ve­cino -Ju­lio Ni­co­lo­si-, a car­gar unas co­sas en su ca­mio­ne­ta, ya que se iba de va­ca­cio­nes” y que “en ese mo­men­to pa­ra un Peu­geot 307 y ba­jan 2 N.N. ar­ma­dos”, uno de los cua­les, sin dar­le tiem­po a na­da, “efec­túa un dis­pa­ro im­pac­tan­do en el in­ter­cos­tal de Gar­cía, por lo que es­tos su­je­tos se dan a la fu­ga”, al pa­re­cer, con las ma­nos va­cías.

En me­dio de esa des­crip­ción, el es­ce­na­rio lu­ce bas­tan­te os­cu­ro y pan­ta­no­so: ¿Pu­do ser un in­ten­to de ro­bo?, es la pre­gun­ta ini­cial que mu­chos se for­mu­la­ron. Aun­que des­pués apa­re­cie­ron las otras: ¿Y si a Gar­cía lo fue­ron a bus­car por al­gu­na ra­zón que aún no se des­cu­brió? ¿Y si se equi­vo­ca­ron de víc­ti­ma? ¿Y si al­guien lo en­tre­gó?.

Las du­das, de in­me­dia­to, apa­re­cie­ron del la­do de la fa­mi­lia Gar­cía (ver apar­te), ya que en­tien­den que de­trás del lla­ma­do que re­ci­bió pa­ra que va­ya, ca­si a las dos de la ma­dru­ga­da, a la ca­sa del ve­cino, se es­con­de­ría al­gu­na si­tua­ción por lo me­nos ex­tra­ña.

Gar­cía, in­di­ca­ron des­de su en­torno, tra­ba­ja­ba con su ca­mión pa­ra una coope­ra­ti­va mu­ni­ci­pal jun­tan­do cha­ta­rra por dis­tin­tos ba­rrios de la Ciudad.

“Siem­pre tu­vo ca­mio­nes y vi­vió de eso. Ha­cien­do via­jes pa­ra lle­var dis­tin­tas co­sas, in­clu­so a ciu­da­des del in­te­rior de la Pro­vin­cia, y aho­ra, des­de ha­ce dos me­ses, con la Mu­ni­ci­pa­li­dad”, men­cio­nó un alle­ga­do en diá­lo­go con es­te dia­rio.

La fa­mi­lia se en­te­ró de que al­go ma­lo le ha­bía pa­sa­do cer­ca de la me­dia­no­che.

Al prin­ci­pio pen­sa­ron que ha­bía te­ni­do un ac­ci­den­te, pe­ro gran­de fue la sor­pre­sa cuan­do su­pie­ron la ver­dad.

En el ba­rrio ya apa­re­cen nom­bres pro­pios cuan­do se ha­bla de los au­to­res de la agre­sión.

Dan apo­dos y di­cen que uno de los sos­pe­cho­sos, por el ar­ma em­plea­da, has­ta po­dría ser hi­jo de un po­li­cía.

De to­das for­mas, los de­tec­ti­ves de la DDI La Pla­ta que to­ma­ron ac­tua­ción en el ca­so, junto a una co­mi­ti­va de la sec­cio­nal 14ª, es­tán in­ten­tan­do re­cons­truir el rom­pe­ca­be­zas y, al cie­rre de es­ta edi­ción, se man­te­nían al mar­gen de esos tras­cen­di­dos ve­ci­na­les.

A Gar­cía lo lle­va­ron al hos­pi­tal de Mel­chor Ro­me­ro el due­ño de la ca­mio­ne­ta y otra per­so­na de la cua­dra, que ter­mi­nó con sus ro­pas en­san­gren­ta­das.

Igual, de acuer­do a los vo­ce­ros con­sul­ta­dos por EL DIA, “lle­gó sin sig­nos vi­ta­les y no pu­die­ron ha­cer na­da”.

Gar­cía, se­gún se pu­do sa­ber por el aporte de los in­for­man­tes, es­ta­ba ayu­dan­do a su ve­cino Ni­co­lo­si a po­ner al­gu­nos ob­je­tos den­tro de una ca­mio­ne­ta Re­nault Kan­goo de co­lor azul, ya que el hom­bre tenía pre­vis­to ha­cer un via­je a Mar del Pla­ta.

De­más es­tá de­cir que las razones de ese en­cuen­tro son mo­ti­vo de aná­li­sis.

¿Fue a lle­var­le al­go o sim­ple­men­te qui­so ayu­dar­lo por razones de amis­tad o cer­ca­nía?

La fa­mi­lia Gar­cía men­cio­na una caja con mo­ne­das y bi­lle­tes an­ti­guos, de mu­cho va­lor, que pre­sun­ta­men­te Ni­co­lo­si pen­sa­ba ven­der o can­jear en la Cos­ta pa­ra traer­le el di­ne­ro. Pe­ro lo úni­co que con­si­guió fue la muer­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.