Van por el “ré­cord de po­da”: es­te año es­pe­ran que las mo­to­sie­rras pa­sen por unos 28 mil ár­bo­les

Las ta­reas arran­ca­ron por las zo­nas de El Mon­don­go y pla­za Cas­te­lli. Ya hay que­jas de los au­to­mo­vi­lis­tas por las in­co­mo­di­da­des

El Día (La Plata) - - La Región -

Con un plan pa­ra so­me­ter a la ac­ción de las mo­to­sie­rras a al­re­de­dor de vein­tio­cho mil ejem­pla­res, el mu­ni­ci­pio pre­vé du­ran­te los pró­xi­mos me­ses su­pe­rar su pro­pio “ré­cord de po­da”. La Co­mu­na dio por inau­gu­ra­da la tem­po­ra­da fuer­te de in­ter­ven­ción so­bre el ar­bo­la­do pla­ten­se, un ru­bro en el que ha co­se­cha­do más cues­tio­na­mien­tos que elo­gios y que es­ta­rá nue­va­men­te ba­jo la lu­pa de los ve­ci­nos de nu­me­ro­sos ba­rrios.

La am­bi­cio­sa me­ta que se enun­ció des­de la se­cre­ta­ría de Es­pa­cio Pú­bli­co y Ges­tión Am­bien­tal lo­cal pre­vé de­jar atrás por na­da me­nos que cin­co mil uni­da­des los 23 mil ár­bo­les des­pun­ta­dos a lo lar­go de 2017. De cum­plir­se, en­tre la tem­po­ra­da pre­via y és­ta se ha­brán acu­mu­la­do unos 51 mil tra­ba­jos, so­bre más del 80 por cien­to de los ejem­pla­res que -se­gún el más re­cien­te cen­so fo­res­ta­le­xis­ten fren­te a 43 mil fren­tes de vi­vien­das, co­mer­cios y edi­fi­cios.

“Ya co­men­za­mos los tra­ba­jos, y el ob­je­ti­vo es in­ter­ve­nir unos 28 mil ejem­pla­res, su­peran­do así el ré­cord his­tó­ri­co del año pa­sa­do” sub­ra­ya­ron fuen­tes de la Co­mu­na: “pla­ni­fi­ca­mos op­ti­mi­zar la ca­pa­ci­dad ope­ra­ti­va pa­ra lle­gar a la me­ta fi­ja­da, con el desafío de po­dar esa can­ti­dad

nd de ár­bo­les y ar­bus­tos”.

Las pri­me­ras cua­dri­llas, se pre­ci­só, ya se en­cuen­tran re­co­rrien­do las zo­nas de El Mon­don­go -el ex­tre­mo Es­te del cas­co his­tó­ri­co-, y pla­za Cas­te­lli -en el ex­tre­mo sur-. Los por­ta­vo­ces del Eje­cu­ti­vo lo­cal sos­tu­vie­ron que “la po­da es una in­ter­ven­ción ne­ce­sa­ria e im­por­tan­te pa­ra acom­pa­ñar el cre­ci­mien­to de las dis­tin­tas es­pe­cies, ayu­dar a que se desa­rro­llen con fuer­za y ten­gan ma­yor vi­ta­li­dad año tras año”.

Ade­más, agre­ga­ron que “un buen tra­ba­jo de po­da ga­ran­ti­za el co­rrec­to man­te­ni­mien­to de los ejem­pla­res y evi­ta in­con­ve­nien­tes pro­vo­ca­dos por el des­pren­di­mien­to de ra­mas y ho­jas, co­mo ac­ci­den­tes en la vía pú­bli­ca o blo­queo de los desagües”.

Es­tos ar­gu­men­tos, su­ma­dos al del “des­pe­je de lu­mi­na­rias” son los ale­ga­dos por el mu­ni­ci­pio a la ho­ra de re­du­cir de ma­ne­ra drás­ti­ca las co­pas de ejem­pla­res fron­do­sos y ya sa­lu­da­bles. Van a con­tra­pe­lo de la opi­nión de mu­chos in­ge­nie­ros agró­no­mos y fo­res­ta­les, ve­ci­nos y ur­ba­nis­tas, que sos­tie­nen que los ope­ra­ti­vos pro­ta­go­ni­za­dos por cua­dri­llas con­tra­ta­das, sin ca­pa­ci­ta­ción ni su­per­vi­sión pro­fe­sio­nal, le­jos de ge­ne­rar “ma­yor vi­ta­li­dad” pro­vo­can una ma­yor vul­ne­ra­bi­li­dad a vien­tos y pla­gas, acelerando la de­gra­da­ción am­bien­tal de la Ciu­dad.

El ar­bo­la­do pú­bli­co otor­ga a los gran­des cen­tros ur­ba­nos una im­pron­ta úni­ca. Me­jo­ra la ca­li­dad del ai­re, a par­tir de la in­ter­cep­ción de pol­vo, ho­llín y otros agen­tes de po­lu­ción; ate­núa los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co cap­tu­ran­do dió­xi­do de car­bono en sus te­ji­dos y des­ac­ti­van­do el ca­da vez más no­to­rio efec­to de “is­la de calor”; ab­sor­be ex­ce­den­tes plu­via­les a par­tir de sus ca­zue­las y raí­ces; ba­ja el ni­vel de rui­do; y cuan­do las ali­nea­cio­nes es­tán com­ple­tas, re­du­ce la ve­lo­ci­dad de los vien­tos.

Des­de el pun­to de vis­ta pro­fe­sio­nal, las po­das, en tan­to no son pro­ce­sos na­tu­ra­les, pue­den considerarse co­mo una agre­sión a los ejem­pla­res. En es­te sen­ti­do, los ex­per­tos del área de Bos­ques y Fo­res­ta­ción del mi­nis­te­rio de Agroin­dus­tria acla­ran que “un ár­bol que no su­fra coac­cio­nes es­pe­cia­les en su ex­pan­sión aé­rea o sub­te­rrá­nea, y que no pre­sen­te se­ña­les de de­bi­li­dad o de ata­ques pa­ra­si­ta­rios, no ne­ce­si­ta ni de­be ser po­da­do”.

Y agre­gan que “si se de­be re­cu­rrir a la prác­ti­ca de la po­da, de­ben es­tar muy bien jus­ti­fi­ca­das sus ra­zo­nes; el ár­bol es un to­do en el que la par­te aé­rea y la ra­di­cu­lar es­tán ín­ti­ma­men­te re­la­cio­na­das, por lo que cual­quier ac­ción so­bre una re­per­cu­te so­bre la otra”.

En la Ciu­dad, la reali­dad mar­ca un ca­mino muy di­fe­ren­te. En lo que re­pre­sen­ta la con­ti­nui­dad de una po­lí­ti­ca po­co ami­ga­ble con el me­dio am­bien­te, en los úl­ti­mos años la re­cu­rren­te eje­cu­ción de po­das, las ex­trac­cio­nes y ta­las -tan­to au­to­ri­za­das co­mo clan­des­ti­nas, siem­pre im­pu­nes-, la in­ce­san­te y se­ve­ra re­duc­ción del pa­tri­mo­nio fo­res­tal en ge­ne­ral y la ma­sa fo­liar en par­ti­cu­lar,

Pe­se a las nor­ma­ti­vas, una de ca­da tres ve­re­das ca­re­ce del ejem­plar co­rres­pon­dien­te

no tie­nen un con­tra­pe­so en re­po­si­cio­nes y plan­ta­cio­nes de en­ver­ga­du­ra.

Es­tas ac­cio­nes de me­jo­ra­mien­to am­bien­tal bri­llan por su au­sen­cia, y las es­ta­dís­ti­cas lo re­fle­jan: a pe­sar de lo que in­di­can ta­xa­ti­va­men­te las nor­mas urbanas en ple­na vi­gen­cia, una de ca­da tres ve­re­das ca­re­ce del ejem­plar co­rres­pon­dien­te. Mi­les de ca­zue­las es­tán va­cías, y el sur­gi­mien­to de ca­da edi­fi­cio o re­no­va­ción del em­bal­do­sa­do se lle­va con­si­go ár­bo­les y es­pa­cios que son li­te­ral­men­te bo­rra­dos del ma­pa, sin que exis­ta fis­ca­li­za­ción al­gu­na que lo im­pi­da.

El Có­di­go de Edi­fi­ca­ción lo­cal, apro­ba­do en 2010, ra­ti­fi­ca nor­mas de avan­za­da dic­ta­das dé­ca­das atrás, cuan­do La Pla­ta aún era un ejem­plo ur­ba­nís­ti­co; de­ter­mi­na que ca­da fren­te de­be con­tar con sus co­rres­pon­dien­tes ca­zue­las, de al me­nos 80 cen­tí­me­tros de la­do, “co­mo mí­ni­mo a ra­zón de dos por fren­te de par­ce­la”, con una se­pa­ra­ción en­tre ellas del or­den de los 5 me­tros. Y es­ta­ble­ce la “obli­ga­to­rie­dad, por par­te del pro­pie­ta­rio del pre­dio, sea edi­fi­ca­do o bal­dío, de plan­tar el co­rres­pon­dien­te ár­bol”. In­clu­so en el ca­so de la eje­cu­ción de cons­truc­cio­nes nue­vas o re­mo­de­la­cio­nes en lo­tes bal­díos, la nor­ma in­di­ca que an­tes de la emi­sión de ca­da cer­ti­fi­ca­do de “fi­nal de obra”, un ins­pec­tor mu­ni­ci­pal de­be­rá ve­ri­fi­car la plan­ta­ción de las es­pe­cies en las ca­zue­las de ve­re­da.

Las ciu­da­des “ver­des” es­tán aso­cia­das con me­no­res ín­di­ces de de­lin­cuen­cia, ma­yor sa­tis­fac­ción de sus re­si­den­tes, y por aña­di­du­ra ge­ne­ran ma­yo­res va­lo­res in­mo­bi­lia­rios; un ejem­plo lo ofre­cen los ba­rrios re­si­den­cia­les y lu­ga­res de tu­ris­mo o ve­ra­neo más co­ti­za­dos, que pri­vi­le­gian en su di­se­ño la pre­sen­cia de co­rre­do­res y áreas ver­des ar­bo­la­das.

ES­TE AÑO EN LA CO­MU­NA ES­PE­RAN IN­TER­VE­NIR 5 MIL EJEM­PLA­RES MÁS QUE EL AÑO PA­SA­DO EN LA CIU­DAD / EL DIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.