Bienvenidos sean los ex­tran­je­ros que es­tu­dian en la Uni­ver­si­dad de La Pla­ta

El Día (La Plata) - - Opinión - R. Clau­dio Gó­mez Con­se­je­ro Gral. de Cul­tu­ra y Edu­ca­ción

En­tre los asun­tos de los que los pla­ten­ses pue­den sen­tir­se or­gu­llo­sos es­tá el de la can­ti­dad de ex­tran­je­ros que eli­gen a la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de La Pla­ta pa­ra cur­sar sus es­tu­dios.

Es­ta es­ti­mu­lan­te cua­li­dad es el re­sul­ta­do de un pro­ce­so que, con sus más y sus me­nos, man­tu­vo en vi­gen­cia un pro­ce­so his­tó­ri­co, des­ti­na­do a cus­to­diar la ca­li­dad de su enseñanza. Y, lo que es me­jor, orien­ta­do a pro­te­ger su ca­li­dad pú­bli­ca, li­bre y gra­tui­ta.

Ras­trear en la me­mo­ria aca­dé­mi­ca las razones de es­te ven­da­val de es­pe­ran­za­dos inmigrantes que lle­gan has­ta aquí pa­ra sa­tis­fa­cer sus vo­ca­cio­nes no es ma­te­ria sen­ci­lla. Sin em­bar­go, es im­pres­cin­di­ble se­ña­lar en ese sen­ti­do que en es­te 2018 se cum­ple el Cen­te­na­rio de la Re­for­ma Uni­ver­si­ta­ria que ini­cia­ra un gru­po de es­tu­dian­tes en Córdoba.

Y es tam­bién im­por­tan­te re­cor­dar que en 1949, el en­ton­ces pre­si­den­te Juan Do­min­go Pe­rón es­ta­ble­ció,

pnar­tidr a del de­cre­to 29.337, la enseñanza gra­tui­ta en las uni­ver­si­da­des na­cio­na­les. (En aque­llos años, no exis­tían las uni­ver­si­da­des pri­va­das y las del Es­ta­do es­ta­ban aran­ce­la­das).

En esa mar­cha de co­sas, sin em­bar­go, hay días lu­mi­no­sos y otros os­cu­ros. Tal co­mo lo cons­ti­tu­yen los epi­so­dios de “La no­che de los bas­to­nes lar­gos” (1966), con que se mar­chi­ta­ron idea­les y se gol­pea­ron ca­be­zas, y la des­apa­ri­ción de mi­les de es­tu­dian­tes, do­cen­tes y no do­cen­tes registrada du­ran­te la tra­ge­dia del “Pro­ce­so”.

Por cier­to, no se tra­ta de los úni­cos ejem­plos de los sal­va­jes desa­ti­nos con­tra la edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria, aun­que sí de los que aún de­jan ci­ca­tri­ces.

No obs­tan­te, en ri­gor, el es­pí­ri­tu de la uni­ver­si­dad -en­tre las que se cuen­ta la de La Pla­ta- go­za de bue­na sa­lud.

Tal vez ado­lez­ca to­da­vía del mal de cla­ses. Un con­di­cio­na­mien­to que im­pi­de a los jó­ve­nes de me­nos re­cur­sos ima­gi­nar un des­tino que los de­po­si­te en sus au­las. Cu­rio­sa­men­te, esa au­sen­cia, en ge­ne­ral, de las cla­ses ba­jas en las ca­sas de al­tos es­tu­dios tie­ne me­nos que ver con el po­der ad­qui­si­ti­vo que con la mi­to­lo­gía de que no to­dos es­tán ca­pa­ci­ta­dos pa­ra la Uni­ver­si­dad. Un cuen­to que ali­men­tan con atro­ci­dad, los pro­fe­sio­na­les me­dio­cres, que tam­bién los hay.

Una no­ta de ta­pa de EL DIA pu­bli­ca­da el do­min­go úl­ti­mo, da cuen­ta de que los 3.000 in­gre­san­tes a Me­di­ci­na, 1.000 son ex­tran­je­ros. Y bienvenidos. Con pe­que­ñas al­te­ra­cio­nes, esos nú­me­ros, por­cen­tual­men­te, se re­pi­ten en di­fe­ren­tes unidades aca­dé­mi­cas del país. Es­to de­be ser mo­ti­vo de or­gu­llo.

Es que los ar­gen­ti­nos -y los pla­ten­ses en par­ti­cu­lar­ne­ce­si­tan con ur­gen­cia mo­ti­vos pa­ra al­zar la ca­ra al cie­lo y sen­tir el ai­re fres­co que trae, no sin di­fi­cul­tad, las con­ti­nui­da­des de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas po­si­ti­vas.

Abrir las puer­tas de las uni­ver­si­da­des al mun­do, ve­cino o más le­jano, es un su­ce­so po­co co­mún.

Aquí se pue­de es­tu­diar gra­tui­ta­men­te y, lo me­jor, ac­ce­der a claus­tros de ca­li­dad. Y no es des­me­su­ra­do que se­me­jan­te acon­te­ci­mien­to, que por re­gu­lar se na­tu­ra­li­za, ge­ne­re gra­tas sen­sa­cio­nes.

Por su­pues­to, que es­ta aper­tu­ra re­quie­re pre­su­pues­to y pla­ni­fi­ca­ción y, ade­más, un com­pro­mi­so so­cial ex­tra, pe­ro va­le la pena.

En­tre la prac­ti­ci­dad de la bi­ro­me, el inigua­la­ble sa­bor del dul­ce de le­che, los do­bles y tri­ples de Gi­nó­bi­li, los go­les de Mes­si y la fi­gu­ra des­co­mu­nal de Re­né Fa­va­lo­ro, en la mis­ma re­pi­sa de tro­feos, se ubi­ca es­te: no lo des­pre­cie­mos.

Al es­fuer­zo de in­cre­men­tar la ma­trí­cu­la con es­tu­dian­tes de otros paí­ses, se su­ma, co­mo be­ne­fi­cio, la vo­lun­tad de in­ter­cam­biar ex­pe­rien­cias con jó­ve­nes de otros paí­ses.

La Edu­ca­ción tam­bién se nu­tre de vi­ven­cias di­ver­sas y múl­ti­ples. Co­mo en la Cul­tu­ra, pen­sar con otros es me­jor que pen­sar en so­le­dad. Co­mo en las cien­cias, los me­jo­res re­sul­ta­dos nun­ca pro­vie­nen de ex­pe­ri­men­tos sin hue­lla.

Abrir las puer­tas de las uni­ver­si­da­des al mun­do, ve­cino o más le­jano, es un su­ce­so po­co co­mún”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.