La ca­sa de Vo­lun­ta­rias Platenses, por la que ya pa­sa­ron 25 mil hués­pe­des, pi­de au­xi­lio

Dis­tin­tos sec­to­res de­bie­ron ser clau­su­ra­dos por las con­di­cio­nes edi­li­cias y ya hay ocho ca­mas que no se pue­den uti­li­zar

El Día (La Plata) - - La Región -

Las añe­jas raí­ces de los ár­bo­les que es­tán en la ve­re­da de 6 en­tre 60 y 61 avan­za­ron so­bre la vi­vien­da en la que las Vo­lun­ta­rias Platenses alo­jan a las ma­dres de pa­cien­tes in­ter­na­dos en el Hos­pi­tal de Ni­ños “Sor Ma­ría Lu­do­vi­ca”. Co­mo si fue­ran una suer­te de ten­tácu­los ver­des las raí­ces se en­ros­ca­ron al­re­de­dor de la cis­ter­na has­ta rom­per­la por com­ple­to, des­tru­ye­ron par­te de la red cloa­cal y le­van­ta­ron el pi­so de un dor­mi­to­rio, cues­tio­nes que obli­ga­ron a clau­su­rar tres am­bien­tes. “Ya hay ocho ca­mas que no se pue­den uti­li­zar por ese pro­ble­ma y no­so­tros no te­ne­mos los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra arre­glar la ca­sa”, con­tó Do­ra Rodríguez de Boué, te­so­re­ra de la en­ti­dad.

Pe­rió­di­ca­men­te la ca­so­na re­ci­be a las ma­dres de­ri­va­das por el Ser­vi­cio So­cial del Hos­pi­tal de Ni­ños, mu­je­res que es­tán le­jos de sus ho­ga­res y atra­vie­san mo­men­tos com­ple­jos por la en­fer­me­dad de sus hi­jos y co­mo es­tán in­ter­na­dos, ellas no pue­den alo­jar­se en la Ca­sa Sor Ma­ría Lu­do­vi­ca.

La en­ti­dad se for­mó des­pués de ver­las dor­mir en los pa­si­llos del hos­pi­tal y no uno o dos días, sino se­ma­nas en­te­ras en las que es­ta­ban pri­va­das de to­da co­mo­di­dad co­mo des­can­sar en una ca­ma, dar­se una du­cha o to­mar un té.

Las vo­lun­ta­rias con­ta­ron que es­tán preo­cu­pa­das por el de­te­rio­ro de la vi­vien­da: las raí­ces de los ejem­pla­res de la ca­lle lle­ga­ron al fon­do de la pro­pie­dad y des­tro­za­ron la cis­ter­na, por lo que tu­vie­ron que in­ver­tir 20 mil pe­sos en una nue­va. Pe­ro tam­bién se da­ña­ron los ca­ños cloa­ca­les y los desagües y se vie­ron obli­ga­das a cam­biar esas ins­ta­la­cio­nes con un cos­tó de 17 mil pe­sos.

“Nues­tra ac­ti­vi­dad es vo­lun­ta­ria y el in­gre­so que te­ne­mos sur­ge de al­gún des­fi­le a be­ne­fi­cio que ha­ce­mos, por eso nos re­sul­ta im­po­si­ble arre­glar la pro­pie­dad y nos an­gus­tia co­mo pro­gre­si­va­men­te te­ne­mos que ir clau­su­ran­do am­bien­tes por­que no los po­de­mos aco­mo­dar”, apun­tó la te­so­re­ra.

Si bien Ab­sa re­pa­ró los ca­ños rotos de la ve­re­da, la vo­lun­ta­rias in­di­ca­ron que las bal­do­sas que­da­ron flo­jas y se les di­fi­cul­ta el ac­ce­so a la en­ti­dad, mas pa­ra las que tie­nen al­gún pro­ble­ma de mo­tri­ci­dad y se des­pla­zan con bas­tón.

Co­mo si fue­ra po­co, dos dor­mi­to­rios tu­vie­ron que ser clau­su­ra­dos por­que se llo­vían los te­chos y otro por­que el pi­so que­dó tan le­van­ta­do que las ca­mas que­da­ban en fal­sa es­cua­dra.

“To­dos los me­ses te­ne­mos que re­unir los 20 mil pe­sos que se des­ti­nan a los suel­dos de las tres em­plea­das de la ca­sa, sin in­gre­sos fi­jos es muy com­pli­ca­do to­do por­que sin man­te­ni­mien­to la ca­sa se va de­te­rio­ran­do, ya te­ne­mos 8 ca­mas sin po­der usar”, di­jo la vo­lun­ta­ria.

El es­pa­cio cuen­ta con 6 ha­bi­ta­cio­nes, 26 ca­mas, 3 cu­nas, 2 ba­ños equi­pa­dos con va­rios sa­ni­ta­rios y du­chas; un am­plio co­me­dor don­de se les sir­ve a las ma­dres la me­rien­da cuan­do lle­gan y el desa­yuno cuan­do se van al hos­pi­tal. Tam­bién hay la­va­rro­pas y se­ca­rro­pas a su dis­po­si­ción; ro­pa blan­ca y has­ta kits pa­ra la hi­gie­ne per­so­nal.

Cuan­do ca­da mu­jer lle­ga se le en­tre­ga ojo­tas, toa­llas y ca­mi­són lim­pios pa­ra que pue­dan sen­tir­se có­mo­das tal co­mo lo ha­rían en su pro­pio ho­gar o me­jor, ya que la ma­yo­ría pro­vie­ne de ho­ga­res muy ca­ren­cia­dos.

Vo­lun­ta­rias Platenses ce­le­bró en abril sus 29 años en la cons­tan­te ta­rea de dar alo­ja­mien­to a ma­dres de otras ciu­da­des que tie­nen hi­jos in­ter­na­dos en el Hos­pi­tal de Ni­ños, sus so­cias fun­da­do­ras agra­de­cie­ron la ayu­da de los co­la­bo­ra­do­res, ya que la ins­ti­tu­ción se sos­tie­ne sin nin­gún apor­te es­ta­tal.

Por la ca­sa pa­sa­ron 25 mil ma­dres del in­te­rior, al­gu­nas es­tu­vie­ron por po­cas ho­ras y otras, has­ta por va­rios me­ses; en el lap­so que les to­có vi­vir en la Ciu­dad en­con­tra­ron un ho­gar que les dio con­ten­ción en mo­men­tos de di­fi­cul­tad.

En to­dos es­tos años, uno de los da­tos mas alar­man­tes pa­ra las vo­lun­ta­rios fue que se in­cre­men­tó el nú­me­ro

nd de ma­dres ado­les­cen­tes, mu­chas pro­me­dian los 13 años y, un al­to por­cen­ta­je, no ter­mi­nó la pri­ma­ria. El ba­jo ni­vel edu­ca­ti­vo de al­gu­nas las obli­gó a dis­po­ner de una al­moha­di­lla pa­ra que pue­dan asen­tar su iden­ti­dad a tra­vés de las hue­llas dac­ti­la­res por­que no sa­ben es­cri­bir y, uno de los re­qui­si­tos pa­ra es­tar cu­bier­tas por el se­gu­ro de la ins­ti­tu­ción du­ran­te su es­ta­día, es que fir­men una ficha de in­gre­so.

En ese con­tex­to, las historias se des­en­ca­de­nan con un dra­ma­tis­mo que cues­ta creer, co­mo por ejem­plo fue el ca­so de la ado­les­cen­te cu­ya­na que lle­gó a la Ciu­dad con sus hi­jos me­lli­zos en es­ta­do gra­ve.

“Se mu­rió uno de los chi­qui­tos, pe­ro la ma­dre tu­vo que es­pe­rar va­rios días con el ne­ne en la mor­gue y sa­bien­do que a su otro hi­jo le iba a pa­sar lo mis­mo; en esos ca­sos no se sa­be qué ha­cer pa­ra ofre­cer con­ten­ción, ade­más ella los pu­do in­ter­nar, pe­ro por ser me­nor no le pu­die­ron en­tre­gar los cuer­pos has­ta que lle­gó un fa­mi­liar ma­yor”, con­tó la te­so­re­ra pa­ra gra­fi­car lo pen­dien­te que es­tán las vo­lun­ta­rias del do­lor del otro.

El dor­mi­cen­tro so­li­da­rio es una obra in­men­sa pa­ra mi­les de ma­dres po­bres que se sos­tie­ne gra­cias a la cuo­ta de unos po­cos so­cios y los des­fi­les en los que las ven­ta de en­tra­das les per­mi­te re­cau­dar una su­ma pa­ra el man­te­ni­mien­to de la en­ti­dad.

“Pe­di­mos ayu­da al Go­bierno co­mo por ejem­plo que Desa­rro­llo So­cial nos do­ne los col­cho­nes que tu­vi­mos que ti­rar por­que apa­re­cie­ron chin­ches, tam­bién nos gus­ta­ría que la go­ber­na­do­ra Ma­ría Eu­ge­nia Vidal co­noz­ca nues­tra obra”, sos­tu­vo Do­ra.

Quie­nes quie­ran apor­tar al­gu­na

“Nos an­gus­tia co­mo pro­gre­si­va­men­te te­ne­mos que ir clau­su­ran­do am­bien­tes”, afir­man

LA CA­SA SO­LI­DA­RIA FUN­CIO­NA HA­CE 29 AÑOS, PE­RO YA NO DA MÁS / C. SANTORO ayu­da, ya sea pa­ra par­ti­ci­par co­mo vo­lun­ta­ria o pa­ra do­nar ele­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra el funcionamiento de la ca­sa pue­den co­mu­ni­car­se con el te­lé­fono 424-9295.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.