Ve­ne­zue­la va a las ur­nas en un cli­ma de cri­sis y de­s­es­pe­ran­za

Ayer ce­rró la cam­pa­ña pa­ra las elec­cio­nes del do­min­go en las que Ma­du­ro bus­ca­rá ser re­elec­to pre­si­den­te de un país ja­quea­do por la in­fla­ción y el des­abas­te­ci­mien­to

El Día (La Plata) - - El Mundo -

Fabiola Sán­chez

En una bu­lli­cio­sa y es­tre­cha ca­lle del ba­rrio ca­ra­que­ño de Pe­ta­re, una mu­jer se de­tie­ne fren­te a un pues­to que ven­de pe­lle­jos de po­llo. Pa­ra ella, co­mo pa­ra mu­chos otros ve­ne­zo­la­nos, és­te es el úl­ti­mo re­cur­so pa­ra ali­men­tar­se en me­dio de la bru­tal cri­sis que gol­pea al país.

La cam­pa­ña pa­ra las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del do­min­go pró­xi­mo no ha lo­gra­do atraer a los mi­les de ve­ne­zo­la­nos que es­tán más abru­ma­dos por con­se­guir co­mi­da y me­di­ca­men­tos que por vo­tar.

Mien­tras Va­ce­li­za Vi­lla, una des­em­plea­da de 47 años, gas­ta sus úl­ti­mos aho­rros en ali­men­tos pa­ra ella y su hi­ja de seis años, otra mu­jer se sube a un vehícu­lo con un me­gá­fono e in­vi­ta a los tran­seún­tes a vo­tar por un can­di­da­to opo­si­tor. Y aun­que po­dría pa­re­cer im­po­si­ble que los ve­ne­zo­la­nos que vi­ven un día a la vez pue­dan pen­sar en el fu­tu­ro po­lí­ti­co de su país, la mu­jer gri­ta “la es­pe­ran­za es­tá en el cam­bio”.

El lla­ma­do pa­sa inad­ver­ti­do pa­ra Vi­lla y cien­tos de tran­seún­tes que al atar­de­cer co­rren pre­su­ro­sos a las ven­tas ca­lle­je­ras. Mien­tras tan­to, de­ce­nas de mo­to­ci­cle­tas y pe­que­ños mi­cros ates­tan la vía de uno de los ma­yo­res ba­rrios de Ca­ra­cas que fue es­ce­na­rio de los cie­rres de cam­pa­ña del can­di­da­to in­de­pen­dien­te Hen­ri Fal­cón, prin­ci­pal ri­val del pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro, y del pas­tor evan­gé­li­co Ja­vier Ber­tuc­ci.

“Po­co me im­por­ta lo que pa­se el do­min­go con las elec­cio­nes por­que mi úni­ca prio­ri­dad es cuán­to me va ren­dir es­to”, afir­ma Vi­lla mien­tras sos­tie­ne una bol­sa de un ki­lo de pe­lle­jos de po­llo que co­me­rá con su hi­ja du­ran­te una se­ma­na jun­to con al­go de yu­ca.

Vi­lla ad­mi­tió que no le ha pres­ta­do aten­ción a la cam­pa­ña que cul­mi­nó ayer y es con­si­de­ra­da la más cues­tio­na­da de la his­to­ria re­cien­te de Ve­ne­zue­la de­bi­do a se­ña­la­mien­tos de po­ca trans­pa­ren­cia y fal­ta de im­par­cia­li­dad de las autoridades elec­to­ra­les, se­gún un re­cien­te in­for­me de la or­ga­ni­za­ción Ob­ser­va­to­rio Elec­to­ral Ve­ne­zo­lano.

Pe­se a las crí­ti­cas lo­ca­les e in­ter­na­cio­na­les y los lla­ma­dos de la Igle­sia ca­tó­li­ca pa­ra que se sus­pen­da la vo­ta­ción pa­ra ha­cer fren­te a la cri­sis, Ma­du­ro -que fi­gu­ra co­mo fa­vo­ri­toha des­car­ta­do la pos­ter­ga­ción.

El man­da­ta­rio iz­quier­dis­ta de 55 años -que se con­si­de­ra he­re­de­ro po­lí­ti­co del fa­lle­ci­do pre­si­den­te Hu­go Chá­vez- ha sa­li­do en de­fen­sa del Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral, con­tro­la­do por el ofi­cia­lis­mo, y del sis­te­ma elec­to­ral ase­gu­ran­do que es el “más com­ple­to y per­fec­to” del mun­do.

Los ri­go­res de una in­fla­ción que se du­pli­ca ca­da 35 días y que al­can­zó el mes pa­sa­do una ta­sa anual de 13.776%, se­gún es­ti­ma­cio­nes de la Asam­blea Na­cio­nal (par­la­men­to) con­tro­la­da por la opo­si­ción, la ca­da

nd vez más se­ve­ra es­ca­sez de ali­men­tos y me­di­ca­men­tos y el des­plo­me eco­nó­mi­co agra­va­do por la di­fí­cil si­tua­ción de la in­dus­tria pe­tro­le­ra le han qui­ta­do pro­ta­go­nis­mo al pro­ce­so elec­to­ral.

La po­bre­za aque­ja al 87% de los ve­ne­zo­la­nos y nue­ve de ca­da 10 no tie­nen re­cur­sos pa­ra pa­gar su ali­men­ta­ción dia­ria, re­ve­ló un es­tu­dio que rea­li­za­ron el año pa­sa­do tres de las prin­ci­pa­les uni­ver­si­da­des del país. Por eso, el de­sin­te­rés ha­cia cual­quier te­ma que no im­pli­que la sa­tis­fac­ción de las ne­ce­si­da­des bá­si­cas es ca­da vez más co­mún.

Du­ran­te las seis dé­ca­das de de­mo­cra­cia que ha vi­vi­do Ve­ne­zue­la, las cam­pa­ñas elec­to­ra­les es­tu­vie­ron ca­rac­te­ri­za­das por mo­vi­li­za­cio­nes ma­si­vas que con­ver­tían al país en una gran fies­ta de ale­gría y es­pe­ran­za. En con­tras­te, los úl­ti­mos 26 días de cam­pa­ña han es­ta­do do­mi­na­dos por la apa­tía, la de­s­es­pe­ran­za y la des­con­fian­za, lo que ha ali­men­ta­do el ries­go de que la abs­ten­ción pue­da ju­gar un pa­pel fun­da­men­tal en los co­mi­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.