Las ru­tas co­lap­sa­das no fa­vo­re­cen al tu­ris­mo in­te­rior

El Día (La Plata) - - Opinión -

Una vez más el des­pla­za­mien­to de mi­les de tu­ris­tas ha­cia dis­tin­tos lu­ga­res tu­rís­ti­cos de la cos­ta atlán­ti­ca –en es­ta opor­tu­ni­dad, a raíz del fe­ria­do lar­go que corrió por las fes­ti­vi­da­des del Carnaval- se vio en­tor­pe­ci­do a raíz de los ex­ten­sos y pro­lo­ga­dos em­bo­te­lla­mien­tos que se pro­du­cen en sec­to­res crí­ti­cos de las ru­tas 11 y 2, que pa­ra mu­chos au­to­mo­vi­lis­tas con­vir­tie­ron el via­je en una pe­sa­di­lla. Sin em­bar­go, el problema se ha­bía pre­sen­ta­do dos días an­tes del co­mien­zo del año, cuan­do la ru­ta 2 in­gre­só a par­tir de ho­ras tem­pra­nas en un ver­da­de­ro co­lap­so, por el alu­vión de vehícu­los que via­ja­ba ha­cia los dis­tin­tos bal­nea­rios bo­nae­ren­ses.

En lo que con­cier­ne al úl­ti­mo fe­ria­do lar­go, las au­to­ri­da­des a car­go del con­trol de la ru­ta 2 con­si­de­ra­ron que las de­mo­ras no fue­ron ex­ce­si­vas, ha­bién­do­se re­gis­tra­do pi­cos de 2620 vehícu­los en ho­ras de la ma­ña­na, con­ta­bi­li­za­dos en el pea­je de Sam­bo­rom­bón, mien­tras que la can­ti­dad me­dia de au­to­mo­to­res en la ru­ta 11 lle­gó a su­mar has­ta 2335 por ho­ra. En es­ta vía ca­mi­ne­ra se re­gis­tra­ron em­bo­te­lla­mien­tos en­tre San Cle­men­te y La­va­lle, mien­tras que en la ru­ta 2 el tra­mo de avan­ce más len­to fue el com­pren­di­do en­tre las lo­ca­li­da­des de Do­lo­res y Cas­te­lli, y tam­bién a la al­tu­ra de Le­za­ma.

Co­mo da­to fa­vo­ra­ble pue­de men­cio­nar­se que días an­tes del fe­ria­do lar­go se ha­bía in­for­ma­do so­bre la res­tric­ción dis­pues­ta pa­ra la cir­cu­la­ción de ca­mio­nes en di­rec­ción a los des­ti­nos tu­rís­ti­cos. La me­di­da tam­bién al­can­zó a to­das las ru­tas na­cio­na­les del país y ac­ce­sos a la Ciudad de Bue­nos Ai­res, pa­ra fa­ci­li­tar así el des­pla­za­mien­to de los vehícu­los de me­nor por­te.

De to­dos mo­dos, el pri­mer y ló­gi­co in­te­rro­gan­te que se plan­tea mu­cha gen­te es el co­no­cer los mo­ti­vos por los cua­les las au­to­ri­da­des –a pe­sar de las tan­tas ex­pe­rien­cias ne­ga­ti­vas re­gis­tra­das en los úl­ti­mos años- no po­nen en fun­cio­na­mien­to me­ca­nis­mos que agi­li­cen la cir­cu­la­ción vehi­cu­lar, de mo­do de im­pe­dir tan­tos con­ges­tio­na­mien­tos y em­bu­dos inex­pli­ca­bles. Esa even­tual de­fi­ni­ción, aun­que más no fue­ra co­yun­tu­ral, po­dría com­pen­sar el he­cho de que la ma­yo­ría de nues­tras ru­tas no se en­cuen­tran a la al­tu­ra de las ne­ce­si­da­des.

Es­tá por de­más cla­ro que el des­con­trol y la anar­quía se ha­cen car­go de las ru­tas en ca­si to­dos los fi­nes de se­ma­na lar­gos. Des­de lue­go que los es­pe­cia­lis­tas en el te­ma vial co­no­cen las di­ver­sas fór­mu­las exis­ten­tes, a las que se de­bie­ra re­cu­rrir, me­dian­te las cua­les pue­de agi­li­zar­se el tránsito. Ello no im­pli­ca, si­quie­ra, la ne­ce­si­dad –des­de lue­go que muy cos­to­sa- de agre­gar­le ca­rri­les a las ru­tas tron­ca­les.

Abrir, si es pre­ci­so, los pues­tos de pea­je; evi­tar que al­gu­nos re­te­nes po­li­cia­les –que im­pi­den la cir­cu­la­ción por uno de los ca­rri­les dis­po­ni­bles en ru­tas co­mo la 2- se con­vier­tan en fac­tor de con­ges­tio­na­mien­tos y de­mo­ras; alla­nar el tránsito con la pre­sen­cia de efec­ti­vos po­li­cia­les que ac­túen en for­ma di­ná­mi­ca, pa­ra ali­ge­rar los des­pla­za­mien­tos, for­man par­te de al­gu­nas de las ac­cio­nes a con­cre­tar.

La sen­sa­ción de im­po­ten­cia y des­am­pa­ro que se apo­de­ra de los mi­les y mi­les de tu­ris­tas, aban­do­na­dos en los ca­mi­nos, co­mo di­ce el re­frán, a la bue­na de Dios, obli­ga­dos a so­por­tar em­bo­te­lla­mien­tos y lar­guí­si­mas es­pe­ras, re­sul­ta in­me­re­ci­da pa­ra quie­nes no só­lo pre­ten­den pa­sar unos po­cos días de des­can­so sino que tam­bién con­tri­bu­yen de­ci­si­va­men­te con un re­sor­te tan vi­tal pa­ra la eco­no­mía co­mo lo es el del tu­ris­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.